• miércoles, 26 de enero de 2022
  • Actualizado 09:38

 

 
 

SOCIEDAD

De las antiguas piscinas de Osasuna al Navarra Arena: así se convirtió en un pabellón deportivo

El Club Atlético Osasuna cerró las piscinas en octubre de 2006 y el nuevo pabellón comenzó a construirse en el año 2009.

La antigua entrada a las piscinas de Osasuna y al fondo El Sadar en octubre de 2009. Navarra.com
La antigua entrada a las piscinas de Osasuna y al fondo El Sadar en octubre de 2009. Navarra.com

El gran cambio y el gran desarrollo urbanístico de Pamplona hacia el sur de la capital navarra se inició a finales de los años 90. El conocido como 'plan sur' solo disponía del trazado de las calles desde los años 70 sin ningún edificio construido. La creación de la Universidad Pública de Navarra provocó los primeros cambios. Uno de los más llamativos fue el derribo de las piscinas de Osasuna y la construcción en el mismo solar del nuevo pabellón Navarra Arena.

La versatilidad del actual pabellón Navarra Arena está más que demostrada en sus años de antigüedad, contará con la estrella española del pop Aitana el próximo 27 de noviembre. y recientemente ha sido el escenario del partido de la despedida de Iñaki Narros con el Basket Navarra ante el Cantabria en la liga Leb Plata.

Las antiguas piscinas de Osasuna formaban parte del parque de instalaciones del club rojillo. Se construyeron en 1971 al terminarse el estadio de El Sadar y junto al mismo estadio. Estaban formadas por el 'Sadarcillo', un campo de tierra donde se entrenaba el primer equipo y que se utilizaba como aparcamiento en los días de partido, las piscinas al aire libre con dos frontones, bar, vestuarios, pista deportiva de cemento, asadores donde los jugadores rojillos organizaban algunas comidas cuando lo requería la ocasión, y una amplia zona verde. En total abarcaba casi 40.000 metros cuadrados.

El club invirtió en el mantenimiento hasta que ya fue inviable y decidió cerrar las instalaciones el 1 de octubre de 2006 bajo la presidencia de Patxi Izco. José Ángel Valencia, miembro de la Junta de las piscinas, aseguró que pedirían en el juzgado la suspensión cautelar del cierre y que tras el cierre 'ya no hay negociación posible' con el club. 'Llegaremos hasta donde haga falta', sentenció Valencia en medio de la indignación general de los casi tres mil abonados de las piscinas de Osasuna.

Cimentación del pabellón Navarra Arena vista desde el estadio de El Sadar. Navarra.com
Cimentación del pabellón Navarra Arena vista desde el estadio de El Sadar. Navarra.com.

Tras arduas negociaciones, los representantes de los afectados alcanzaron un acuerdo con los directivos de Osasuna que incluía el pago por éste de una indemnización, una parte del cual se hizo en especie, mediante la entrega, en el caso de quienes optaron por fundar Tajonar, de un terreno de más de 19.000 metros cuadrados en el que construir las nuevas instalaciones.

La Sociedad Deportiva, Recreativa y Gastronómica Tajonar nació en 2007 por iniciativa de 870 socios de las antiguas piscinas del Club Atlético Osasuna tras el cierre unilateral, por parte del Club, del parque de instalaciones.

Creada la sociedad, otras 872 personas se unieron al proyecto en apenas unos meses, hasta superar el primer año la cifra de 1.600 miembros. El 15 de diciembre de 2007 se realizó el acto de colocación de la primera piedra, fue realizado por el socio nº1 de la Sociedad, Eusebio Valencia, con la presencia del alcalde de Aranguren, Manuel Romero, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, el director del Instituto Navarro del Deporte, José Javier Esparza y el primer presidente de la sociedad, Juan Ramón López Salas.

