SOCIEDAD

Barkos echa balones fuera y culpa a la propia Policía de "no tener vocación de negociación" con la nueva ley de Beaumont

Ante las críticas suscitadas por los sindicatos casi de manera unánime, la presidenta de Navarra ha afirmado que "toda oposición es legítima"

Uxue Barkos a su llegada al Parlamento de Navarra (04). IÑIGO ALZUGARAY
Uxue Barkos a su llegada al Parlamento de Navarra (04). IÑIGO ALZUGARAY  

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, ha manifestado que es "legítima" la oposición al anteproyecto de Ley de Policías elaborado por el Ejecutivo, pero ha señalado que le gustaría que dicha oposición fuera acompañada de "vocación de negociación".

En respuesta a una pregunta del PPN en el pleno del Parlamento, Barkos ha indicado, sobre la concentración de policías este martes en contra de anteproyecto de ley, que "toda oposición es legítima y hacerlo manifestándose es también legítimo", pero ha dicho que el Gobierno "echa en falta que no se haya producido con una vocación de trabajo en la mesa de negociación". "Esa oposición es legítima pero nos gustaría ver una vocación de negociación para expresar esa oposición", ha dicho.

Ha expuesto la jefa del Ejecutivo que el anteproyecto es fruto de un proceso de trabajo de "más de un año" y "con más de cien personas", y ha defendido una "vocación de diálogo y de trabajo consensuado por este Gobierno". "Queremos encontrar acuerdo", ha dicho.

Barkos ha explicado que "este anteproyecto pende de un paraguas con dos expresiones básicas: dibuja claramente un modelo de Policía Foral y nunca ha aceptado que semejante reforma fuera a ser a coste cero".

A su juicio, "hay materia de negociación". "Se presentó el borrador a los sindicatos policiales el 10 de marzo y se propuso ampliar el plazo de negociación hasta el 7 abril, una semana más de lo que dice la norma". "A día de hoy aquel documento de anteproyecto entregado a los sindicatos se ha visto modificado por las aportaciones recibidas en 27 artículos y 2 disposiciones transitorias", ha indicado.

Según ha dicho, "a estas horas se sigue trabajando porque a diario seguimos recibiendo aportaciones" y ha señalado que cuando sea ya proyecto de ley se seguirá trabajando en fase de negociación parlamentaria. "Esperemos que estén dando la talla", ha dicho a la portavoz del PPN.

Por su parte, la parlamentaria del PPN Ana Beltrán ha indicado que "la oposición al proyecto por los sindicatos es unánime" y le ha reprochado a la presidenta que en su respuesta "eche balones fuera". "Ganaron elecciones haciendo demagogia, prometiendo el oro y el moro y luego se han visto sus verdaderas intenciones. Ya no engañan a nadie", ha dicho.

Beltrán ha continuado que "los sindicatos no hacen más que recordarle la mano tendida que ahora no está cumpliendo". "No están buscando el máximo consenso", ha criticado, para preguntar a Barkos "cuándo va dejar el orgullo a un lado y va a decir que está equivocada en este aspecto".

La portavoz del PPN le ha pedido a la presidenta que "paralice el proyecto de ley, cree una mesa de trabajo con sindicatos y partidos y busque el mejor consenso antes de presentarla al Parlamento".

"EL GOBIERNO HARÁ LO QUE PUEDA POR DIFÍCIL QUE SEA"

Uxue Barkos ha señalado que esta ley "es materia del Gobierno" y que, por tanto, "el Gobierno es el responsable de presentar un anteproyecto, al que el podremos dar la vuelta como a un calcetín".

"Decimos que queríamos haber negociado y seguimos abiertos a negociar", ha aseverado, para indicar que "al Ejecutivo le toca hacer trabajo de gobierno, al legislativo legislar y a los sindicatos defender los derechos a los trabajadores. Cada uno a lo que le toca".

Ha señalado que la consejera de Presidencia, Justicia e Interior "lleva trabajando un año con un equipo por el que han pasado cien personas". "Y si esto define la incapacidad de negociar, escuchar de la señora Beaumont, diferimos claramente", ha expuesto.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos echa balones fuera y culpa a la propia Policía de "no tener vocación de negociación" con la nueva ley de Beaumont