• miércoles, 28 de julio de 2021
  • Actualizado 12:47

 

 
 

TERRORISMO

Las víctimas de ETA se encaran con Bildu por los 'ongi etorris' en Navarra

"De poco vale acudir por la mañana a un acto en memoria de Tomás Caballero si por la tarde se dice que su asesino, Patxi Ruiz, es un preso político, no es coherente, no es decente", han explicado.

Bakartxo Ruiz (EH Bildu) habla con Inma Jurio (PSN) minutos antes de comenzar la sesión de trabajo en el Parlamento. PABLO LASAOSA
Bakartxo Ruiz (EH Bildu) habla con Inma Jurio (PSN) minutos antes de comenzar la sesión de trabajo en el Parlamento. PABLO LASAOSA

Representantes de la Asociación Gogoan-Memoria Digna, la Fundación Fernando Buesa y Elkarbizi han afirmado este miércoles en el Parlamento de Navarra que los homenajes a terroristas de ETA o a colaboradores que han sido excarcelados son "incompatibles" con la convivencia.

En una comparecencia solicitada por todos los grupos parlamentarios salvo EH Bildu, las tres asociaciones han presentado el documento 'Los victimarios en el espacio público', documento en el que reclaman que se termine con "los homenajes públicos a los presos" y que los ayuntamientos "garanticen que en los espacios públicos de sus municipios no puedan darse mensajes que idealicen a los miembros de ETA y que estén llenos de iconografías de presos de ETA". También plantean que se impulsen foros para que los lugares públicos en los municipios sean espacio con mensajes a favor de la convivencia y la memoria democrática.

Eduardo Mateo, representante de la Fundación Fernando Buesa, ha afirmado que "la convivencia real se construye sobre la base de un escenario en el que los victimarios no sean considerados héroes y los recibimientos que se hacen a los presos que han cumplido sus condenas no son solo muestras de cariño, son actos que se hacen en espacios públicos acompañados por liturgias festivas, con aplausos, pancartas y mensajes que elogian y apoyan la trayectoria de las personas que han estado presas por cometer o ayudar a cometer crímenes".

Así, Mateo ha asegurado que "estos actos son ética y moralmente inadmisibles; una acogida afectiva por parte de familiares y amigos se puede hacer en el ámbito privado, pero hacerlo de esa manera, pública y notoria, es demoledor para las víctimas del terrorismo". "Es indignante escuchar a quienes organizan y apoyan estos actos que la única intención es dar muestras de cariño. Estos actos son humillantes y hacen mucho daño a las víctimas", ha afirmado.

Así, el representante de la Fundación Fernando Buesa ha advertido de que, "acabado el terrorismo de ETA, la justificación de sus acciones y el respaldo social que tuvo siguen presentes manteniendo una épica en torno a la violencia que es indigna y que además es un modelo muy nocivo para las nuevas generaciones".

Según ha señalado, "de poco vale acudir por la mañana a un acto en memoria de Tomás Caballero -concejal de UPN asesinado por ETA- si por la tarde se dice que su asesino, Patxi Ruiz, es un preso político, no es coherente, no es decente".

Por su parte, Jesús Arteche, de la Asociación Elkarbizi, ha afirmado que "el reto de la paz y la convivencia exigen tiempo, voluntad y un gran trabajo ético, y es imprescindible la deslegitimación social, algo incompatible con que los malhechores o colaboradores tengan un homenaje o ensalzamiento de su imagen o trayectoria de forma pública, la verdadera convivencia se basa en un escenario en el que los victimarios no sean considerados como héroes".

Arteche ha afirmado que "es totalmente legitimo estar en contra de una política penitenciaria de alejamiento o reivindicar el acercamiento de cualquier preso, pero es muy diferente que se considere como mártires de nuestro pueblo a quienes expandieron la muerte y el sufrimiento y destruyeron las bases de la convivencia, y se les reciba como si fueran modelo de algo".

Joseba Eceolaza, de la asociación Gogoan-Memoria Digna, ha afirmado que "todos los procesos postviolencia son complejos porque requieren abordar muchísimas cuestiones, porque la violencia lo primero que hace es romper la vida y romper el tejido social, y quienes han ejercido la violencia y quienes han defendido ejercerla se tienen que mirar al espejo, y no hacerlo retrasa muchas de las tareas que necesitamos".

El portavoz de Navarra Suma, Iñaki Iriarte, ha afirmado que su grupo tiene "muchas coincidencias" con las posiciones de estas asociaciones, "en primer lugar la conciencia de que la desaparición del terrorismo fue una excelente noticia, pero también la conciencia de que la normalización va a llevar más tiempo". "Si queremos que se supere la situación, quien fue en el mismo tren de ETA tiene que llevar a cabo cambios en su discurso", ha dicho.

En la misma línea, la portavoz del PSN, Inma Jurío, ha asegurado que "para trabajar en la convivencia es necesario tender puentes, pero son otros los que hoy deben cruzar esos puentes". "No caben reconocimientos en los que se crea el ideario de que aquellas personas que han cumplido penas de prisión por delitos relacionados con la banda terrorista ETA son recibidas como si fueran héroes, porque estamos transmitiendo a las generaciones futuras que eso estuvo bien", ha señalado.

El portavoz de Geroa Bai, Jabi Arakama, ha afirmado que su grupo comparte las principales líneas del documento presentado por las asociaciones y ha defendido "la necesidad de terminar con los homenajes públicos a presos de ETA para acabar con la revictimización a la que se somete a las víctimas, para avanzar en la convivencia y en la transmisión de valores éticos a la sociedad". "Los recibimientos deben hacerse en el ámbito privado", ha destacado.

La portavoz de Podemos, Ainhoa Aznárez, ha valorado el trabajo presentado por las tres asociaciones, con el que su grupo coincide en la "deslegitimación de la violencia", y ha destacado que el Gobierno foral está preparando ya el primer Plan Estratégico de Convivencia de Navarra, aunque ha lamentado que Navarra Suma no esté participando de la elaboración de este plan. "Todas tenemos una senda dibujada que es la cultura de paz", ha señalado.

Por parte de I-E, Marisa de Simón ha compartido todo el documento elaborado por las tres asociaciones y ha avanzado que trasladará las propuestas recogidas en él a mociones en el Parlamento foral y en los ayuntamientos. "No caben actos públicos que revictimicen a las víctimas de ETA, es evidente. Actos públicos de este tipo son demoledores no solo para las víctimas sino para una sociedad que pretende avanzar", ha señalado.

Por último, la portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha afirmado que el debate suscitado por las tres asociaciones tiene algo de "artificial o forzado" y se ha preguntado "cuándo se ha producido en Navarra el último ongi etorri". "En algunos casos se enciende una alarma social, pero si miramos la situación de Navarra, ¿cuándo fue por última vez un hecho de ese tipo?", ha planteado. Según ha defendido, "cuando un preso vuelve a su casa y es acogido por su entorno es una muestra del buen enraizamiento de esa persona". "En esas acciones no se homenajea a algo, ni se hace mucho menos un ensalzamiento de la violencia. Pensamos que no hay ninguna intención de humillar a víctimas", ha afirmado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las víctimas de ETA se encaran con Bildu por los 'ongi etorris' en Navarra