SÉPTIMO ENCIERRO

Una pasión a prueba de golpes: la historia de Manuel, el corredor cordobés herido tres veces en los encierros este San Fermín

Fue el herido más grave del encierro del miércoles, cuando un Victoriano del Río le mandó inconsciente al hospital con un golpe craneal.

La relación de Manuel con los encierros de Pamplona está a prueba de golpes y así lo demuestra su 'accidentada' experiencia de estos Sanfermines. Los tres sustos que este veterano corredor cordobés, natural de Castro del Río, ha sufrido delante de las astas no han mermado ni un ápice su pasión por las carreras taurinas. El capotico de San Fermín siempre le ha acompañado y una vez más, ha podido disfrutar de su afición.

El mozo, distinguible entre la marea por su camiseta rayada del Córdoba, vivió un susto en la plaza en el encierro del lunes 10, protagonizado por los toros de Fuente Ymbro. Casi al término del encierro, a la salida del callejón a la plaza, uno de los astados le golpeó con violencia y le hizo caer sobre la arena tras elevarlo por los aires.

Prácticamente en el mismo lugar este jueves le ha embestido un toro negro de los Núñez del Cuvillo, que también le ha dejado tendido sobre el ruedo de Pamplona.

Sin embargo, el accidente más importante y peligroso que ha sufrido este corredor andaluz tuvo lugar este miércoles, ante los rápidos Victoriano del Río. El embiste de uno de ellos, que se había separado de la manada, le llevo inconsciente en ambulancia al hospital. Ocurrió a la entrada del callejón. Fue el herido más grave de ese encierro. 

PROMESA A SU MUJER

Así lo ha recordado ante los micrófonos de Televisión Española a las puertas de la plaza, ya terminada la carrera. "De ayer (por el miércoles) prácticamente no recuerdo nada. Sé que me coloqué, me dejé llevar y perdí la conciencia. He visto en la repetición que un toro me pisó la cara". Ya en el hospital, se le hicieron las revisiones médicas pertinentes, con los correspondientes escáneres craneales y torácicos.

Tras este golpe tan notable, reconoce que está "muy dolorido", pero eso no ha evitado que hoy volviera a madrugar para verse las caras con los Núñez del Cuvillo. "Sé que si hoy no venía, luego me iba a costar trabajo... Hoy he venido a matar el gusanillo, pero le he prometido a mi mujer que mañana no voy a correr", ha asegurado.

Sobre el capotico de San Fermín, ha apuntado que "uno va a tener que creer" y que todavía no comprende qué está haciendo "tan malamente este año porque no paro".

Además, ha señalado durante todo el año está pensando en los toros porque "uno está en Castro del Río y pocos toros hay" por lo que "se tiene un mono grandísimo". Precisamente a su gente, a su pueblo y a todo Córdoba tiene en mente cuando corre. "No quiero dejarles mal gusto, que vean que estoy bien".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una pasión a prueba de golpes: la historia de Manuel, el corredor cordobés herido tres veces en los encierros este San Fermín