• lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 16:54

 

 
 

EDUCACIÓN

Una reconocida astrofísica internacional anima a las estudiantes de la UPNA a "apuntar alto"

Bell Burnell (Belfast, 1943) ha sido homenajeada por la Universidad Pública de Navarra, que ha puesto su nombre al radiotelescopio del centro académico

La conferencia impartida por Jocelyn Bell (en pantalla, a la izquierda), en el aula Fernando Remacha de la UPNA. En la mesa presidencial, de izda. a dcha., el consejero de Universidad, Innovación y Transformación Digital, Juan Cruz Cigudosa; la directora de la Cátedra de Mujer, Ciencia y Tecnología, Gurutze Pérez Artieda; y la profesora Silvia Díaz Lucas. UPNA
La conferencia impartida por Jocelyn Bell (en pantalla, a la izquierda), en el aula Fernando Remacha de la UPNA. En la mesa presidencial, de izda. a dcha., el consejero de Universidad, Innovación y Transformación Digital, Juan Cruz Cigudosa; la directora de la Cátedra de Mujer, Ciencia y Tecnología, Gurutze Pérez Artieda; y la profesora Silvia Díaz Lucas. UPNA

La astrofísica norirlandesa Jocelyn Bell Burnell, codescubridora del primer púlsar, ha explicado este martes por videoconferencia en Pamplona su complicada experiencia como investigadora en la Gran Bretaña de los años 60, que le impidió en gran medida tener una carrera científica como la que hubiera tenido un hombre, y ha animado a las estudiantes a "apuntar alto" y no ponerse límites.

Bell Burnell (Belfast, 1943) ha sido homenajeada por la Universidad Pública de Navarra, que ha puesto su nombre al radiotelescopio del centro académico, un reconocimiento por el que la norirlandesa se ha mostrado muy agradecida y "muy sorprendida".

La científica apenas ha hablado en su intervención sobre ciencia, sino de sus avatares para abrirse paso en una sociedad tan conservadora como la británica de los años 60, en la que, en el colegio, los chicos iban al laboratorio de ciencias mientras las chicas iban al de cocina.

Las protestas de algunos padres consiguieron que tres alumnas entraran al laboratorio de ciencias, pero el profesor, que las consideraba "peligrosas", las sentaba en la primera fila para no perderlas de vista, ha relatado.

Bell Burnell obtuvo la mejor nota de la clase en física y, tras estudiar el bachillerato en un internado en el norte de Inglaterra, hizo un grado de física en la Universidad de Glasgow, en una clase en la que era la única mujer entre 50 alumnos. "Aprendí a no ruborizarme", ha destacado.

La investigación para el doctorado la realizó en la prestigiosa Universidad de Cambridge, en la que, al venir del norte de la isla, para la mentalidad del sur era "una salvaje tosca en un lugar civilizado", ha bromeado. En esos años llegó a sentir el "síndrome del impostor" y estaba segura de que la expulsarían de la universidad.

Comenzó entonces la investigación para su tesis de doctorado, sin tener acceso al único ordenador de la universidad, lo que la obligaba a revisar gráficas impresas en papel continuo, más de cinco kilómetros de papel en total, ha calculado.

De esta forma, en 1967 detectó el primero de los cuatro púlsares que descubrió en esa época. Se trata de estrellas de neutrones que giran rápidamente y emiten dos haces de radio desde los polos. Era un objeto celeste desconocido para la ciencia en ese momento. La investigación mereció el Premio Nobel en 1974, pero el galardón fue concedido al director de su tesis.

Bell Burnell terminó el doctorado y se casó. El empleo público de su marido le obligaba a cambiar de ciudad cada cinco o siete años, lo que dificultó que pudiera consolidar su carrera científica. Además, nació su hijo y en la Gran Bretaña de la época se pensaba que "si la mamá trabajaba, el niño se convertiría en un delincuente".

Así que, "donde un hombre tendría una carrera", lo suyo fue "una sucesión de empleos", como investigadora, docente o relaciones públicas, ha subrayado la científica.

La norirlandesa ha terminado su intervención animando a las estudiantes a "apuntar alto y tener todas tus opciones abiertas". Ha pedido a los gestores públicos que no esperen que "las mujeres se comporten como hombres" y que aprovechen el potencial de las alumnas de las ramas de ciencias en este momento de creciente necesidad de científicos e ingenieros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una reconocida astrofísica internacional anima a las estudiantes de la UPNA a "apuntar alto"