• martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 19:54

 

 
 

CINE

Ethan Hawke, Premio Donostia: “En este negocio si no puedes soportar el fracaso, no podrás lidiar con el éxito”

El actor ha demostrado que está lejos de ser una estrella caprichosa y ha analizado en profundidad su dilatada carrera que acaba de ser reconocida.

Sábado 17 en el festival de cine de San Sebastián, la película que presenta Ethan Hawke se proyectó el día anterior en los cines Príncipe y durante esta mañana en el Kursaal. El actor presenta Los 7 Magníficos, el remake de Kurosawa. Sobre esta nueva versión del western dice que seguramente le gustaría a Donald Trump hasta que se diera cuenta de que el malo de la película es igualito a él. El actor, guionista y director se mueve perfectamente entre películas comerciales como ésta y experimenta con películas pequeñas. Precisamente, por estas últimas ha tenido sus mayores reconocimientos, fue nominado al Oscar a Mejor Guionista por Antes del Anochecer (2012) y a Mejor Actor Secundario por su trabajo en Boyhood (2014).

Durante la rueda de prensa el actor ha respondido extensivamente a todas las preguntas haciendo profundas y sinceras respuestas sobre temas como su carrera y sus ambiciones.

Empezando por sus inicios, su primera película fue Exploradores (1985) y nos cuenta cómo el resultado comercial de esa película fue un duro golpe para él, pero que a la larga  le vino bien “si no sabes aguantar un fracaso en este negocio, no sabrás lidiar con el éxito (…) Me costó un tiempo recuperarme de esa película, pasaron años hasta que tuve el valor de hacer audiciones de nuevo. Y ahora están pensando en hacer un remake (ríe), si dejas algo en el mercado el tiempo suficiente, a la gente le acaba gustando todo”.

Después vino El Club de los Poetas Muertos (1989) de Peter Weir, que tuvo la respuesta contraria, el mensaje de Carpe Diem, aprovecha el momento,  enamoró a todo el mundo. “Cuando he entrado en la sala con todos los periodistas me he acordado de cuando fui a Japón a presentar El Club…, Robin (Williams) no pudo y me mandaron a mí, era mi primera conferencia y no tenía nada que decir. Ahí estaba yo, con 18 años y rodeado de cientos de periodistas. Una locura”.

El premio que le dan es el de la Concha Honorífica por una carrera formidable, con una presencia constante en el cine de calidad: “Algo muy importante en esta profesión y que no te enseñan en ninguna escuela de arte dramático es cómo elegir los proyectos, es difícil encontrar tu propia voz y cuanto más mayor te haces y más ocupado estás, más difícil es, pero tienes que hacerlo porque si te mantienes demasiado en el cine más corporativo por ejemplo, es fácil que con el tiempo olvides cuál era tu objetivo en un principio, claro que  a la vez quiero seguir jugando en primera línea. Uno se siente muy bien cuando ve  que haces algo para el gran público, cuando la gente disfruta con lo que haces y muy mal cuando te alaban por algo que no te gusta. Ese es el  motivo por el que mucha gente famosa se emborracha o se droga hasta morir. Las exigencias del público llevan a los estudios a comercializar a un artista y eso ha acabado con mucha gente joven en el negocio del espectáculo”.

Incide en el tema de las elecciones y la importancia de mantenerse fiel a uno mismo  “Un actor es tan bueno como las oportunidades que se le cruzan, no hay respuesta correcta a la hora de elegir un proyecto. El producto final depende mucho de lo que tú puedas ofrecer, he tenido muchos momentos en los que mucha gente me decía que no  hiciera ciertas películas, pero sabía que yo tenía algo que aportar  pero esa misma gente no sabía el valor añadido que yo pudiera sacarle.”

Otra de sus películas típicas es Colmillo Blanco cuando todavía era muy joven.  “Recuerdo que cuando me ofrecieron hacer Colmillo Blanco (1991), a todo el mundo le encantó la idea, a mi madre, a mi agente… El problema es que  ninguno de ellos  tuvo que sentarse en Alaska durante 9 meses  entrenando  perros (empieza diciéndolo serio y acaba riéndose). Fue la primera vez que me di cuenta de que solo yo podía tomar las decisiones.”

Sobre la versatilidad de géneros menciona que su amor por el cine es total, que le gustan todo tipo de películas, el único que no le gusta es aquel en el que ves que ninguno de sus responsables ha puesto nada de ellos mismos en el proyecto, “cada vez que hago una película con un gran estudio y además es una que  a mí me gustaría ver, es una victoria para mí”.

El actor ha trabajado con diferentes tipos de directores, desde leyendas como Sidney Lumet hasta con nuevos directores, “para mí es un placer trabajar con directores diferentes, no tiene nada que ver trabajar con Amenábar que con Cuarón. Sidney Lumet llegó a trabajar con Marlon Brando, pertenecía a una generación totalmente diferente a la mía y aún así yo tuve el placer de trabajar con él cuando ya llevaba muchos años en la Industria  en Antes de que el diablo sepa que has muerto” (2007).

Cuando habla de sus ambiciones dice directamente que le encantaría que la próxima vez que venga a San Sebastián fuese para presentar una película como director y otra de sus grandes aspiraciones es enseñar a actuar a jóvenes y poder compartir la ilusión de alguien que acaba de empezar.

“Una de las cosas que más me gusta de los festivales es que realmente celebran el cine, hay tanto en el negocio del cine que celebra la cantidad de dinero ganada, aquí es la calidad del film”. A la hora de hablar del premio que recibe lanza una mirada sobre su futuro “Mi idea es que los próximos treinta años sean más relevantes y más decisivos que los últimos treinta, es algo que decía mi padre y que comparto totalmente”.

Personalmente ha sido todo un descubrimiento verle hablar durante más de media hora. Siempre me había parecido un actor que no se encasillaba y que elegía siempre proyectos diferentes como Gattaca o Predestination pero oirle hablar, la manera tan próxima con la que se refería al público y la honestidad a la hora de hablar de la vida, del éxito y del fracaso me han resultado fascinantes. La pasión con la que habla del cine y de la vida contagian una energía espacial. Me ha parecido una persona sencilla pero con muchas ganas de aportar sus ideas y su talento.

Traíler: https://www.youtube.com/watch?v=LV2QK-scQ1I


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ethan Hawke, Premio Donostia: “En este negocio si no puedes soportar el fracaso, no podrás lidiar con el éxito”