PREMIUM  LIBROS

El escritor Javier Manjón: "Nadie que haya alcanzado sus sueños ha sido una persona realista"

El autor publica su nueva novela, "El prestamista de sueños", editada por Caligrama.

El autor, Javier Manjón, junto con la portada de su libro, El prestamista de sueños. CEDIDA
El autor, Javier Manjón, junto con la portada de su libro, El prestamista de sueños. CEDIDA  

La capacidad para soñar es uno de los grandes regalos que nos ofrece la vida, pero nadie tiene la absoluta certeza de poder alcanzar un sueño y, a veces, ni tan siquiera evidencias de que ese sueño sea real. Por eso resulta clave que podamos definir nuestro propósito, saber que no se trata solo de una fantasía, sino de aquello que queremos de verdad, y que lo deseamos con toda nuestra alma.

Como dijo Gabriel García Márquez, el célebre escritor y premio Nobel de Literatura: «No es verdad que la gente deja de perseguir sus sueños porque envejece, envejecen porque dejan de perseguir sus sueños». Pero ¿cómo identificar nuestro propósito en la vida? Y lo que es, si cabe, más importante, ¿qué debemos hacer para alcanzarlo?

Estas grandes incógnitas son las que el autor Javier Manjón trata de desvelar en su nueva novela El prestamista de sueños (Caligrama). El fabuloso viaje que emprende Rashid, un niño nómada que vive con su familia en el desierto, es el germen de una increíble historia que se desarrolla bajo el hechizo que impregna los reinos de la antigua Persia.

El pequeño protagonista decide buscar a un enigmático maestro, que habita en tierras lejanas, al que algunos comerciantes dicen conocer como «El prestamista de sueños». El niño, firmemente convencido de su existencia, considera que este es el único modo de lograr que su padre recobre la ilusión al descubrir cuál es el verdadero propósito de su vida.

Esta gran hazaña llevará al lector a transitar por ciudades tan mágicas como Jerusalén, Damasco, Babilonia o Samarcanda, lugares únicos en los que conocerá a un gran elenco de personajes: mercaderes, pastores, artesanos o criados le irán exponiendo su particular visión del mundo y de la universal búsqueda de un sueño.

Durante la última etapa de su aventura, el muchacho tendrá la oportunidad de conocer a uno de los más grandes mercaderes de Persia. Las enseñanzas de este mentor y la cautivadora atmósfera que los rodea incitan a la reflexión, al crecimiento y al desarrollo personal.

¿Por qué una novela acerca del propósito?

Este es un misterio que siempre me ha inquietado: conocer la razón fundamental por la que algunos hombres y mujeres llegan a conectar con el verdadero propósito de sus vidas, mientras que otros, sin embargo, nunca llegan a saberlo. A lo largo de todos estos años, he observado y analizado qué aspectos diferencian a aquellos que persiguen sus sueños con determinación y qué actitudes, enfoques o planteamientos desarrollan ante la vida. Atletas, artistas, empresarios o emprendedores, directivos o estudiantes… Ellos me han mostrado las claves y me han impulsado a escribir esta emocionante novela.

Descifrar el significado de la expresión «propósito de vida» parece una labor compleja.

En efecto, lo es. Algunas personas sienten que el propósito es algo ligado a la relación que mantienen con sus familias o amigos. Otras, sin embargo, creen que está íntimamente conectado con la vocación, es decir, con la inclinación a un estado, una profesión o una carrera. Pero también son muchos los que buscan en este la realización de un sueño, un deseo o un proyecto que otros consideran inalcanzable. En definitiva, puede que existan tantas formas de entender el propósito como personas en el mundo. A lo largo de nuestra vida, casi todos hemos experimentado situaciones en las que nos hemos sentido realmente inspirados, momentos en los que parecíamos estar guiados por una conexión mágica con la actividad que estábamos desarrollando, una labor para la que parecíamos haber nacido.

En la obra afirmas que cada uno de nosotros tenemos un propósito único.

