POLÍTICA

Rapapolvo de Sayas (UPN) al ministro Illa por el coronavirus: "Tenemos un mando único sobrepasado y caótico"

El portavoz de UPN en el Congreso ha solicitado test masivos, en especial para sanitarios, y un plan de actuación para residencias de ancianos. 

Sergio sayas y el ministro  Salvador Illa, en el Congreso de los Diputados.
Sergio sayas y el ministro Salvador Illa, en el Congreso de los Diputados.  

El portavoz de UPN en el Congreso de los Diputados, Sergio Sayas, ha urgido este jueves al ministro de Sanidad, Salvador Illa, al abastecimiento de test tanto a sanitarios así como a fuerzas de seguridad y ciudadanos en general.

Sayas ha intervenido ante el ministro durante la comisión de Sanidad del Congreso, en donde el ministro ha acudido para actualizar la información con la que cuenta el Gobierno sobre el Covid-19 y la aplicación de las medidas anunciadas por su departamento.

Sayas ha asegurado que la gestión del ministerio está siendo "un desastre", algo que se confirma cada vez que aparecen nuevas informaciones. "Tenemos un mando único, que es usted, sobrepasado y caótico. un comité técnico que comparece diariamente para ofrecer más eslóganes que respuestas, un Gobierno descoordinado que improvisa, rectifica y vuelve a improvisar mientras los recursos sanitarios están colapsados o al borde del colapso", ha asegurado Sayas. 

El representante navarro ha indicado que las cifras sobre infectados y muertos son cuestionables, porque no se hacen los suficientes test y ha asegurado que hemos llegado a esta situación sin medios por la falta de previsión del Gobierno, que cometió "una irresponsabilidad a la hora de hacer caso a las advertencias de organismos como la OMS o la UE y por haber banalizado los posibles efectos que este virus podía tener en nuestro país". 


Sergio Sayas ha solicitado información detallada de las compras realizadas por el Ministerio de los materiales de protección, la fecha de compra, la empresa a la que se compra, la fecha de entrega y su distribución a las CCAA.

El portavoz de UPN, ha indicado que el número de test que se realizan en España "es claramente insuficiente y además los test que se compran o son defectuosos o tienen riesgo de no ser entregados". 

Sayas ha propuesto la realización de test serológicos de forma masiva que permiten saber qué personas han pasado la enfermedad, aunque sea de forma asintomática, y por tanto son, en principio, inmunes. "Creo que habría que empezar haciendo este tipo de test a los sanitarios, para en función de su inmunidad poder tomar decisiones organizativas, pero también al conjunto de la población para que, quienes hayan pasado la enfermedad, puedan ir incorporándose al mercado laboral e ir abriendo la economía de forma progresiva", ha dicho el portavoz de UPN. 

Otro de las propuestas del regionalista ha sido la de crear un plan específico de actuación para los grupos de riesgo, que incluya protocolos de actuación y test PCR masivos en residencias de ancianos. "Para la gente que vive con personas de especial riesgo, y que no saben qué tipo de mascarilla deben usar, qué deben hacer con la ropa cuando vuelven de la calle, es decir, un protocolo de cómo actuar. Y lo mismo para las residencia de ancianos, cuando alguien da positivo como lo tienen que aislar, que incluya la realización de test PCR a todos los que viven en una residencia, no sólo a quienes presentan síntomas, porque si el 30 % es asintomático el riesgo de contagio es elevado y son población que acaba en el hospital o con un riesgo elevado", ha concluido Sayas. 

CRÍTICAS DE LOS GRUPOS

PP, Vox, PNV y Ciudadanos han criticado en la misma comisión que el Gobierno esté ignorando las iniciativas que se plantean por parte de sus partidos, llegando a acusar al Ejecutivo de actuar de forma "unilateral" en la gestión de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Desde estas formaciones le piden negociación de las medidas y que se les informe con anterioridad de los planes que estudia Sanidad ante esta pandemia, contando, además de con los partidos de la oposición, con los agentes sociales y económicos del país.

Este ha sido uno de los principales reproches que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha escuchado durante su comparecencia ante la Comisión de Sanidad del Congreso, en donde ha "actualizado" la información con la que cuenta el Gobierno sobre el covid19 y la aplicación de las medidas anunciadas por su departamento. La presencia de Illa en la Cámara baja se ha realizado a propuesta del PP y del propio ministro.

