PREMIUM  SOCIEDAD

El 71% de los navarros desconoce su tarifa de la luz: hasta 300 euros de diferencia con las mismas condiciones

La asociación Irache aconseja examinar detenidamente las condiciones antes de cambiar de contrato.

Imagen de una factura eléctrica. EFE
Imagen de una factura eléctrica. EFE  

El 71% de los ciudadanos ignora si tiene una tarifa de luz regulada o libre. Así lo indica una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache, en la que también se observa que este desconocimiento ha aumentado seis puntos respecto al año anterior.

De las personas que sí saben en qué mercado tienen el suministro eléctrico, un 20% tiene contratado el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor -siete puntos menos que en la anterior encuesta- y un 80% ha firmado el servicio en el mercado libre.

MENOS CONOCIMIENTO: JÓVENES Y PUEBLOS PEQUEÑOS

La ignorancia sobre la modalidad del contrato eléctrico es mayor entre los jóvenes - 85%- y entre los vecinos de localidades de menos de cinco mil habitantes -76%-. En la Asociación se han recibido más de 1.800 consultas y reclamaciones por temas de luz en lo que va de año. Muchas de ellas se originan en la falta de conocimiento de las condiciones.

En el mercado regulado, los precios de la energía son públicos y van variando hora a hora mientras que en el mercado libre el precio y las condiciones dependen de lo pactado libremente entre empresa y consumidor. Por ello, antes de firmar cualquier contrato, es fundamental pedir todas las cláusulas por escrito y estudiarlas detenidamente.

AL MERCADO LIBRE SIN SABERLO

Hay muchos consumidores, sobre todo los que han suscrito los contratos con comerciales que han acudido a su domicilio, que ni siquiera saben que se han pasado al mercado libre. Y si lo saben, muchos ignoran las condiciones que han acordado con la compañía de la que ahora son clientes.

Otras personas han acudido a la Asociación porque al acudir a un punto de información de su compañía eléctrica y querer pasarse del mercado libre al regulado, les han puesto dificultades, pese a que tienen derecho a hacerlo.

DIFERENCIAS DE HASTA 300 EUROS

En función de las condiciones pactadas, el importe del recibo del suministro de luz puede ser muy diferente. Según el comparador de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia, para un hogar con potencia de 3,30 kW y consumo anual estimado de 3.000 kWh, las diferencias de coste pueden superar los 300 euros al año.

De hecho, muchas personas acuden a Irache porque creen que las facturas eléctricas son demasiado caras. En este sentido, lo primero que hay que hacer es localizar el contrato y asegurarse de que los precios acordados por consumo de energía y por potencia se han aplicado correctamente.

Muchas personas han acudido a Irache porque su compañía eléctrica del mercado libre le ha cambiado las condiciones pasado el primer año. Transcurrido este tiempo desde
que firmó, el consumidor recibe una carta en la que le informan de que le van a subir el precio del kilovatio/hora o que le van a subir la potencia.

Sin embargo, el consumidor no tiene más opciones que seguir con la compañía en las condiciones comunicadas o buscar otra empresa que le suministre. De esta manera, en muchos casos, las condiciones prometidas por la empresa para conseguir que el consumidor acepte pasarse a la compañía solo duran un año.

SERVICIOS ADICIONALES

Otra cuestión que aumenta el coste en los contratos del mercado libre es la inclusión de servicios adicionales. Se trata de servicios de mantenimiento, de urgencias o de protección de pagos, por ejemplo. El comercial los incluye en el paquete ofrecido y, aunque el cliente no siempre los necesita, puede que le supongan encarecimientos de la
factura de cerca de 200 euros al año, un encarecimiento que el consumidor con mucha frecuencia no comprende porque ni tan siquiera sabe que ha contratado estos servicios.

Además, estos servicios suelen tener unas limitaciones -como solo las dos o tres primeras horas de mano de obra gratuitas o un horario determinado para poder solicitar los servicios- que solo se puede ver en la letra pequeñas de las condiciones generales y que la inmensa mayoría de los clientes desconoce. Su duración suele ser anual pero prorrogable automáticamente. Por ello, muchos consumidores siguen pagando servicios adicionales que no usan durante años y años.

Además, cuando algunos consumidores solicitan la baja del suministro de energía, no se les cancelan los servicios adicionales y se les siguen facturando, pese a que la normativa ahora obliga a anularlos.

DESCUENTOS TEMPORALES

Es importante estudiar detenidamente los descuentos que se promocionan en el mercado libre. Habitualmente afectan solo a una parte pequeña del recibo, solo se aplican unos meses y, además suelen ofrecerse con la obligación de contratar algún servicio adicional que, como se ha indicado, puede suponer 200 euros al año. Por ello, lo más importante es que el consumidor valore el coste global de la contratación y los servicios que va a obtener por este precio.

LECTURAS DE CONTADORES

Hay personas que acuden a Irache debido a que no están de acuerdo con las lecturas de consumo realizadas. Alguna vez se trata de un error del contador. El problema es que es el consumidor quien debe demostrar que el contador funciona mal y, si no es así, debe pagar la revisión. La mayor parte de las veces estos conflictos se deben a la falta de lectura del consumo.

Pese a que, salvo que el contrato estipule otra cosa, se deben realizar lecturas cada dos meses, en muchas ocasiones éstas no se producen y el consumidor se encuentra con consumos estimados exagerados o incluso a veces una factura regularizada por la que tiene que pagar todo lo consumidor durante el último año, por importes de más de mil euros en alguna ocasión.

AJUSTAR  A LAS NECESIDADES

Muchos hogares tienen contratada una potencia mayor de la necesaria, lo que sube el coste de la factura. Pasar de una potencia de 5,75 kW a otra de 3,30 kW puede suponer un ahorro anual de 120 euros. Por ello, es muy conveniente saber qué electrodomésticos se ponen en funcionamiento a la vez y qué potencia se necesita -e incluso adecuar el consumo- para contratar la potencia que realmente haga falta y no pagar de más por ello. También puede ser interesante conocer las tarifas de discriminación horaria.

Cuanto más claras tenga el consumidor sus necesidades y cuanta más información previa tenga, contará con más garantías para firmar un contrato adecuado a sus necesidades.

INFORMACIÓN CLARA 

Es evidente, como muestra el hecho de que el 71% de los navarros no conozca su modalidad de contrato, que la información que se facilita en el mercado eléctrico no es suficiente ni de calidad. Las compañías deben ofrecer toda la información necesaria, de forma transparente y comprensible para el ciudadano de a pie.

En este sentido, debería efectuarse un mayor control, y más allá de comprobar que ya no se produce la comercialización puerta a puerta, asegurarse de que la información facilitada al consumidor por teléfono, internet o en los establecimientos permite que los clientes entiendan las condiciones del servicio que están contratando.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El 71% de los navarros desconoce su tarifa de la luz: hasta 300 euros de diferencia con las mismas condiciones