• martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 01:27

 

 
 

FERIA DEL TORO

El antiguo apoderado de Talavante desvela los motivos por los que el torero no estuvo en San Fermín

Toño Matilla sale al paso de las informaciones que aseguraban que era el responsable del boicot a Talavante en varias plazas de toros de España.

Corrida de toros en las fiestas de San Fermín 2017 a cargo de Antonio Ferrera, Alejandro Talavante y Ginés Marín. PABLO LASAOSA 44
Alejandro Talavante, durante una vuelta al ruedo en Pamplona en los Sanfermines de 2017. PABLO LASAOSA

El antiguo representante del torero Alejandro Talavante ha desvelado los motivos por los que el torero no estuvo presente en la pasada Feria del Toro de San Fermín

Toño Matilla ha publicado una carta ante las informaciones aparecidas en los últimos días en las que distintas personas relacionadas con el sector taurino le había señalado como el responsable de un boicot contra Talavante para que no pudiera actuar en decenas de plazas de España tras romper su relación. 

En esas afirmaciones se llegaba a afirmar que Pamplona era una de las plazas en las que se habría llevado el boicot, algo imposible gracias a la independencia de la Casa de Misericordia, que no mantiene relaciones económicas ni con apoderados, ni con ganaderías ni otros empresarios de otros cosos taurinos. 

Matilla ha venido a confirmar la versión ofrecida en su momento por los responsables de la Meca, que explicaron que habían legado a un acuerdo con Talavante para su presencia en San Fermín 2018 que se rompió horas antes de presentar las combinaciones por la nuevas exigencia del torero.

Ahora, Toño Matilla ha explicado con detalle qué ocurrió con la plaza de Pamplona, después de que el torero le pidiera renegociar sus contratos tras una tarde de éxito en Madrid. Talavante, según la versión de Matilla, le pidió 15.000 euros más por corrida hasta facturar “más que el que más”, argumentando que él era “el mejor, el número uno”, dice Matilla. 

"El 28 de mayo me pidió deshacer todos los contratos ya firmados y renegociar sus honorarios según su nueva consideración. Intenté conseguir la satisfacción de sus pretensiones pero el primer intento en referencia a su actuación en Pamplona fue completamente frustrado. Me vi obligado a solicitar a la empresa gestora (Casa de Misericordia) la renegociación del contrato a 24 horas de dar a conocer los carteles oficiales de la Feria de San Fermín. La empresa me manifestó que ya en otras ocasiones había sucedido algo parecido con el mismo torero. Y él lo sabe". 

De esta manera se rompió el acuerdo y Talavante se quitó él mismo de los carteles de Pamplona, en los que pudo haber tenido cabida como en otras ocasiones, en las que se le contrató para la Feria del Toro de San Fermín. 

Según ha desvelado el también empresario y apoderado, Simón Casas, Toño Matilla consiguió que los emolumentos de Talavante para Las Ventas subieran de 160.000 euros hasta los 240.000 por cada corrida en San Isidro. "Fue una subida de 80.000 euros por festejo de un año para otro. Porque eso es justamente lo que ganan las máximas figuras", ha declarado el francés, que ha negado el boicot de Matilla y que ha denunciado los altos precios de las figuras. 

Talavante anunció su retirada momentánea de los ruedos al término de su última corrida de la temporada en la Feria del Pilar. 

COMUNICADO ÍNTEGRO DE TOÑO MATILLA

"En referencia a las publicaciones aparecidas en los últimos días sobre mi persona en diferentes medios de comunicación, y ante las supuestas acusaciones que intentan dañar la honestidad y profesionalidad con la que he intentado trabajar durante toda mi trayectoria profesional, he de decir que se han publicado falsedades e informaciones no contrastadas por todas o algunas de las partes. Por ello y con el máximo interés de que se conozca la verdad expongo:

No tengo poder, capacidad ni deseo alguno de “boicotear” la carrera profesional de Alejandro Talavante ni de ningún otro torero. Solo y exclusivamente me dedico a trabajar cada día para defender los intereses de aquellos diestros que confían en mí para estar a su lado. 

Yo decido concluir la relación profesional con Alejandro Talavante -al que considero un grandioso torero- en Granada el día 1 de junio después de queme exigiera, no un aumento de 15.000 euros en sus honorarios por cada actuación como se ha publicado en los últimos días, si no que sus emolumentos se vieran incrementados hasta facturar “más que el que más”, argumentando que él era “el mejor, el número uno”. Tras intentarlo de forma fallida en alguna ocasión, consideré que yo no podía conseguir lo que él exigía y di por terminada la relación profesional que nos unía. No podía defraudarle ni a él ni a mí mismo. Modestamente pienso que “el número uno” ha de reflejarse en taquilla, y él no lo era.