Tras la intervención inicial de Illa, la portavoz de la formación 'popular', Cuca Gamarra, ha lamentado que el Gobierno esté usando la situación de estado de alarma como una "carta blanca" para tomar decisiones sin contar con los agentes sociales y económicos, ni tampoco con la oposición. En este sentido, la diputada ha criticado que hayan cambiado un sistema económico que, a su juicio, funcionaba y creaba empleo y haya tratado con "incompetencia" la unificación de las compras. "Se han extralimitado", ha declarado, antes de urgir a "recuperar la función del Parlamento" y que siga "trabajando" el "sistema constitucional".

Además, la portavoz del PP ha lamentado que el equipo de Pedro Sánchez vaya "por detrás del virus" y "llegue tarde" a las medidas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). "Si se hubieran anticipado, hubiéramos ralentizado los contagios", ha indicado Gamarra, que opina que las primeras acciones deberían haberse tomado a finales de febrero principios de marzo. Al respecto, Gamarra ha pedido al ministro que adelanta las intenciones del Ejecutivo ahora que, según ha indicado Illa, España se encuentra en situación de ralentización. "No se puede estar improvisando, los españoles tienen derecho a saber la verdad", ha apuntado.

VOX INSISTE EN LA DIMISIÓN

Los 'populares' también han cuestionado al responsable de Sanidad sobre su intención de trasladar pacientes a comunidades autónomas menos saturadas, sobre la decisión de la Generalitat de desmantelar un hospital militar, sobre los sistemas de protección a sanitarios, fuerzas de seguridad y otros profesionales esenciales, así como sobre los test con los que cuenta el sistema español. Del mismo modo, han pedido explicaciones sobre las intenciones del Gobierno hacia la empresa que vendió los test que no cumplían con la normativa.

Desde Vox, también han recordado al ministro las más de 110 iniciativas con propuestas para afrontar esta crisis que los de Santiago Abascal han registrado en la Cámara baja y que, según ha apuntado el portavoz de Sanidad de la formación, Juan Luis Steegmann, no se han puesto en marcha, comenzando por la dimisión del propio Illa, la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, Fernando Simón. "Creo que sus asesores se las han leído, pero no se las han explicado", ha apuntado Steegmann en referencia a las propuestas de Vox.

Tras repasar algunas de las iniciativas que propone su partido, entre las que destacan la subida de sueldo de los sanitarios, la renovación del consejo asesor del Ministerio, la inversión en I+D, el diputado o la creación de una base de datos única, el diputado ha denunciado que los españoles carezcan de toda la información de esta crisis, como el número total de muertos y de contagios, o que se esté "abandonando" a personas mayores en esta crisis. "Nosotros decimos que la vida de un anciano vale lo mismo que la de un jovencito", ha apuntado, antes de criticar, también, que no se esté priorizando en los sanitarios la protección y los test y antes de pedir que se "detenga" a la consellera catalana que ha "desmantelado" un hospital "porque es muy militar".

PICO DE LA CURVA

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado que España ha conseguido el "primer objetivo" en la lucha contra el coronavirus, llegando al pico de la curva de contagios, y que ahora está comenzando la "fase de ralentización" de la pandemia.

Durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso por la crisis del coronavirus, que ha guardado un minuto de silencio en reconocimiento de las víctimas, Illa ha resaltado algunos datos de la última semana que justifican la llegada al pico, como que el incremento de nuevos contagios es este jueves del 8 por ciento, frente al 18 por ciento de la semana anterior.

Igualmente, ha celebrado que se ha reducido el aumento de ingresos en la UCI, que se fija en el 4 por ciento este jueves, frente al 16 por ciento de hace siete días. De la misma manera, ha resaltado que la crecida en número de muertes es ahora del 10,5 por ciento, frente al 19 por ciento que se experimentaba la semana pasada. Por último, ha apuntado que hay un 18 por ciento más de curados al día, cinco puntos porcentuales más de media que hace siete días.

"No hay ningún dato bueno con tantos fallecidos, pero la curva se ha estabilizado. Hemos alcanzado el primer objetivo de llegar al pico de la cruva, estamos empezando la fase de ralentización", ha proclamado el ministro, quien ha puntualizado no obstante que para acelerar la bajada de la curva hay que realizar "un esfuerzo más". "Aún quedan semanas duras pero entre todos lo estamos consiguiendo", ha argumentado.

