SOCIEDAD

El Gobierno foral trata de enmascararse de nuevo en las estadísticas: así minimiza el disparo de accidentes

En el último año se han producido 506 siniestros laborales más y el Ejecutivo tira de la estadística por cada mil trabajadores para vender un incremento menor.

Imagen de la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, junto a una atención de un accidente laboral en Esquíroz. NAVARRA.COM
Imagen de la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, junto a una atención de un accidente laboral en Esquíroz. NAVARRA.COM

El Gobierno de Uxue Barkos vuelve a hacer un uso partidista de las estadísticas para tratar de maquillar los datos que arrojan luz sobre su gestión al frente de Navarra. Si hace una semana la consejera de Educación trataba de ocultar que el modelo D en euskera es el que menos aumento de matrículas ha recibido, este miércoles el Ejecutivo ha intentado restar importancia al incremento de accidentes de trabajo en la Comunidad foral.

A pesar de que Navarra registró en 2017 un total de 8.904 accidentes laborales, 506 siniestros más que en el año anterior, el Gobierno foral ha dado a conocer estos datos anunciando como titular que "descienden un 8% los accidentes laborales graves en Navarra, se mantienen los mortales y suben un 5% los leves".

El Ejecutivo de Barkos, en vez de ejercer la autocrítica, ha optado por recurrir a la tasa de incidencia total de accidentes por mil trabajadores para poder vender que 'sólo' ha aumentado un 0,8% respecto a 2016.

"Se trata del menor ascenso proporcional desde 2013 ( 0,9 puntos en 2014, 1,1 puntos en 2015 y 2,6 puntos en 2016 con respecto a cada año anterior)", se ha congratulado en un comunicado el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

Estos datos contrastan totalmente con el análisis crítico que ha realizado este mismo miércoles el sindicato CCOO, que ha denunciado el incremento del 6,03% en el número total de accidentes laborales.

De esta manera, según ha advertido el sindicato, la Comunidad foral se sitúa por encima de la media estatal, que ha registrado una subida de la siniestralidad del 4,99%. Así lo ha dado a conocer el secretario general de CCOO, Chechu Rodríguez, y la secretaria de salud laboral, Carmen Sesma.

Han señalado el "repunte" en la siniestralidad laboral en Navarra y se ha criticado el "fuerte retroceso" en materia de prevención de riesgos laborales. De esta manera, Chechu Rodríguez ha calificado de "desgarradores" estos datos y ha exigido al Ejecutivo foral que "se replantee las medidas de recorte que está aplicando en materia de salud laboral".

CCOO reclama al Gobierno foral que convoque la mesa del plan de empleo relativa a la salud laboral y la prevención de riesgos laborales para negociar con los agentes sociales un plan de choque para combatir la siniestralidad laboral.

Según los datos aportados por el sindicato, 11 fueron accidentes mortales. La mayoría, 8.831 siniestros fueron de carácter leve y 60 de carácter grave. Por su parte, los accidentes en jornada laboral han sido 8.058, 491 más que en 2016 (+6,48%); y 844 in itinere, 15 más (+,1,8%).

El índice de incidencia en 2017 se situó en 351,2 accidentes por cada 100.000 trabajadores, once puntos más que en 2016 y por encima de la media nacional, 333,3 accidentes. De hecho, Navarra es la cuarta comunidad con mayor incremento en este índice por detrás de Galicia, Extremadura y Baleares.

Por sectores, de los 8.058 accidentes de trabajo en jornada registrados en la Comunidad foral, 3.371 (41%) se produjeron en el sector servicios, 3.546 (44%) en industria, 656 (8,1%) en el de la construcción y 485 (6%) en el sector agrario. En relación al mismo periodo del año anterior los accidentes de trabajo crecieron un 18% en el sector agrario, 11,5% en industria y un 2,3% en servicios, mientras que decreció un 3,9% en el sector de la construcción.

