PREMIUM  GASTRONOMÍA

El consejo de la alcachofa de Tudela se renueva y desvela los secretos para no confundir este manjar

Los consejos reguladores de las DOP o IGP tienen como principales funciones difundir y promover sus productos entre los consumidores resaltando sus cualidades.

Guillermo Agorreta, presidente del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Alcachofa de Tudela. CEDIDA
Guillermo Agorreta, presidente del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Alcachofa de Tudela. CEDIDA  

El nuevo Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Alcachofa de Tudela, una de las marcas de calidad amparada bajo la enseña Reyno Gourmet, se constituyó la semana pasada tras las elecciones celebradas el pasado 16 de abril.

Como presidente repite en el cargo Guillermo Agorreta, agricultor de Fontellas cuya trayectoria laboral ha estado siempre ligada a la producción y comercialización de hortalizas y que, a pesar de su juventud, cuenta con una amplia experiencia en el sector agroalimentario y una dilatada visión del mismo.

La vicepresidencia la ostentará Jaime Castel-Ruiz, perteneciente a una conocida familia de agricultores con mucha experiencia en la producción de frutas y verduras, y especialmente de alcachofa.

Además, como vocales del sector productor estarán en el Consejo Regulador Serafín Osta y Jaime Cornago; por parte del sector de los comercializadores: Raquel Sesma de AN S. Coop y Susana Pardo de SAT Nº562 NA – Frutas y Verduras Castel-Ruiz; y por parte de las conserveras: Pedro Luis Antón de Conservas Pedro Luis y José Luis Medrano de Impex Medrano.

La representante del Gobierno de Navarra será Isabel Pascual, y la Secretaría del Consejo Regulador continúa recayendo en manos de Ana Juanena.

Los consejos reguladores de las DOP o IGP tienen como principales funciones difundir y promover sus productos entre los consumidores resaltando sus cualidades, proteger el nombre amparado y llevar los registros de los operadores inscritos, y además en algunos casos llevar a cabo directamente el control de los productos acogidos, y certificar que se han producido conforme al pliego de condiciones que lo regula.

En el caso de la IGP Alcachofa de Tudela, el control y la certificación se lleva a cabo desde la Unidad Técnica INTIA Certificación, que realiza el control y certificación de productos agrícolas, alimenticios, vitivinícolas o bebidas espirituosas regulados por normativas públicas de calidad diferenciada (Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas, normativas públicas específicas, etc...), conforme a lo establecido en la norma UNE-EN ISO/IEC 17065.

Las producciones adscritas a la IGP Alcachofa de Tudela son exclusivamente de la variedad “Blanca de Tudela”. Es fácilmente reconocible ya que las cabezas son redondeadas y ligeramente elípticas, sus hojas muy apretadas y no se unen en el ápice dejando ver un orificio circular característico.

La garantía de que se trata de la verdadera Alcachofa de Tudela se encuentra en la etiqueta y contraetiqueta, tanto si se consume en fresco como en conserva, que contiene el símbolo de la IGP y la numeración del Consejo Regulador.

Para poder ser acogidas por la Indicación Geográfica Protegida, las alcachofas comercializadas en fresco deben responder a las categorías comerciales Extra y Primera, pudiendo pertenecer a dos niveles de calibrado: alcachofas de entre 60 y 90 mm y alcachofas de más de 90 mm.

La presentación puede hacerse:

Alcachofas con tallo y hojas. El tallo puede medir hasta 18 cm de longitud y presentar 1 ó 2 hojas enteras. Se venden por docenas.

Alcachofas sin tallo. El tallo no debe sobrepasar los 10 cm de longitud, sin hoja alguna. La venta se hace por kilogramos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El consejo de la alcachofa de Tudela se renueva y desvela los secretos para no confundir este manjar