• jueves, 29 de julio de 2021
  • Actualizado 14:54

 

 
 

SOCIEDAD

AGAO teme su cierre después de 25 años por la reducción del 60% de las ayudas del gobierno

La Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera barrunta su disolución si no se cambia la partida presupuestaria desde el Gobierno de Navarra.

Ignacio Moriones, presidente de la asociación, Eduardo Solano, gerente y Alfredo Eriviti, el vocal de la junta de AGAO. S.REDÍN
Presidente, gerente y vocal de AGAO. S.REDÍN

La Asociación Gayarre Amigos de la Ópera (AGAO) ha advertido de que está en riesgo de desaparición después de que el Gobierno de Navarra le haya anunciado un recorte "brutal" del 60 por ciento en la subvención anual que hasta ahora venía recibiendo. Con la reducción que le ha anunciado el Gobierno foral, en 2016 recibiría 105.000 euros, en el caso de que lograra el máximo de subvención prevista en el concurso.

El gobierno, como ha concretado el gerente de la asociación, Eduardo Solano, ha reducido su presupuesto a 105.000 euros como máximo, cuando el gasto de 2015 solo en el alquiler de salas en Baluarte y la contratación de la Orquesta Sinfónica de Navarra fue de 110.000 euros. Ha recordado en rueda de prensa que la asociación ya perdió en 2011 su partida nominativa, que era de 325.000 euros, y desde entonces ha concurrido a los concursos de ayudas convocados por el Gobierno de Navarra, rebajándose progresivamente la cantidad recibida hasta los 252.000 euros de 2015.

El presidente de la asociación, Ignacio Moriones, ha querido destacar el peligro real que sufre la asociación que con el presupuesto actual ni siquiera podría terminar la temporada actual de ópera. Ha querido pedir al gobierno que no les “sitúe en esa situación de declive”.

El gerente de la organización ha recalcado los problemas que plantearía que las partidas presupuestarias salieran a concurso debido a la diferente naturaleza de las organizaciones culturales “Nosotros somos una productora, tenemos muchos gastos de todo tipo: espacios, vestuario, personal… No somos lo mismo que un coro, por ejemplo”. Con respecto al “reajuste” que les pide el gobierno recuerdan que “ya reajustaron” su actividad: “ Somos la Asociación de Amigos de la Ópera, si no hacemos ópera nos vamos a casa”, ha señalado el gerente.

La asociación teme que únicamente les quedan dos opciones si no se cambian las ayudas “O se deja de hacer ópera o se hace con un alto coste” y la intención de la asociación es que la ópera sea una actividad cultural asequible para tocdos, que todo el mundo se lo pueda permitir y no se convierta que un espectáculo elitista y "la butaca cueste 400 o 500 euros”.

"LA AYUDA PÚBLICA GARANTIZA QUE LA ÓPERA NO SE CONVIERTA EN UN ESPECTÁCULO ELITISTA"

Eduardo Solano ha explicado que "los 252.000 euros de ayuda que recibimos en 2015 ya eran el límite por debajo del cual nuestra actividad resulta imposible". "La ópera es un espectáculo caro y la reducción del 60 por ciento no nos permite seguir con nuestra actividad. Peligra la continuidad de la propia asociación", ha afirmado.

Solano ha detallado que en 2015 el 55 por ciento del presupuesto de AGAO, que ascendió a 600.000 euros, fue de ayuda pública, una dependencia de apoyo institucional que "no es exclusiva de AGAO" sino que, según ha dicho, es habitual en España y Europa. "La ayuda pública garantiza que la ópera no se convierta en un espectáculo elitista, teniendo que pasar el coste al espectador, que tendría que pagar por una butaca 400 o 500 euros", ha afirmado.

Además, el gerente de AGAO ha explicado que el Gobierno foral le hizo el anuncio sobre la subvención el pasado 24 de febrero, "con el año ya empezado, con toda la programación de 2016, con los espacios escénicos, las orquestas y los cantantes reservados; nos coge a contrapié".

CONVENIO PLURIANUAL

 La AGAO mantuvo un encuentro hace aproximadamente un mes con la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, quien planteó la posibilidad de explorar la realización de un convenio plurianual para la asociación, según ha explicado Solano, que ha mostrado su disposición a trabajar en esta vía. "Nos vamos a aferrar a esta posibilidad. Hemos pedido otra cita con ella y también hemos solicitado una reunión con la comisión de Cultura del Parlamento de Navarra. Veremos si conseguimos arreglar esto. Si realmente no conseguimos reconducirlo habrá que hacer un cierre ordenado", ha apuntado.

En la misma línea, el presidente de AGAO, Ignacio Moriones, ha defendido que "las manifestaciones culturales que requieren más infraestructura y complejidad, como la ópera, necesitan de unos niveles de apoyo institucional de acuerdo con esta actividad". "Queremos dar una voz de alarma ahora que todavía estamos a tiempo. Creemos que la consejería de Cultura tiene que hacer una reflexión sobre lo que supone poner en serio riesgo a una entidad que ha tenido un desarrollo muy reconocido desde fuera, incluso desde los críticos más exigentes", ha apuntado.

TEMPORADA LÍRICA CON TODOS LOS AGENTES

Por su parte, el vocal de la Junta de AGAO Alfredo Erviti ha puesto sobre la mesa una propuesta que la asociación ya ha planteado a los representantes políticos y que consiste en aglutinar a todos los agentes de la lírica en Navarra para realizar una temporada en común.

De hecho, con este fin ya se ha creado la Fundación Temporada Lírica de Navarra, que sería la encargada de gestionar la temporada de actividad lírica en la Comunidad foral. Sin embargo, Erviti ha lamentado que la iniciativa no fue aceptada por el Parlamento de Navarra en el debate presupuestario.

"La idea es que a través de esta fundación los diferentes agentes y espacios de Navarra hagan una temporada estable de forma que pudiéramos hacer más por menos. La idea era que el dinero de la ayuda pública fuera a la fundación. El Gobierno de Navarra hubiera ahorrado 700.000 euros anuales en el conjunto del presupuesto que destina a la lírica", ha explicado Erviti.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
AGAO teme su cierre después de 25 años por la reducción del 60% de las ayudas del gobierno