LOS ACCIDENTES CRECEN MÁS QUE LA CREACIÓN DE EMPLEO

La secretaria de salud laboral, Carmen Sesma, ha manifestado que estos datos "son insoportables" y suponen "un problema de grandes dimensiones". Ha destacado, además, que los accidentes de trabajo "crecen de forma muy superior a la creación de empleo y riqueza". Así, ha señalado que desde el último trimestre de 2012, la población ocupada ha aumentado un 6,2% mientras que la siniestralidad se ha incrementado un 25%.

Sesma ha señalado que, tras la aprobación de la reforma laboral en 2012, "hay un cambio de tendencia evidente" en el índice de incidencia de la siniestralidad laboral. De la misma manera, ha indicado que, a partir de 2015, Navarra "se sitúa por encima de la media estatal en accidentes de trabajo, debido fundamentalmente a los recortes que se producen en atención y prevención de la siniestralidad laboral"; lo que ha llevado, ha asegurado, a que 2016 y 2017 hayan sido "años negros" en esta materia.

Para el secretario general de CCOO Navarra, Chechu Rodríguez, "las empresas y el Gobierno de Navarra tienen mucho que decir y que hacer". Al respecto, ha planteado una serie de propuestas para "volver a una senda de reducción de los datos de siniestralidad".

Por un lado, CCOO ha puesto en funcionamiento un gabinete técnico de asesoramiento en prevención de riesgos laborales con el objetivo de "fomentar el desarrollo de la cultura preventiva" en las empresas y "proporcionar herramientas a los delegados de prevención para que ejerzan sus competencias de manera más contundente.

Al Gobierno de Navarra le ha reclamado que "revierta los recortes y la eliminación de recursos destinados a la lucha contra la siniestralidad, como es la figura del delegado territorial de prevención, que atendía y visitaba anualmente a más de 5.600 pequeñas y medianas empresas". Una figura, ha incidido, "fundamental para atender a los trabajadores de las empresas que por sus peculiaridades y tamaños no tienen la figura de delegado de prevención".

Igualmente, ha solicitado al Ejecutivo foral que intensifique los recursos del Instituto de Salud Pública y Laboral, que desarrolle campañas de concienciación, impulse visitas a los centros de trabajo y que inste al Gobierno de España para que se incrementen en Navarra el número de inspectores de trabajo para el control en las empresas sobre esta materia.

Finalmente, ha exigido a los empresarios "el cumplimiento sin paliativos" de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales porque "los accidentes son evitables y la salud de la población trabajadora está en juego". Asimismo, ha llamado a las empresas a invertir en formación en prevención de riesgos laborales.

LA VERSIÓN DEL GOBIERNO FORAL

En una nota de prensa con una lectura totalmente opuesta, el Gobierno de Barkos ha anunciado que la tasa de incidencia total de accidentes por mil trabajadores en 2017 fue de 35, un 0,8 superior a 2016, afirmando que "se trata del menor ascenso proporcional desde 2013 ( 0,9 puntos en 2014, 1,1 puntos en 2015 y 2,6 puntos en 2016 con respecto a cada año anterior)".

Según el Ejecutivo foral, "tanto a nivel estatal como a nivel regional se observa un crecimiento cada año de los accidentes laborales totales desde 2012, año en que se aprueba la reforma laboral y periodo en el que comienza la actual fase expansiva de la actividad económica".

En números absolutos en 2017 se registraron en Navarra un total de 8.904 accidentes laborales. De ellos, un 99,2% de los siniestros fueron leves (8.833) 0,67% graves (60) y un 0,12% (11) mortales. Con respecto a 2016, año en el que se registraron 7.616 accidentes laborales con baja en jornada de trabajo, se han mantenido los mortales, han descendido un 8% los graves y han incrementado un 5,8% los accidentes leves, según los datos de siniestralidad laboral del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra. El 9,5% del total de accidentes se han dado in itinere.

