SEGUNDO ENCIERRILLO 2019

El privilegio de ver 'volar' a los toros a unos centímetros: así se vive el encierrillo desde la barrera

Sin corredores. Sin distracciones. Apenas sin luz. Así han sido conducidos los toros de Cebada Gago al corral donde empezará todo...

Encierrillo de los toros de la ganadería Cebada Gago, en la noche previa a protagonizar el segundo encierro de los Sanfermines 2019. IÑIGO ALZUGARAY
Encierrillo de los toros de la ganadería Cebada Gago, en la noche previa a protagonizar el segundo encierro de los Sanfermines 2019. IÑIGO ALZUGARAY  

Los toros de Cebada Gago, que protagonizarán el segundo encierro de estos Sanfermines, ya descansan en Santo Domingo.

Al anochecer de este domingo, sobre las diez de la noche, se ha producido el tradicional encierrillo. En este recorrido, los astados son trasladados por los pastores desde los corralillos del Gas, hasta los de Santo Domingo, donde pernoctarán hasta el encierro de la mañana siguiente.

Solo poco más de un centenar de personas puede seguir cada atardecer este espectáculo que concentra solemnidad y adrenalina al ver de cerca a los animales que protagonizarán el siguiente encierro.

Además, para conseguir uno de los pases del encierrillo, se debe tener la fortuna de conseguir una de las pases dobles que sortea cada año el Ayuntamiento de Pamplona en los días previos a las fiestas.

Como suele ser tradición, un toque de cornetín anuncia que el corral de llegada (Santo Domingo) está libre. Un guardia en el puente de la Rochapea, al oírlo, da un segundo toque avisando que la subida a los corrales está también despejada.

El recorrido, de unos 440 metros, se hace en silencio y con poca luz, donde los toros son guiados por los pastores. El recinto se cierra al público y solo se permite la entrada de 350 pases diarios por lo que 2.800 personas son las afortunadas de ver estos segundos de recorrido. 

La ganadería de los Cebada Gago  lleva 31 años acudiendo a los Sanfermines. Desde su debut el 12 de julio de 1985 solo ha faltado en cinco ocasiones: 1997, 2013, 2014 y 2015.

Se han ganado la fama de ser, estadísticamente, los más peligrosos de los encierros. Han dejado 56 mozos corneados en 30 encierros, lo que supone una media de 1,86 por encierro.

Es la décima vez que corren el segundo día de las fiestas. 19 de los 56 mozos corneados han sido un 8 de julio y según los datos, el 60% de los encierros de Cebada Gago en toda la historia han superado los 3 minutos. Cuando esto ocurre, el porcentaje de cornadas es muy amplio tal y como se ha comprobado durante estos años. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El privilegio de ver 'volar' a los toros a unos centímetros: así se vive el encierrillo desde la barrera