• jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:37

 

 
 

SALUD

Bajan los contagios en Navarra, pero se mantiene la presión asistencial: "Hay agotamiento físico y psíquico"

Para el secretario general del Sindicato Médico de Navarra, Alberto Pérez, en esta tercera ola "tampoco lo hemos pasado tan mal como en otra comunidades"

Personal sanitario totalmente protegido atiende a un paciente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Sofía en San Sebastián de los Reyes (Madrid) donde el responsable de la UCI del centro, Ángel González Gallego, ha señalado que "sí el funcionamiento normal de la UVI era de 8 camas, han llegado a tener 40 puestos críticos, cinco veces más de su capacidad", debido a la crisis del Covid-19 en la región. En San Sebastián de los Reyes, Madrid, (España), a 28 de abril de 2020.

29 ABRIL 2020;CORONAVIRUS;VIRUS;COVID19;EPIDEMIA;PANDEMIA;SAN SEBASTIAN DE LOS REYES;HOSPITAL INFANTA SOFIA
  (Foto de ARCHIVO)

28/4/2020
Personal sanitario totalmente protegido atiende a un paciente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Sofía en San Sebastián de los Reyes (Madrid). EFE

El importante descenso del número de nuevos contagios durante la última semana en Navarra se ha traducido en una ligera reducción de la presión asistencial, aunque se mantiene el cansancio físico y psicológico entre los profesionales sanitarios.

"Es curioso", pero "la gente ni está detectando el cansancio, porque el chip que tenemos los sanitarios es que hemos elegido una profesión en la que nos toca hacer esto", ha afirmado a Efe el médico de UVI móvil y jefe de la Sección de Emergencias y Transporte Sanitario del Servicio Navarro de Salud, Diego Reyero.

El 29 de enero, fecha en la que se registraron 253 contagios de Covid-19, había en Navarra 192 personas ingresadas, 32 de ellas en la UCI, 23 en hospitalización domiciliaria y 137 en planta. Desde entonces, la situación epidemiológica ha ido mejorando durante la última semana, aunque con altibajos.

El número de nuevos contagios, de lunes a viernes, ha sido de 80, 139, 89, 97 y 96, y el número de personas que permanecen ingresadas en el hospital en estos cinco días ha sido de 180, 179, 162, 159 y 150. Los pacientes en la UCI, por su parte, han sido 28, 31, 28, 25 y 25.

Se observa por tanto una tendencia a la baja en el número de nuevos casos, aunque la reducción en la presión asistencial es todavía pequeña.

Reyero, quien ha destacado que ésta es una situación "histórica" que "se está prolongando en el tiempo", ha asegurado que entre los sanitarios "hay gente que es absolutamente lógico que necesite un parón, porque hay agotamiento físico y hay agotamiento psíquico, de ver lo que estás viendo, sobre todo a la gente en la urgencia, en medicina interna, en las unidades de críticos".

"Son dos cansancios, físico y psíquico, pero ver a la gente cómo asume que esto es algo que nos ha tocado, que hay que remar, ver a otros especialistas de otras áreas ofreciéndose a dar el relevo y ver ese trabajo en equipo es lo que muchas veces te mantiene", ha reconocido el médico del SNS-O.

"LA MONOTONÍA" DE LA PANDEMIA

En ese sentido, ha afirmado que "la monotonía" de esta pandemia "también se suple con la sonrisa a la entrada y la salida de la guardia, de tus compañeros, y también con el llanto de tu compañero o tu compañera, que muchas veces te ofrece su hombro y luego te toca a ti ofrecérselo, y a seguir, porque somos sanitarios, nos toca hacer esto y adelante".

El secretario general del Sindicato Médico de Navarra, Alberto Pérez, ha comentado que en esta tercera ola "tampoco lo hemos pasado tan mal como en otra comunidades". Las UCI, ha indicado, "están muy llenas, pero no hemos llegado a los límites de la segunda ola".

"Los compañeros están muy cansados", ha resaltado Pérez, quien ha recordado que "hay unas 35 plazas de Atención Primaria que no están cubiertas por facultativos, lo cual supone una sobrecarga enorme para el resto de compañeros que están trabajando".

En la Atención Primaria, ha asegurado, "la caída de Navarra en los últimos 20 años ha sido calamitosa" hasta el punto de que este servicio a su juicio "está agonizando".

Carmen Lacalle, enfermera de un equipo de vacunación en Navarra, ha trabajado en esta pandemia como rastreadora y en el teléfono de consejo sanitario. "Es una situación difícil, porque, aunque en enfermería comunitaria hay una introducción y nos explican en qué consiste la pandemia, realmente nunca habíamos vivido una situación como ésta", ha declarado a Efe.

"Al principio era duro, difícil y un poco desalentador, porque, aunque lo querías dar todo, dabas un poco a ciegas", ha señalado Lacalle, quien ha apuntado que tiene "muchas esperanzas" en las vacunas.

LA VACUNA

La vacuna, ha dicho, "me parece algo supermotivador, porque es la solución que tenemos para que esta enfermedad acabe errandicándose o por lo menos que se aminore la fuerza con la que está afectando, sobre todo a los colectivos más vulnerables, ancianos y grandes dependientes. Tengo muchísimas esperanzas. Vemos la luz al final del túnel".

"Es un trabajo duro, no vamos a decir que no, en la atención a los pacientes, porque está siendo una situación que nadie nos esperábamos, que estamos intentando solucionarla lo mejor posible y a veces se acierta y a veces no se acierta tanto, pero profesionalmente lo estamos dando todo", ha comentado la enfermera.

Lacalle ha lamentado por ello que haya "gente muy egoísta" y ha subrayado que entiende "que es muy difícil cambiar los hábitos de vida y dejar de hacer muchas cosas que antes hacíamos", pero "es que la pandemia está siendo muy letal con algunos colectivos".

Quienes no han tenido algún caso cercano, ha resaltado, "intentan vivir saliendo, sin tener cuidado con la mascarilla, sin distancias. A mí me parece que parte de la situación que tenemos es por el egoísmo de mucha gente. Son insolidarios, no sé qué más calificativos ponerles, porque se está haciendo un esfuerzo colectivo en Navarra".

"Para el personal sanitario esto es duro físicamente y duro psicológicamente, pero hay gente a la que parece que le da igual y que no lo tiene en cuenta", ha indicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bajan los contagios en Navarra, pero se mantiene la presión asistencial: "Hay agotamiento físico y psíquico"