Antes, el 28 de mayo me pidió deshacer todos los contratos ya firmados y renegociar sus honorarios según su nueva consideración. Intenté conseguir la satisfacción de sus pretensiones pero el primer intento en referencia a su actuación en Pamplona fue completamente frustrado. Me vi obligado a solicitar a la empresa gestora la renegociación del contrato a 24 horas de dar a conocer los carteles oficiales de la Feria de San Fermín. La empresa me manifestó que ya en otras ocasiones había sucedido algo parecido con el mismo torero. Y él lo sabe.

Antes de torear en sustitución de un compañero en Las Ventas durante la Feria de San Isidro -de cuya negociación me encargué yo mismo- dejé ya firmada su contratación para San Isidro de 2019, de la cual él posee todos los documentos.

Alejandro Talavante era perfecto conocedor de que en el momento de nuestra ruptura profesional, tras su triunfo en Las Ventas (Madrid), teníamos contratadas corridas de toros con fecha, ganadería, carteles y honorarios. El 8 de mayo le transmití de forma verbal ante testigos presenciales, y por escrito, esta información que él mismo aprobó. Y él lo sabe.

Se quedó fuera de la Feria de Valladolid porque el propio torero imponía torear una corrida de toros que había comprado él mismo –algo completamente inusual- de la ganadería de Núñez del Cuvillo. La empresa de la plaza de toros de Valladolid, de la cual formo parte, le respondió que ya había ganado adquirido para tal fin y no podía aceptar su propuesta. Aún así, y habiendo llegado a un acuerdo económico, estuvimos esperando casi una semana respuesta de su parte para la contratación. Finalmente declinó participar. Y él lo sabe.

Sobre su actuación en la Feria de Otoño de Madrid, es completamente falso que yo haya solicitado a la empresa Plaza 1 que no lo contratara. Es una absoluta difamación.
Alejandro Talavante actuó en la plaza de toros de Zaragoza, en la despedida de Juan José Padilla, el pasado 14 de octubre. Obviamente no existió boicot alguno. Aun así, no esperó a anunciar su retirada si quiera un día, por respeto a un hombre, a un torero, a un compañero que lo merecía y se lo había ganado en el ruedo a lo largo de su carrera.

Alejandro Talavante actuó en la plaza de toros de Zaragoza, en la despedida de Juan José Padilla, el pasado 14 de octubre. Obviamente no existió boicot alguno. Aun así, no esperó a anunciar su retirada si quiera un día, por respeto a un hombre, a un torero, a un compañero que lo merecía y se lo había ganado en el ruedo a lo largo de su carrera.

Invito a todo aquel que lo desee a corroborar toda esta información con las empresas gestoras de las plazas de toros de Madrid, Bilbao, Pamplona, San Sebastián, Almería, Salamanca, Logroño, Valladolid, Palencia, Huesca, El Puerto de Santamaría y Colmenar Viejo; y estas otras a las que ya habíamos remitido los contratos para firma también antes del fin de nuestra relación de apoderamiento: Granada, Santander, Gijón, Zamora, Dax, Mont de Marsan, León, Segovia o Alicante, entre otras.

E invito a Alejandro Talavante, al que admiro y respeto profundamente, a que se manifieste en primera persona públicamente si la información que estoy exponiendo no es cierta.

A lo largo de mi vida he trabajado duro para defender los intereses de todos los toreros a los que he tenido la enorme suerte de representar. Miguel Baez ‘Litri’ (12 temporadas hasta su retirada), Raúl Gracia ‘El Tato’ (más de 10 temporadas hasta su retirada), Finito de Córdoba (12 temporadas), Juan José Padilla (18 temporadas hasta su retirada), David Fandila ‘El Fandi’ (14 temporadas), José María Manzanares (12 temporadas). Todos ellos toreros a los que tengo la obligación de agradecer todo lo que me han aportado y enseñado en todos estos años.

Estoy enormemente satisfecho y orgulloso de haber ayudado también a Alejandro Talavante en una etapa concreta de su carrera -la facturación del torero aumentó en un 44% de 2015 a 2017, última temporada completa en la que trabajamos juntos-.

Amo y respeto la Tauromaquia. He dedicado mi vida y sacrificado mucho tiempo junto a mi familia por este trabajo que tanto me apasiona y en el que tanto tiempo invierto.

Admiro, respeto y tengo los mejores deseos para absolutamente todas aquellas personas que día tras día se enfundan un traje de luces y ponen en riesgo su vida delante de un toro.

Como todo ser humano habré cometido errores y aciertos a lo largo de mi vida profesional. Siempre he aceptado y acepto con buen talante y espíritu de aprendizaje todas las críticas. Por ello, si alguna vez en el cotidiano ejercicio de mis funciones alguien se sintió ofendido pido disculpas públicamente.

Siempre me he mantenido al margen mediáticamente porque considero que el gran protagonismo en el mundo de la Tauromaquia deber ser para los toreros que libremente se juegan la vida cada día con enormes mérito y honor.

Deseo, más que por mi propio bien por el de la Tauromaquia, que este asunto quede de este modo zanjado y deseo la mayor de las suertes a Alejandro Talavante".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El antiguo apoderado de Talavante desvela los motivos por los que el torero no estuvo en San Fermín