• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 02:13

 

 
 

SEGURIDAD VIAL

Las principales funciones de los cristales de un coche

Los cristales de un coche son imprescindibles para proteger a los ocupantes del vehículo durante cualquier trayecto y en cualquier situación.

Un coche ARVHIVO
Un coche ARVHIVO

Los cristales de tu vehículo deben ser capaces de proporcionarte la máxima seguridad tanto en viajes cortos como largos e incluso en situaciones meteorológicas adversas como nieve, lluvia o granizo.

Además, los cristales son fundamentales para mantener la resistencia de la estructura del vehículo en caso de accidente e incluso son un elemento imprescindible para evitar el hundimiento del techo si se produce un vuelco del coche. Empresas como Carglass están especializadas en la instalación de todo tipo de lunas en vehículos y pueden ayudar a proporcionar esa seguridad necesaria para los cristales de cualquier coche.

La seguridad ante todo

La mayoría de la información que recibe un conductor se logra gracias al parabrisas del vehículo. A través de los cristales y los retrovisores el conductor podrá ver las señales de tráfico, los carteles en las carreteras o las potenciales situaciones de peligrosidad.

Un parabrisas sucio o en mal estado será siempre un problema para cualquier conductor y puede provocar un accidente. Por eso es importante mantener nuestros cristales siempre en buen estado para una conducción segura.

Además, el parabrisas sirve de apoyo al airbag del acompañante ya que al desplegarse sufre una gran presión. Los cristales tienen que ser capaces de resistir esa presión para aportar la seguridad necesaria en caso de accidente.

El parabrisas aloja a sensores como las cámaras de los sistemas ADAS o los de lluvia y luz que ya llevan incorporados muchos vehículos en la actualidad. Los innovadores sistemas ADAS pueden advertir de situaciones importantes para el conductor como, por ejemplo, un cambio involuntario de carril.

Si nuestro coche lleva incorporado estos modernos sistemas hay que tener en cuenta que si se va a cambiar el parabrisas porque se haya roto o haya tenido cualquier otro percance, siempre hay que recurrir a un profesional para montarlos y volver a recalibrar los sensores. La seguridad de nuestro coche depende en muchas situaciones del correcto estado de nuestros cristales.

Garantizar la visibilidad del vehículo

El parabrisas y los demás cristales de nuestro coche son fundamentales para proteger a los ocupantes del vehículo de los rayos UV. Una protección importante para los ocupantes de las plazas delanteras del coche como el conductor y el copiloto que se encuentran siempre más expuestos a estos nocivos rayos.

Muchos cristales ya llevan también en la actualidad una protección térmica que logra que los ocupantes del vehículo sientan menos calor. Aunque tengamos aire acondicionado, resulta muy práctico ya que esta protección térmica rebaja considerablemente la sensación de calor dentro del coche.

Incluso algunos modelos de cristales pueden ayudar a evitar el incómodo empañado de los cristales. También pueden mejorar el deshielo sin tener que recurrir a la típica rasqueta. Seguro que más de una mañana de invierno nos encontraremos con nuestros cristales cubiertos por una fina capa de hielo. Gracias a este avance técnico no tendremos que empezar el día rascando el hielo de nuestro parabrisas o la luna trasera. Un sistema térmico muy práctico en situaciones meteorológicas adversas que suele consistir en una malla de hilos integrados en el cristal que se encarga de transmitir el calor al cristal.

Mejorar el aislamiento acústico

Los ruidos externos e internos también pueden influir en la seguridad de un vehículo porque pueden afectar a la conducción al poner nervioso al conductor.  Para muchos conductores es importante poder mantener una concentración máxima al volante en todo momento.

Muchos parabrisas ya poseen ese aislamiento acústico que ayuda a que el conductor se concentre y a que los acompañantes se sientan más cómodos.

Gracias a este aislamiento acústico se logra reducir bastante el ruido dentro del coche lo que mejora la audición de las conversaciones. Puede incluso rebajar el molesto ruido de la lluvia u otros ruidos que pueden molestar al conductor en un momento dado. Los cristales son un elemento imprescindible para mantener la seguridad del coche gracias a su aislamiento lumínico, térmico y acústico.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las principales funciones de los cristales de un coche