PREMIUM  FERIA DEL TORO

Gines Marín, el torero que debutaba junto a su padre en Pamplona y ha acabado abriendo la puerta grande

El joven diestro ha conseguido desorejar a su segundo toro con una estocada fulminante y se ha ganado a pulso volver a la arena pamplonesa este jueves en sustitución de Roca Rey.

La imagen de Guillermo Marín picando el toro con el que debuta su hijo, Gines, como torero en Sanfermines, junto al retrato de los dos Marín en Pamplona. MIGUEL OSÉS
La imagen de Guillermo Marín picando el toro con el que debuta su hijo, Gines, como torero en Sanfermines, junto al retrato de los dos Marín en Pamplona. MIGUEL OSÉS  

El joven Gines Marín realizaba este miércoles su primer paseíllo en Pamplona. El torero de 20 años, triunfador en la última Feria de San Isidro, ha llegado a los Sanfermines y ha dejado su huella en la arena navarra logrando abrir la puerta grande del encierro a las primeras de cambio. Su recorrido por Pamplona se resumen en una historia de superación con final feliz y premio incluido.

El jerezano, que nunca había visitado Pamplona, ha comenzado su día viendo en primera persona el encierro de los Victoriano del Río sobre el adoquinado y comentándolo en la retransmisión de Televisión Española.

"Vivir de cerca el encierro es bonito", ha explicado el diestro en declaraciones a TVE. Marín ha ido fijándose en el comportamiento de los astados con la mente puesta ya en su posterior cara a cara sobre la arena. El comportamiento del toro en la calle puede adelantar mucho de lo que pueda hacer después en el ruedo. "El animal aprende y si ha cogido a alguien en el encierro, pues aún más; puede aprender a soltar la cara, derrotar o pegar cornadas", ha explicado el debutante. "Y este tipo de animales aprenden y muy rápido".

Marín lleva toda la vida mamando los toros en casa. Lo demuestra que uno de los picadores de su cuadrilla sea precisamente su padre, Guillermo Marín. Padre e hijo se juegan la vida en el coso cada tarde, cada uno desde su posición. "Lo llevamos bastante bien", explica Marín, "una vez que salimos a la plaza cada uno ya sabe lo que tiene que hacer y lo llevamos con profesionalidad".

EVADIRSE DEL RUIDO Y BULLICIO

Guiados por esa idea, los dos Marín han realizado esta tarde el paseíllo en Pamplona. "He visto los toros de Pamplona muchos años por la televisión", ha dicho en TVE el matador, nervioso ante su primera experiencia en el coso de los Sanfermines. "Me mentalizo de todo ese ruido y bullicio para que cuando esté delante del toro pueda evadirme".

Su primera faena ha sido espléndida e invitaba a pensar en lo mejor, en al menos uno o varios trofeos. Tras bajarse del caballo, Guillermo Marín no quitaba ojo a lo que su hijo venía haciendo con el toro, tratando de darle consejos cuando también lo consideraba necesario. Y el joven ha cuajado una gran obra, pero el fallo en la espada le ha privado de oreja alguna.

"Me cago en la mar", ha lamentado profundamente Gines en declaraciones al canal Toros de Movistar, "ha sido una pena la espada porque era una faena de triunfo importante". El matador ha alabado el toro que le ha tocado en suerte y ha asegurado haberlo disfrutado, toreando "agusto", aunque la estocada ha acabado desluciendo la faena.

"Éste lo he disfrutado, aunque venía dormido y me ha costado, lo he acabado disfrutando", ha explicado un pletórico Marín nada más matar al segundo de su lote. Esta vez se ha resarcido del mal final anterior y ha logrado dar una estocada mortal en la que el toro ha acabado rodando casi instantáneamente. El tendido se ha puesto en pie para celebrar un triunfo pletórico premiado con dos orejas por primera vez en esta Feria del Toro de 2017.

"UNA PLAZA CON PERSONALIDAD INDISCUTIBLE"

Su cuadrilla se ha apresurado a felicitarle. Y entre ellos uno lo vivía casi tan intensamente como el joven jerezano: su padre, orgulloso del triunfo de su hijo. "Espero venir muchos años a esta plaza", ha asegurado a Movistar Gines Marín. "Es una plaza que tiene una personalidad indiscutible y lo mejor es que está a rebosar, hasta arriba". Emocionado, ha dado un último vistazo a los tendidos en pie antes de que sus compañeros le portaran a hombros para sacarle por la puerta grande del encierro junto al diestro Alberto López Simón.

Y lo cierto es que su deseo de volver a Pamplona ni siquiera tendrá que esperar un año para hacerse realidad. Este próximo jueves el torero de 20 años podrá volver a enfundarse el traje de luces para pisar de nuevo el coso pamplonés. La Meca le ha elegido como el sustituto perfecto para Andrés Roca Rey, cogido este pasado martes y que no podrá cumplir con su cartel de este 13 de julio.

La segunda tarde para el debutante Marín supone un gran premio a un arranque extraordinario en la plaza de Pamplona, que ya le ha encumbrado como un héroe.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Gines Marín, el torero que debutaba junto a su padre en Pamplona y ha acabado abriendo la puerta grande