POLÍTICA

Ataque a Navarra del PSN: más euskera, hachazo fiscal a las empresas y guiño a los asesinos de ETA

El texto del acuerdo socialista con PNV-Geroa Bai, Podemos e I-E supone la renuncia del PSN a sus convicciones defendidas desde la oposición.

María Chivite, líder del PSN, durante una de las reuniones con sus nuevos socios de PNV-Geroa Bai, Podemos e I-E para tratar de liderar el próximo Gobierno foral. EFE/ Villar López
María Chivite, líder del PSN, durante una de las reuniones con sus nuevos socios de PNV-Geroa Bai, Podemos e I-E para tratar de liderar el próximo Gobierno foral. EFE/ Villar López

El PSN ha renunciado a prácticamente todos los postulados que defendió durante los cuatro años negros del Gobierno cuatripartito de Uxue Barkos, en los que desde la oposición criticó vehemente el viraje del Ejecutivo navarro hacia el nacionalismo vasco.

Ahora la formación socialista abandona su posición constitucionalista para poder cerrar el preacuerdo alcanzado este viernes con PNV-Geroa Bai, Podemos e I-E que permita a María Chivite convertirse en presidenta de Navarra.

El documento lleva por título 'Preacuerdo de programa para una legislatura de convivencia, igualitaria, innovadora y progresista 2019-2023', aunque las medidas desgranadas se alejan bastante de la búsqueda de esa supuesta convivencia.

En su texto, el nuevo cuatripartito en formación defiende "avanzar por la senda del progreso económico y social, la lucha contra la desigualdad la defensa y mejora de su autogobierno dentro de la lealtad institucional, la igualdad de oportunidades y la convivencia de la pluralidad de la sociedad navarra".

En la práctica, las medidas suponen una continuidad de la mayoría de las políticas del Ejecutivo de Uxue Barkos que se han caracterizado por la división social y la confrontación en aras de imponer en Navarra el nacionalismo vasco.

TODO LO FIRMADO POR LOS SOCIALISTAS: ASÍ ES EL PREACUERDO DE PSN, GEROA, PODEMOS E I-E

Los socialistas han firmado con sus nuevos socios, a quienes todavía deberá sumar a Bildu para conseguir los apoyos necesarios para su investidura, un acuerdo para mantener el 'hachazo fiscal' de Barkos, la imposición del euskera del cuatripartito y la ley que equipara a policías con terroristas.

En un documento de 77 páginas, el PSN deja la puerta abierta a mantener la política lingüística para preponderar el euskera en toda Navarra.

De esta manera se prevé un "impulso de un amplio acuerdo social y político en torno al euskera", a pesar de que los cuatro partidos aseguran que buscar "alejar definitivamente al euskera del debate partidista, la confrontación y desterrar sentimientos de discriminación en la ciudadanía".

Para llevar a cabo esta imposición del vascuence proponen partir de la base de la ley foral 18/1986 "que se podrá ver modificada de acuerdo con los principios" que ya plantean.

El PSN ha firmado además mantener la controvertida norma del uso del euskera en las Administraciones Públicas de Navarra hasta "el plazo máximo de un año" y tratar después de modificarla supuestamente para buscar "un mayor consenso sindical, social y político".

MANTIENE LA LEY QUE EQUIPARA A POLICÍAS CON TERRORISTAS

Respecto a las víctimas del terrorismo, PSN y PNV junto a Podemos e I-E aseguran que "mantienen su solidaridad a las víctimas de ETA y otras organizaciones terroristas", a la par que abogan por aplicar la ley del cuatripartito que equipara a los policías y funcionarios públicos con grupos de extrema derecha.

Asimismo, el nuevo cuatripartito aboga por exigir a Madrid el traspaso de competencias en materia de "sanidad penitenciaria", en aras de que se pueda excarcelar a los terroristas de ETA que sufren enfermedades, además de "evitar el desarraigo de las penas privativas de liberad" o lo que es lo mismo, facilitar el acercamiento de los asesinos que cumplen condena por sus crímenes.

En cuanto a otras competencias de tráfico, se insiste en que Navarra asuma las decisiones de tráfico y seguridad vial, una de las históricas peticiones del nacionalismo vasco para dejar sin funciones a la Guardia Civil como un primer paso para su salida de la Comunidad foral.

