SOCIEDAD

La batería descargada: el gran problema que afrontan los talleres de reparación de vehículos en Pamplona

No arrancar el coche durante casi dos meses aparcado en la acera o en el párking provoca quedarse sin batería.

Ángel Soria sostiene una batería en su taller de reparación de vehículos Hulacar en Pamplona. Navarra.com
Ángel Soria sostiene una batería en su taller de reparación de vehículos Hulacar en Pamplona. Navarra.com  

Los talleres de reparación de vehículos de Pamplona se han encontrado con un problema añadido al de abrir su establecimiento después de mes y medio largo cerrado por el confinamiento: el gran número de clientes que acuden para que les cambien la batería del coche.

Es el caso del taller "Hulacar", situado en la avenida de Sancho el Fuerte número 7 de Pamplona, que dirige Ángel Soria: "Ha sido arrancar coches que estaban sin batería en los garajes, cambiar ruedas de gente que tiene que ir a trabajar, y cambiar una avería de un médico que necesitaba su coche para desplazarse", tras abrir de nuevo este lunes 4 de mayo.

"Ha sido un arranque un poco fuerte sobre todo de coches que la gente necesita para ir a trabajar este lunes. Lo que más he notado es el cambio de baterías que he tenido que hacer, igual han sido siete u ocho en cuatro días y con la puerta semicerrada para atender nada mas que estas emergencias y vehículos de personal sanitario para que puedan ir a trabajar".

"Entiendo que la gente ha dejado el coche en el garaje y lo ha tenido parado durante casi dos meses sin arrancar y por eso se cambian tantas baterías", asegura Ángel Soria. 

"Una buena táctica es bajarte un momento al coche, quitarle los consumos que tenga (radio, luces, aire acondicionado), arrancarlo, si te es posible darle una vuelta de diez o quince minutos, aparcarlo de nuevo y hacerlo otra vez a los siete u ocho días. Si no puedes moverlo, es bueno tenerlo arrancado unos veinte minutos y que la batería se cargue. Un cambio cuesta de los 80 euros a los 200 según el tipo de batería que tenga el coche".

En cuanto a los cinco días que lleva el taller reabierto, señala: "Solo cojo vehículos con cita previa y a gente de primera necesidad. Me llaman por teléfono o la página de google o wasshap. Lo vivo con buenas sensaciones. Hay que poner unos protocolos para evitar el contacto con las personas y desinfectar todo lo que toco con guantes y mascarillas. Lo he vivido con preocupación por el tema sanitario y por el económico. Los gastos no paran y el resultado es complejo". 

"Abrí en enero de 2016 y algo como esto no lo hemos vivido nunca. Creo que todavía nos queda camino por andar para que se asemeje a lo que era y habrá que ver como avanza la desescalada, día a día. Supongo que todos podremos volver a la senda de lo anterior, pero será complejo y esperamos no enfermar", asegura Ángel Soria, un madrileño de 47 años afincado en Pamplona desde hace casi veinte años y con dos hijos navarros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La batería descargada: el gran problema que afrontan los talleres de reparación de vehículos en Pamplona