PREMIUM  SALUD

Las pruebas de intolerancia alimentaria se ponen de moda

Los test o pruebas de intolerancia alimentarias son una tendencia al alza entre los ciudadanos, y como cada principio de año, la pérdida de peso se convierte en la obsesión de muchas personas. Para ello recurren a dietas que, en muchos casos generan más problemas que alegrías.

Comida sana, dieta, ensalada.
Comida sana, dieta, ensalada.  

Un problema muy común entre los que optan por soportar el hambre aparece en los niveles de energía del organismo; en el carburante de las células. Estas no logran alcanzar el nivel suficiente, provocando migrañas y alterando el estado anímico, transmutándolo a irascible.

Las pruebas alimentarias se han convertido en un fenómeno entre la población, pudiéndose realizar en gran cantidad de farmacias. Mediante la extracción de sangre e incluso a través de la saliva, informan de qué alimentos resultan intolerantes, aconsejando la eliminación de éstos de las dietas. Muchos de los que deciden perder peso a principios de año optan por hacerse una prueba alimentaria, ya que, gracias a esta, se pueden eludir diversos problemas, como el exceso de peso, jaquecas o dificultades en el aparato digestivo, además de ponerse como meta el mantener una dieta sana y equilibrada.

¿En qué consiste un test de intolerancias alimentarias?

Mediante un test de intolerancia alimentaria, en teoría, se consigue detectar una clase de proteínas que reciben el nombre de inmunoglobulinas G (IgG). Estas proteínas se originan ante la reacción a los alimentos que, supuestamente, ocasionan estas intolerancias. Una vez identificados qué alimentos son los causantes del problema, se excluyen de la dieta, haciendo desaparecer los presuntos síntomas de malestar. No obstante, según la voz de diversos Profesionales Dietistas Nutricionistas, estos test no son aptos para cambiar la alimentación de las personas. Por lo que recomiendan en todo momento que el régimen nutricional a seguir esté bajo la supervisión de un profesional.

¿Por qué no son fiables estas pruebas?

En primer lugar se debe averiguar si se trata de una alergia o de una intolerancia. Asimismo, debemos ser conscientes de que estos test dicen garantizar probables intolerancias de nuestro sistema digestivo a más de 500 alimentos distintos. Algo razonablemente imposible, debido a lo complejo que resulta realizar una prueba sobre un alimento en concreto. Primeramente deben ser descartados mediante un reconocimiento médico, patologías como apendicitis o molestias de Crohn.

En caso de alergia, se examinarían el nivel de inmunoglobulina IgE específica, análisis epidérmicos, así como la muestra a un determinado alimento bajo un seguimiento controlado. De igual modo, una prueba sometida bajo supervisión médica contaría con métodos como el del hidrógeno espirado. Gracias a este método, se pueden comprobar los niveles de tolerancia a sustancias como la lactosa o la fructosa. También, son utilizados otros tipos de análisis como el de heces.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las pruebas de intolerancia alimentaria se ponen de moda