PREMIUM  REFORMA FISCAL

Mikel Aramburu, consejero de Hacienda: "No es una reforma agresiva"

Según el consejero pretenden "aumentar la progresividad" incrementando "moderadamente" la presión para las rentas más altas.

El consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu.
El consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu.  

El Gobierno de Navarra ha aprobado la reforma fiscal, que ahora deberá debatir y votar el Parlamento, con la que espera ingresar 127,17 millones de euros más entre 2016 y 2017, 72,5 de ellos a través del IRPF, un impuesto por el que pagarán más 115.000 declaraciones.

Se trata de una reforma fiscal que pretende "aumentar la progresividad" incrementando "moderadamente" la presión para las rentas más altas, favorecer la "equidad", y "aproximar la fiscalidad de la empresas a sus resultados", ha señalado en conferencia de prensa el consejero de Hacienda, Mikel Aranburu.

"No es una reforma agresiva", ha afirmado, y ha comentado que se ha planificado a dos años sin descartar futuras modificaciones en función de cómo evolucione la situación de la economía y el empleo, entre otros factores.

Las simulaciones de recaudación efectuadas por el Ejecutivo reflejan que por IRPF Hacienda ingresará 27,2 millones más en 2016 y 45,3 en 2017, y por Patrimonio aumentarán los ingresos públicos en 14,4 millones solo en 2017.

El Impuesto de Sociedades hará que la recaudación crezca en 2,8 millones en 2016 y en 23,2 en 2017, y el de Hidrocarburos la incrementará en 14,1 millones en 2016 con la recuperación del tramo autonómico, sin efecto para transportistas y conductores profesionales, y que se podría suprimir para 2017.

En un detalle por los distintos impuestos, Aranburu ha indicado que se han reordenado los tramos para una nueva tarifa general en a que estos se elevan entre 0,5 y 4 puntos a partir de 32.000 euros de base liquidable, con un tipo máxima del 52 % frente al 48 % actual para las superiores a 300.000 euros.

Además las reducciones personales y familiares que se aplicaban a la renta, lo que rebajaba la base liquidable, pasan a ser deducciones en la cuota al 25 % de su importe de su importe actual, por lo que oscilarán entre 971,25 euros para menores de 25 años sin discapacidad hasta 3.971,25 para mayores de 75 con discapacidad igual o superior al 65 %.

La reforma alcanza también al ahorro, cuya tarifa pasa de tres a cuatro tramos con un nuevo del 25 % para más de 15.000 euros.

Con estos cambios, según los datos de Hacienda, 86.641 declaraciones de IRPF pagarán menos (28 %), otras 105.685 no verán cambios (34 %), y 115.110 deberán pagar más (37 %).

En cuanto al Impuesto de Patrimonio el consejero ha dicho que no hay cambios en la tarifa de tipos y se mantienen exentos los primeros 250.000 euros por vivienda habitual, pero el mínimo exento baja de los 800.000 euros a los 550.000.

También el umbral de tributación desciende de 1,5 millones a 1 millón, y los bienes y participaciones empresarial dejan de ser exención para convertirse en deducción, que será del 100 % de la cuota para los primeros 550.000 euros y del 80 % para el resto, alrededor de 800 empresarios.

En el Impuesto de Sociedades los cambios afectan a la tributación de las grandes empresas, cuyo tipo sube del 25 % al 28 %, mientras que se mantienen los de PYMES (23 %) y Micropymes (19 %), y para todas el suelo tributario pasa del 10 % al 13 % pero con la posibilidad de compensar con deducciones por I+D, del 50 % para grandes empresas y del 100 % para PYMES.

Otros cambios en Sociedades tratan de favorecer la creación de empleo, "pero empleo de calidad", según el consejero, y para ello estas deducciones se condicionan a que el puesto de trabajo se mantenga dos años, no uno como hasta ahora, y la retribución del empleado sea como mínimo de 1,5 veces el salario mínimo interprofesional.

Además se limita la compensación de bases negativas al 70 % con un mínimo de un millón de euros; las cooperativas de crédito pasan a tributar al 25 % en todos sus resultados y las SICAV abandonan el tipo único de tributación del 1 % y pasan al tipo general.

Por último, el consejero ha señalado que se han planteado otras modificaciones fiscales para evitar sucesiones y donaciones "ficticias", se mantendrá la deducción por VPO pero con un límite en la renta, las deducciones por trabajo bajan de 700 a 400 euros como máximo, y se derogado la necesidad del Sello "Socialmente Comprometido" para que las funciones puedan obtener incentivos fiscales. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Mikel Aramburu, consejero de Hacienda: "No es una reforma agresiva"