Pabellón Multiusos, hotel balneario y zona comercial

Osasuna, dueño de los terrenos, planteó un estudio de detalle para convertir en dos parcelas edificables: una de 20.000 m², cuya titularidad cedería a Gobierno de Navarra para la construcción del Pabellón Multiusos de Navarra (que luego cambiaría su nombre a Reyno de Navarra Arena) y otra de 10.000 m², en la que el club planteaba un hotel-balneario, una residencia para la tercera edad, un edificio de oficinas y una zona comercial.​ El plan fue aprobado finalmente por la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona el 27 de enero de 2009.

En enero de 2009 se convocó un concurso de ideas en el que se definiría el diseño definitivo del proyecto, el equipamiento y la dirección de obra. En la presentación del concurso se confirmó que el nombre definitivo del proyecto sería Reyno de Navarra Arena, recogiendo la marca Reyno de Navarra de Turismo de Gobierno de Navarra, y se conocieron detalles sobre su uso: el pabellón contaría con una pista central para 10 000 espectadores, un frontón para 2500 espectadores, un museo del deporte y un aparcamiento subterráneo. La propuesta definitiva presentada por el estudio TYM Arquitectos fue la elegida.

El 21 de agosto de 2009 el director gerente del Instituto navarro del deporte, José Javier Esparza, firmó junto al representante de la unión temporal de empresas Pabellón Reyno de Navarra, Urbano Bastaros, el contrato para la realización de la primera fase de las obras del entonces denominado Reyno de Navarra Arena.

Las obras, consistentes en el derribo de las instalaciones preexistentes y en el levantamiento de la cimentación y estructura del pabellón, se iniciaron en septiembre de 2009 con un plazo de ejecución total de ocho meses y un presupuesto de 12 642 675 €, que serían abonados por el Gobierno de Navarra.

Fue construido bajo nuevas normativas de eficiencia energética (geotermia, biomasa, bombas de calor y climatización de última generación). Gracias a su arquitectura se puede amoldar a diferentes aforos de público. Su graderío telescópico permite adaptar en poco tiempo el espacio a las necesidades de cada espectáculo o evento.

Construcción de las nuevas gradas del Pabellón Navarra Arena. Navarra.com.
Construcción de las nuevas gradas del Pabellón Navarra Arena. Navarra.com

Un aforo de casi doce mil personas y 3.000 metros cuadrados de superficie

La pista central cuenta con una superficie 3.000 m² y tiene un aforo de 10.000 espectadores sentado, ajustable según necesidades a aforos menores mediante sistemas de aforamiento, alcanzando los 11.800 espectadores en configuración de concierto. La pista auxiliar tiene una superficie de 1600 m² con un aforo de 1.500 personas sentadas, un espacio multifuncional para actividades deportivas y espectáculos que puede servir de apoyo a eventos desarrollados en la pista central. El frontón tiene una superficie 600 m² y un aforo de 3000 espectadores.

Además, el pabellón cuenta con diferentes espacios y salas en las que se pueden desarrollar otro tipo de eventos. El edificio dispone de una sala multiusos situada en la segunda planta con una capacidad de 300 personas, una sala audiovisual con una capacidad de 50 personas (utilizada actualmente como sala de prensa), una pasarela panorámica y otras salas que se pueden adaptar como gimnasio o backstage. Se ha trasladado a sus instalaciones la Casa del deporte con todas las federaciones deportivas que estaban anteriormente en el edificio de la calle Paulino Caballero en Pamplona.

No obstante, la crisis económica y el cambio de Gobierno en el Palacio de Navarra han retrasado su inauguración hasta el año 2018. El nombre definitivo para el Pabellón fue Navarra Arena y se abrió en septiembre de 2018 con la final Masters Codere de pelota profesional.

Durante los tres primeros meses se celebraron eventos deportivos como el Campeonato de España de Gimnasia Rítmica de conjuntos, musicales como Rosendo, Pablo López, Dios Salve a la Reina o Ara Malikian y espectáculos como Revolution Ice con el patinador Javier Fernández.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
De las antiguas piscinas de Osasuna al Navarra Arena: así se convirtió en un pabellón deportivo