Así es, aunque no es sencillo identificarlo. Ahondar en el verdadero propósito de tu vida supone un importante ejercicio de reflexión personal. Debes definir cuáles son tus propios valores, así como tomar conciencia de tus recursos y capacidades, tanto los que afloraron en tu niñez como aquellos que has adquirido con los años. A partir de ese momento debes agregar un término más a la ecuación: qué asuntos de la vida consideras verdaderamente importantes, aquellos que te impulsan a tomar decisiones y actuar con determinación; aquellos que dejarán una huella positiva en las personas que te rodean y, de manera consecuente, en la sociedad y en el planeta. Una vez clarifiques estas cuestiones, también tu propósito se volverá nítido. Será entonces el momento de establecer metas y de empezar a trabajar en ellas. Será entonces cuando volverás a perder la noción del tiempo, cuando de nuevo brote la pasión, cuando te invada una sensación de plenitud y felicidad, un estado necesario para superar los grandes desafíos que también encontrarás durante el camino. Será entonces cuando definitivamente compartirás tu propósito con toda la humanidad.

El propósito es un concepto intemporal… ¿Qué te ha impulsado a escribir la novela en este momento?

Estamos viviendo un cambio de época y esto supone un enorme reto; un desafío ante el que personas y organizaciones se enfrentan de un modo muy distinto. La humanidad deja atrás un periodo histórico y se dispone a afrontar el inicio de otro diferente: un tiempo nuevo y desconocido que aún está por llegar. Es cierto que la tecnología es asombrosa y que jugará cada vez un papel más importante en nuestras vidas, pero la tecnología no es el futuro: lo somos nosotros. Creo, por tanto, que en este tiempo es nuestro deber comenzar a pensar como una sola civilización y expandir el concepto de igualdad y propósito a todos los seres humanos, así como a las diferentes organizaciones de las que formamos parte.

Señalas que también las empresas han de tener un propósito. ¿Cómo definirías este concepto?

El propósito es la principal razón de ser de una organización, aquello que responde sin titubeos a esta pregunta: ¿por qué y para qué estamos en el mercado? Ahora más que nunca las empresas han de ser capaces de atraer y fidelizar el talento y, para ello, han de proporcionar a sus empleados un gran propósito compartido. Todos, especialmente los más jóvenes, queremos trabajar por algo más grande que un producto, más grande que una marca, más grande incluso que nosotros mismos. Deseamos trabajar por algo que contribuya de un modo tangible a la mejora y el bienestar de nuestra comunidad, de nuestra sociedad y de nuestro planeta. Y esto no ha de ser solo un discurso vacío, sino más bien al contrario: debe integrarse en el propio ADN de la organización, en todas las actuaciones que lleven a cabo las compañías.

Sin embargo, la novela está protagonizada por Rashid, un gran desafío para un niño...

Como dijo Muriel Rukeyser, poetisa y activista política norteamericana, «el mundo está hecho de historias, no de átomos», y los niños, concretamente, están hechos de sueños. Nuestra influencia en ellos es mucho más importante de lo que podamos pensar. La novela nos enseña que debemos respetar sus ilusiones e ideales y acompañarlos durante el camino para que los alcancen. Esto los ayudará a formarse como personas y como profesionales, comprenderán los conceptos de trabajo y esfuerzo y logrará que tengan una mayor firmeza ante la frustración y una mayor resiliencia. Considero que tener sueños y proponerse metas es una de las habilidades más importantes que podemos enseñar a nuestros hijos, a los hombres y mujeres del mañana.

Por último, ¿qué esperas de esta novela? ¿Cuál es tu propósito?

Espero que los lectores decidan regalarme un pedacito de su preciado tiempo y que la increíble historia del joven Rashid circule por su imaginación como el agua de un gran manantial, empapando y dando vida a todo aquello que encuentre en su camino. Y deseo, por supuesto, contribuir a que personas y organizaciones den una respuesta definitiva a estas trascendentales preguntas, lo que supondrá el impulso decisivo para que su tiempo cobre sentido y, con él, su propia existencia. No somos el producto de las circunstancias, sino, fundamentalmente, el resultado de nuestras decisiones.

Descarga aquí los dos primeros capítulos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El escritor Javier Manjón: "Nadie que haya alcanzado sus sueños ha sido una persona realista"