• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:37

 

 
 

FALLAS

Solitaria y benévola oreja para Ponce en una tediosa tarde de toros inválidos

En la corrida del día grande, no hubo espectáculo debido a la invalidez y la poca raza de los toros de Núñez del Cuvillo.

GRA228. VALENCIA, 19/03/2016.- El torero Enrique Ponce durante la lidia al primero de su lote en el día de San José de la feria de las Fallas de Valencia, en la que ha compartido cartel con Sebastián Castella y David Mora ante reses de la ganadería de Nuñez del Cuvillo. EFE/Juan Carlos Cárdenas

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Núñez del Cuvillo, primero y tercero sustitutos de sendos titulares devueltos por flojos, de correcta presencia, finas hechuras y poco ofensivas cabezas. En general, deslucidos todos por sus escasas fuerzas y poco fondo en el último tercio, aunque alguno apuntara calidad en sus embestidas.

Enrique Ponce: estocada caída (ovación); y pinchazo en los bajos y estocada (oreja).

Sebastián Castella: estocada trasera (silencio); y dos pinchazos, y media trasera y desprendida (silencio tras aviso).

David Mora: estocada trasera y desprendida (vuelta al ruedo tras petición de oreja); y estocada (silencio).

En cuadrillas, destacó la brega de José Chacón con el quinto.

La plaza registró más de tres cuartos de entrada en tarde con lluvia intermitente, en el décimo y penúltimo festejo de abono de la feria de Fallas.


EMPEÑOS LARGOS Y VACÍOS

La que debió ser tarde de fiesta grande en Valencia no pasó de ser una corrida tediosa y anodina, marcada por la falta de raza y de fuerzas de los bonitos toros de Cuvillo y por los largos e infructuosos empeños de la terna por sacarles un partido a todas luces improbable.

Enrique Ponce, por ejemplo, ya estuvo mucho más tiempo de la cuenta con el inválido sobrero que sustituyó a otro de similares características que abrió plaza.

El veterano torero de Chiva logró, sí, sostener en pie al tambaleante ejemplar con su reconocida pulcritud técnica pero sin lograr más que mostrar su voluntarismo al entregado público de su tierra.

También fue muy flojo el cuarto, al que perdonaron en el caballo y al que Ponce tiró al suelo en varias ovaciones, sin acertar a cogerle el pulso hasta mediada otra de sus largas y parsimoniosas faenas, en la que sólo destacó una serie de tres buenos naturales como escaso aval para esa oreja que le concedieron con gran generosidad.

Paradójicamente, el presidente le había negado el trofeo en el turno anterior a David Mora por una faena, como poco, de méritos similares, ya que el madrileño le ligó varias series estimables al segundo de los sobreros que hubieron de salir al ruedo.

Aprovechó Mora a acompañar con compostura las pocas arrancadas que el animal repitió con cierta inercia, pero que duraron justo hasta el momento en que la lluvia hizo acto de presencia y la faena cayó en picado.

Ya con el sexto, un jabonero absolutamente vacío de celo y de raza, Mora no tuvo mayores opciones que quitárselo de en medio con una brevedad, que, dos horas y tres cuartos después del paseíllo, hubo quien le agradeció.

Tampoco tardó mucho Sebastián Castella en pasaportar al segundo, otro toro vacío de todo con el que hasta el público le apremió para entrar a matar. En cambio, se extendió con el quinto en una faena cargada de tiempos muertos ante un toro que antes de que el francés cogiera la muleta ya habían tirado al suelo David Mora, en un quite, y Ponce, durante el tercio de banderillas.

Fue el último de Castella un trasteo anodino con el mismo número de aciertos técnicos que de desajustes, y que se extendió en un arrimón sin mucho sentido ante un toro tan apagado como el entusiasmo de la gente a esas alturas de la corrida. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Solitaria y benévola oreja para Ponce en una tediosa tarde de toros inválidos