• miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:22

 

 
 

FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

La navarra Julia Juaniz recibirá un premio a toda su carrera: “No es el fin, quiero trabajar toda mi vida”

La montadora, nacida en Arellano, va a recibir el premio Zinemira por sus más de 60 películas con algunos de los directores más importantes del cine español.

La montadora navarra Julia Juaniz recibirá el premio Zinemira en el Festival de Cine de San Sebastián Foto ZINEMALDI
La montadora navarra Julia Juaniz recibirá el premio Zinemira en el Festival de Cine de San Sebastián. Foto ZINEMALDI

Por sus manos está pasando el popular actor John Travolta. Ella es quien se encarga de cortar cada una de sus frases, desmenuzarlas y unirlas mediante la mejor combinación posible para tener lista la versión definitiva de la película que los espectadores acabarán viendo en el cine.

Julia Juaniz (Arellano, 1956) se encuentra acabando de montar 'Trading paint', la nueva película protagonizada por Travolta, mientras prepara las obras que expondrá este otoño en la muestra artística 'Ciutat Vella Oberta', en Valencia.

Este martes, la montadora y artista audiovisual hará un alto en sus trabajos para recoger en San Sebastián el premio honorífico Zinemira entregado por el festival internacional de cine y las asociaciones de productores EPE/APV e IBAIA. Con este galardón, sus compañeros quieren reconocer toda su trayectoria de más de 60 películas con directores de la talla de Carlos Saura, Víctor Erice o Daniel Calparsoro.

Juaniz, que reconoce sentirse emocionada por la oportunidad de encontrarse con viejos amigos gracias a la entrega de este premio, se muestra inquieta por seguir explorando los límites del arte y se define a sí misma como ciudadana del mundo.

Vivo donde me salen las películas, me da igual que sea Estados Unidos, México, Argentina o España”, se sincera Julia Juaniz. Entre sus escalas también tiene tiempo para visitar a su madre en Arellano, el pequeño pueblo de algo menos de 200 habitantes que le vio nacer.

¿Cuándo empezó tu pasión por el cine?

Al nacer en un lugar tan pequeño como Arellano, el cine que teníamos en el pueblo era una de nuestras mayores diversiones. En mi casa nos gustaba mucho ir a ver las películas y casi desde pequeña supe que me quería dedicar a hacer cine, pero no era como ahora, no había escuelas ni centros donde formarse.

¿Y cómo conseguiste hacer de esa afición tu profesión?

Empecé a estudiar Medicina en Zaragoza, pero luego me fui a Londres a aprender inglés y a estudiar fotografía. Cuando volví a España, en 1986, se estaban empezando a rodar bastantes películas en el País Vasco y probé a meterme en este mundo.

¿Fue complejo hacerte hueco en el cine? ¿Cómo recuerdas esos inicios?

El productor José María Lara me presentó para un rodaje que se iba a hacer en Pamplona y empecé de meritorio en 'La monja Alférez', del director Javier Aguirre. Tenía mis estudios de fotografía, pero en aquella época no había mujeres grabando, así que me pasaron a la sala de montaje con una cinta de Imanol Uribe. De Bilbao pasé a Madrid y me fui especializando en montar películas.

¿Era más difícil para una mujer hacerse hueco en un mundo eminentemente masculino?

Curiosamente yo creo que en los años 90 había más mujeres montadoras; ahora quedamos menos. Sí es cierto que hay oficios que resultan más inaccesibles para nosotras y especialmente llegando a una edad en la que por ser mujer se te van cerrando puertas.

Has trabajado con decenas de directores, nacionales e internacionales. ¿A quiénes consideras como tus maestros?

Siempre le estaré agradecida a Javier Aguirre, porque fue quien me dio mi primera oportunidad. Y por supuesto también a Basilio Martín Patino, Carlos Saura y Víctor Erice. Antes de empezar a montar mi primera película había montado ochenta cortos, pero ellos llegaron muy al principio de mi carrera y para mí supusieron un avance, una fuente de la que aprender muchísimo.

¿Sigue aprendiendo cada día?

Es importante mantener tu instinto y tu búsqueda, ver mucho cine, leer libros, preocuparte por aumentar tu cultura general y sobre todo vivir la vida para poder hacer películas. Yo siempre he tenido esa curiosidad y la sigo teniendo. Para mí este premio, aunque sea a toda una carrera, no significa que es el fin. Yo quiero trabajar toda la vida la vida y seguir aprendiendo cada día, mantengo intacta esa curiosidad.

¿Has tenido que lidiar con muchos egos creativos en la sala de montaje para acabar de dar forma a sus películas?

Creo que como montadora te tienes que adaptar a cada director y a su forma de trabajar. Luego es  conveniente generar un buen clima de trabajo y permitir que surja el diálogo. Sabes que la última palabra la va a tener el director o en todo caso el productor, pero nuestro trabajo es intentar que salga la mejor película posible.

Entonces, la sala de montaje es ese lugar definitivo donde acaba de 'parirse' la película.

Sí. Hay gestos que se han rodado y han resultado perfectos, pero en montaje se tienen que integrar y acabar de dar forma a toda una estructura. Cambiamos secuencias de sitio, cortes de escenas..., y si cambiamos es porque creemos que funciona mejor. Sí, se escribe un último guión.

Además de montadora, tienes otra faceta artística a través de exposiciones de videoarte. ¿Es otra forma de sacar esa creatividad que llevas dentro?

A mí el mundo del arte me gusta mucho: pintar celuloide y poder hacer cuadros, instalaciones o proyectarlo; hacer videoarte, que es como hacer cine pero en píldoras pequeñitas... El cine experimental también me interesa mucho. Me gusta investigar formas de narrativa nueva y me van saliendo exposiciones con las que disfruto mucho. En los momentos de parones entre película y película, es otra forma de canalizar la creatividad a través de otros campos. Yo quiero ir por esos caminos experimentando con el arte y probando cosas nuevas.

¿Cómo te sentiste cuando supiste que te daban el premio honorífico Zinemira?

Primero sorpresa y después un tremendo agradecimiento. La realidad es que no piensas que vayas a recibir un premio así a toda una carrera. Estoy muy agradecida por este reconocimiento y con muchas ganas de reencontrarme con viejos amigos que van a estar ahí; será un momento muy especial en el que espero estar tranquila y poderlo disfrutar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La navarra Julia Juaniz recibirá un premio a toda su carrera: “No es el fin, quiero trabajar toda mi vida”