Por sectores económicos productivos, los índices de incidencia aumentan en 2017 con respecto al año anterior en agricultura (de 45,6 a 50,7) e Industria (de 52,4 a 56,3) y disminuyen en Construcción (de 75,7 a 69,6) y en Servicios (de 23,2 a 22,7).

En relación con el resto de Comunidades Autónomas, según datos del Observatorio Estatal de condiciones de trabajo del INSHT y su valoración por parte del Gobierno foral, en cuanto a la incidencia total de accidentes laborales, Navarra ocupa el octavo lugar; en graves, el decimoquinto lugar, y el decimocuarto lugar en mortales.

El Gobierno de Navarra ha señalado que en la Comunidad Foral "se ha producido un mayor aumento de la actividad económica en 2017 con respecto a otras regiones". Además, en Navarra la Industria, "sector que tiene mayores tasas de accidentabilidad que servicios y agricultura, tiene mayor peso en el tejido productivo foral respecto a otras Comunidades Autónomas".

LAS CAUSAS DE LOS ACCIDENTES

Respecto a las Enfermedades Profesionales, en 2017 su índice de partes notificados ha descendido un 13% respecto a 2016. Como viene siendo habitual, el 90% de los partes se deben a enfermedades producidas por agentes físicos, en especial de carácter ergonómico

Un porcentaje importante (26,1%) de los accidentes ocurren en personas con menos de 6 meses en su puesto de trabajo. Los índices de incidencia de accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo son mayores en hombres (48,6) que en mujeres (19,6).

Los trabajadores autónomos con contingencias profesionales cubiertas por Seguridad Social tienen índices de incidencia de accidentes de trabajo de casi 11 puntos menos que la población asalariada.

El colectivo de trabajadoras extranjeros presenta un índice de incidencia 18,6 puntos superior al de la mano de obra autóctona, reflejo de su ubicación en puestos de trabajo y actividades de mayor riesgo.

Según ha señalado el Gobierno de Navarra, a partir del año 2012 la economía se adentró en una fase expansiva del ciclo económico, "lo cual se asocia a un incremento de los índices de accidentalidad laboral, pero no en todos los países, lo cual apunta a la inadecuación del modelo preventivo establecido en la normativa española".

En las primeras fases del crecimiento, el aumento de la producción se hace con el mismo número de trabajadores, incrementando el tiempo y la carga de trabajo, "factores ambos de riesgo de accidente laboral", según el Ejecutivo. "Posteriormente se contrata nuevos trabajadores, sin experiencia y con menor formación preventiva, lo cual sigue alimentando el aumento de siniestros. Si además las nuevas personas contratadas son jóvenes, y con contratos eventuales de muy corta duración la probabilidad de accidentarse es mayor. Asimismo, a mayor índice de rotación de los contratos, como se da en Navarra, se produce un mayor índice de siniestralidad", ha añadido.

En épocas recesivas los trabajadores además ocultan pequeños accidentes "por miedo a ser despedidos disminuyéndose así su notificación y en periodos con mayor expectativa de contratación se incrementa su comunicación", según el Gobierno.

A todo ello hay que añadir que aún se desconoce en qué medida se está aplicando la ampliación de la posibilidad de que sea el propio empresario el recurso técnico preventivo en empresas de hasta 25 trabajadores, frente a la anterior norma en la que dicho umbral estaba en los 10 trabajadores establecida en la ley de Apoyo a Emprendedores del año 2013 y qué papel puede estar jugando esta minimización de recursos preventivos profesionales en estas empresas en el incremento de los accidentes de trabajo.

Asimismo se puede avanzar la hipótesis de que la unificación de los servicios de prevención ajenos, que atienden al mayor porcentaje de empresas en España, que se ha dado en estos dos últimos años se está acompañando de una reducción de recursos humanos que puede estar incidiendo en su actuar preventivo, según el Gobierno de Navarra.

El informe del cuarto trimestre y el acumulado anual de siniestralidad laboral de 2017 se encuentra desde este miércoles en la página web del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno foral trata de enmascararse de nuevo en las estadísticas: así minimiza el disparo de accidentes