• miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:43

 

 
 

SAN FERMÍN 2021

¿De dónde vienen los cabezudos y los kilikis de San Fermín? Su historia en Pamplona

Los cabezudos y los kilikis son dos de los principales protagonistas de los Sanfermines a ojos de los niños pamploneses, y es que existe una relación de amor-odio entre ellos.

Imagen de un kiliki azotando a una niña en San Fermín. JESÚS GARZARÓN
Imagen de un kiliki azotando a una niña en San Fermín. JESÚS GARZARÓN

Los cabezudos y los kilikis son, a primera vista, personajes similares. Pero, mientras que los cabezudos son amables y dan la mano a quien quiera, los kilikis se dedican a perseguir a los niños para pegarles con la verga de gomaespuma.

CABEZUDOS 

La comparsa de cabezudos está compuesta por cinco personajes, cuyos nombres son ‘Alcalde’, ‘Concejal’, ‘Abuela’, ‘Japonés’ y ‘Japonesa’. 

Estas figuras fueron construidas por el artista Félix Flores en 1890 tras presentar un presupuesto al Ayuntamiento. Su idea era representar a los alcaldes y se basó en los gigantes, que emulaban a los reyes del mundo. 

Los cabezudos se sumaron a la comitiva 30 años después y representan a la autoridad, por lo que se dedican a encabezar el desfile y a saludar a los espectadores.

Las cabezas, de cartón, tienen aproximadamente un metro de altura, dos metros de perímetro y pesan 14 kilogramos cada una. Los tres hombres llevan un bastón de apoyo, mientras que la ‘Japonesa’ utiliza un abanico y la ‘Abuela’ lleva una sombrilla. Además, los ojos del ‘Alcalde’ son móviles y el portador los puede mover desde el interior con un cordón. 

KILIKIS

En cuanto a los kilikis, se puede decir que su apariencia es similar a los cabezudos, pero su carácter no se parece en absoluto. El nombre ‘kiliki’ viene del euskera y significa ‘provocar’.

Estos seis personajes tienen sus orígenes en el siglo XVI, donde se les conocía como ‘gigantillos’, aunque los actuales fueron creados a finales del siglo XIX y a principios del XX

A ‘Coletas’ y ‘Barbas’ los fabricó Tadeo Amorena, creador de los gigantes, en 1860; a ‘Patata’ y ‘Napoleón’ los construyó Benito Escaler en Barcelona en 1912; y a ‘Caravinagre’ y a ‘Berrugón’ los crearon los talleres Porta-Coeli de Valencia en 1941.

Existe un séptimo kiliki llamado ‘Ribero’, ya que fue un regalo de la Orden del Volantín de Tudela en 1977, pero este no aparece en el desfile porque su estética, con traje de pamplonica, es muy diferente a la del resto de kilikis.

Estos personajes se diferencian de los cabezudos en que son más 'agresivos', ya que se dedican a perseguir a los niños y a azotarles con la verga de espuma.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿De dónde vienen los cabezudos y los kilikis de San Fermín? Su historia en Pamplona