A pesar de que el PSN se mostró crítico con ley de Reforma de la Administración Local y la repercusión que alcanza en la Comunidad foral, ahora los cuatro nuevos socios aseguran "que hay cuestiones que deben de resolverse con celeridad y otras que pueden debatirse y acordarse por una mayoría más amplia".

De entrada, los socialistas han firmado mantener una prórroga en la norma hasta el 31 de diciembre de 2020 con posibilidad de nueva prórroga de otro año más.

UN NUEVO 'HACHAZO' FISCAL

En Hacienda y Fiscalidad, se aboga en 27 puntos por desarrollar una "política equilibrada, transparente y responsable de los recursos públicos" en la que se mantienen los cambios ya impuestos por el Gobierno de Barkos.

De hecho, Geroa Bai e I-E no están de acuerdo con la propuesta socialista de reformar la normativa fiscal en materia de IRPF antes de finales de este año para que vuelvan a figurar como exentas las derivadas de las prestaciones de maternidad y paternidad.

El documento recoge también los desacuerdos entre las cuatro fuerzas, entre las que se incluye el corredor navarro de altas prestaciones, el tren de alta velocidad. En este caso son Podemos e I-E los que han mostrado su desacuerdo con el impulso de esta infraestructura.

Otros desacuerdos tienen que ver con el reconocimiento del Consejo de Diálogo Social como "órgano necesario", a lo que se opone Podemos; a la propuesta de I-E y el partido morado de crear una banca pública o al fomento del plurilingüísmo, presentada por Geroa Bai y no aceptada por el PSN.

IMPONER SKOLAE EN TODOS LOS CENTROS

Sí hay acuerdo para imponer el programa de educación sexual Skolae en todos los centros educativos navarros que reciban algún tipo de dinero público.

PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E se comprometen a "seguir implantando la educación en igualdad a lo largo de todo el sistema educativo navarro garantizando su aplicación del programa Skolae en todos los centros financiados con recursos públicos y garantizando en todos los centros el tratamiento de los contenidos relativos a la educación afectivo sexual y para la igualdad y la no violencia que son de carácter prescriptivo para todos los centros educativos".

En el capítulo de autogobierno, los cuatro partidos se comprometen a impulsar "el pleno desarrollo de las competencias establecidas en el Amejoramiento" y a la "modificación de la ley del Convenio Económico entre Navarra y el Estado así como la actualización de la aportación económica a fin de lograr mayores cotas de autonomía en los tributos convenidos y salvaguardar la capacidad de Navarra para establecer nuevos tributos con respeto a la Constitución, la Lorafana y la propia ley del Convenio".

Entre los contenidos acordados se encuentra un capítulo dedicado a infraestructuras, en el que las cuatro fuerzas no llegan a un consenso por el TAV pero se han puesto de acuerdo en "terminar la ampliación de la primera fase del Canal de Navarra y la construcción de la segunda fase del mismo, para garantizar las necesidades reales y constatadas de consumo de boca, industrial y regadío, y en función de lo recursos hídricos".

PUERTA ABIERTA A BILDU

En términos generales, el PSN ha maquillado el acuerdo con PNV-Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra incluyendo un supuesto "respeto a nuestro modelo institucional y la defensa e impulso de nuestro autogobierno dentro de la legalidad y lealtad institucional, avanzando en la actualización de nuestros derechos históricos desde la responsabilidad y la solidaridad con el resto del Estado".

En cuanto a las normas de funcionamiento, los cuatro partidos se comprometen a "propiciar el diálogo y el consenso entre todas las fuerzas políticas representadas en el Parlamento foral". Para ello, "se abrirá un proceso de fórmulas de consenso con otras fuerzas políticas que posibilite la estabilidad política e institucional", en aras al pacto necesario con Bildu para poder sumar mayoría absoluta en el Parlamento de Navarra.

Igualmente, señala que la relación entre las cuatro fuerzas debe caracterizarse por "la lealtad, el diálogo y el esfuerzo por la negociación y la búsqueda de acuerdos".

En este sentido, se plantea una comisión de seguimiento del acuerdo en el que estará presente la presidenta del Ejecutivo foral, hasta tres representantes de cada partidos firmante y los consejeros del gobierno, en función de los temas que se vayan a trabajar, si bien no tendrán voto.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ataque a Navarra del PSN: más euskera, hachazo fiscal a las empresas y guiño a los asesinos de ETA