Illa ha insistido en que la "dinámica" de la epidemia fuerza que el colapso sanitario continúe y se empeore durante los próximos días y semanas. "La necesidad de camas de UCI lleva un retraso con respecto a la fecha de notificación de casos. Incluso observando un descenso en el número de nuevos ingresos, las largas estancias en UCI producen acumulación de pacientes, por lo que todavía quedan días difíciles para nuestro sistema sanitario", ha advertido.

"Creo que estamos en fase de estabilización y hemos empezado la ralentización, y creo que en algunas zonas de España hemos pasado ya el pico. Pero no lo puedo afirmar categóricamente aún. Vamos a tardar unos días aún para ver la disminución de fallecimientos. Pero es probable que cuando aumentemos la capacidad de test baje la tasa de letalidad", ha apuntado.

Pese a esta situación, ha defendido que el sistema sanitario "está y estará a la altura" de este reto. "Estamos respondiendo con fortaleza, generosidad y solidaridad", ha reivindicado, destacando la "enorme capacidad de respuesta" del sistema. Por último, el ministro ha afirmado que "la salud va antes de la economía", porque "sin salud no hay economía", en relación a las restrictivas medidas puestas en marcha bajo el estado de alarma para paliar las consecuencias del coronavirus. "Hay luz al final del túnel, recuperaremos la normalidad", ha concluido.

EL GOBIERNO HA ACTUADO "PRONTO"

El ministro ha defendido que el Gobierno está centrado en "salvar vidas humanas" y también ha reivindicado que las medidas puestas en marcha "sinceramente están funcionando", tendiendo la mano al resto de fuerzas políticas para trabajar en la solución a la crisis sanitaria, económica y social.

Así, ha expuesto que el Gobierno ha actuado "tan pronto" como pudo y con la evidencia científica para realizar estas restrictivas intervenciones, "siempre en consonancia con las autoridades europeas". "El 12 de marzo, el ECDC decretó que en Europa había un contagio sostenido. Ese mismo día tomamos medidas de distanciamiento social en todo el país y el 14 decretamos estado de alarma", ha valorado.

Sobre el futuro tras las fuertes medidas, Illa ha apuntado que se está trabajando en escenarios. "No podemos anticipar escenarios futuros. Es una decisión muy difícil de tomar, que no es sencilla", ha dicho en relación al desescalamiento de las medidas de confinamiento y distanciamiento social una vez comience a bajar la curva.

"Hay muy pocos precedentes de lo que hay que hacer. Tenemos a los mejores expertos pensando en la mejor forma de hacerlo. Tenemos que garantizar que no vuelva a rebrotar. Pero no puedo anticipar nada porque están en fase preliminar de estudio", ha afirmado, reconociendo que dos de las medidas que se están tomando en la relajación de restricciones es permitir un tiempo limitado al día de ejercicio físico en la calle o la salida de niños. "No me comprometo a que se lleven a la práctica, pero lo estamos estudiando. Son dos de las cosas que hay que considerar en función de cómo evolucione la epidemia esta semana y la semana que viene, junto con los datos que vayamos teniendo", ha admitido.

Por último, el ministro también ha reconocido la posibilidad de que se pueda producir un segundo brote dentro de varios meses. "No sabemos si puede haber un nuevo brote o no. No lo debemos descartar, dependerá de los avances en materia de terapias y vacunas. Por eso es importante reflexionar sobre cómo desescalamos las medidas. Esto no va a tener un día de final, el final va a ser un proceso. Habrá un periodo de transición. No habrá un día en el que de golpe volvamos a la normalidad, va a ser un proceso. Hay que descartar la idea de que cuando volvamos a la normalidad nos tenemos que olvidar de este virus", ha apostillado.

Illa también se ha pronunciado acerca del informe del Imperial College de Londres (Reino Unido), que apuntaba que en España había realmente siete millones de afectados: "Los expertos dicen que, si es así, no sería una mala noticia, porque significaría que un grado alto de la población estaría inmunizada. Hay que saberlo, y hay varias maneras. Con los test serológicos, por ejemplo, si se acaba concluyendo que son un buen instrumento para ver el grado de extensión en España".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Rapapolvo de Sayas (UPN) al ministro Illa por el coronavirus: "Tenemos un mando único sobrepasado y caótico"