• domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 22:27

 

 
 

PAMPLONA

La 'comisión de la verdad' sobre 1978 oculta la actividad de ETA y habla de "represión generalizada"

Miembros de la Universidad Pública de Navarra vinculados con la izquierda abertzale presentan un informe sesgado y hablan de "lesa humanidad".

Joseba Asiron y Nerea Pérez presentan informe sobre los hechos de Sanfermines del 78. MIGUEL SANTIAGO02
Joseba Asiron y Nerea Pérez presentan informe sobre los hechos de Sanfermines del 78 junto a representantes del cuatripartito. MIGUEL SANTIAGO02

La denominada como "comisión de la verdad" sobre los acontecimientos de los Sanfermines de 1978 ha eliminado de forma deliverada todo el contexto relacionado con los atentados, secuestros y asesinados de ETA antes de los sucesos para concluir que todo ocurrió de manera unidireccional dentro de un contexto de "represión generalizada" por parte del estado español. 

El informe, de 56 páginas, ningunea todas las acciones terroristas que ya por aquel entonces sufría la ciudadanía navarra y elimina cualquier relación de los hechos con los acontecimientos previos en Pamplona, con tres asesinatos incluidos: dos guardias civiles y policía nacional. 

En el informe se habla de miembros de ETA (nunca de terroristas) y se refieren, por ejemplo, al asesinato de Joaquín Ímaz en Pamplona como "muerto por ETA", mientras que utilizan un lenguaje implacable para cualquier otra acción violenta. De hecho, las palabras "terrorismo" o "terroristas" ni se mencionan. 

El grupo de trabajo formado por personas todas muy cercanas a la izquierda abertzale ha concluido, como elucubración, que todo lo ocurrido fue un "plan premeditado" para "reprimir y escarmentar a la población de Pamplona" y llama a presentar una querella por lesa humanidad. 

Los crímenes por lesa humanidad se refieren al exterminio de un colectivo por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, religiosos o culturales, algo que a todas luces no guarda ninguna relación con los incidentes de los Sanfermines de 1978

Los supuestos historiadores pretenden así comprar los hechos de Pamplona con el genocidio de Ruanda, la limpieza étnica de Yugoslavia o las acciones del ISIS en Siria, por ejemplo. 

En los incidentes de julio de 1978 en Pamplona murió por un disparo de bala Germán Rodríguez Sáiz, pamplonés de 23 años, miembro de la Liga Comunista Revolucionaria. La muerte de Rodríguez tuvo lugar en la avenida de Roncesvalles y nunca se ha conseguido conocer el origen del disparo, aunque todo indica que su origen estuvo en la policía armada. 

El informe partidista ha sido presentado por el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, y Nerea Pérez Ibarrola, de la UPNA, que han comparecido junto a grupos que conforman el equipo de gobierno, Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e I-E. 

El informe técnico está dirigido por el profesor conocido por su cercanía con los abertzales Emilio Majuelo y Juan Carlos García. En el grupo de trabajo han participado también Josu Chueca, Pedro Ibarra, Amaia Kowasch, Jacinto Lara, Nerea Pérez, Pepe Uruñuela y Begoña Zabala.

Begoña Zabala, por ejemplo, formó parte de una candidatura abertzale en 2007 y varios de ellos tienen vinculaciones políticas con los partidos que han auspiciado el texto. 

En el documento se hace referencia a un contexto político en el que se han eliminado de una manera zafia todas las acciones violentas de los grupos nacionalistas vascos y abertzales, hasta el punto de resultar ridículo. 

Especialmente patético es el punto en el que se trata de dar un contexto a la situación de 1978, tratando de presentar la situación como un ataque permanente del estado contra todos los ciudadanos sin mencionar ni una sola de las continuas acciones terroristas que sufría Navarra en aquellos años. 

Secuestros como el de el industrial Felipe Huarte, o los asesinatos en Pamplona meses antes de julio de 1978 del inspector de policía José Manuel Baena y de los guardias civiles Manuel López González y el de Juan Antonio Eseverri Chávarri son anécdotas para estos historiadores, que ni mencionan algunos de estos hechos en su informe de "contexto histórico". 

En el informe hay decenas de errores y se confunde, por ejemplo, el asesinato de Ímaz con el de Manuel López González. El atentado de Ímaz tuvo lugar en noviembre de 1977, mientras que el de López Gonzalez ocurrió el 9 de mayo de 1978. 

Todo un despropósito en un supuesto informe histórico en el que han trabajado hasta 9 personas sin percatarse de los graves errores de fechas y de referencias que contiene. 

Varios de estos asesinatos de los nacionalistas vascos también siguen sin resolverse, como en el caso de Germán Rodríguez, aunque ninguna mención hacen sobre el tema los historiadores. 

Sólo en los meses previos de 1978, además de los asesinatos mencionados, hubo varios atracos por parte de ETA en bancos de Navarra, un atentado contra fuerzas eléctricas, cócteles molotov, extorsión a empresarios, acciones violentas y continuas manifestaciones con gritos en favor de los terroristas.

Nada de esto se menciona tampoco en el informe con sello de la Universidad Pública de Navarra

Precisamente la situación convulsa de los Sanfermines de 1978 vino precedida por esos dos asesinatos. Las detenciones de los presuntos autores llevó a un encierro de familiares en el consistorio, que impidieron incluso el normal lanzamiento del Chupinazo de San Fermín del 6 de julio de ese año. El 8 de julio tuvieron lugar los sucesos, aunque los Sanfermines no se suspendieron hasta el martes 11 de julio. 

El informe habla de manera continua "represión" y "actitud represiva" casi de una manera enfermiza y menciona varios veces disparos "indiscriminados" de la policía en determinados actos y circunstancias eliminando cualquier explicación a los hechos reales. 

"Los sucesos acontecidos en los Sanfermines de 1978 pueden tener la consideración de crímenes internacionales" (hubo un muerto), dicen después de 900 asesinatos de ETA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La 'comisión de la verdad' sobre 1978 oculta la actividad de ETA y habla de "represión generalizada"