PREMIUM  POLÍTICA

El PSN recurre a Franco, Vox y el machismo para contrarrestar sus acuerdos con el nacionalismo y Bildu

El portavoz de los socialistas, Ramón Alzórriz, aprovecha su turno de palabra para atacar a Navarra Suma, el único partido en la oposición ante el gobierno nacionalista de María Chivite. 

Ramón Alzórriz saluda durante la sesión de investidura de la socialista María Chivite. PABLO LASAOSA
Ramón Alzórriz saluda durante la sesión de investidura de la socialista María Chivite. PABLO LASAOSA  

Franco, machismo y Vox. Estos han sido los grandes argumentos del Partido Socialista contra Navarra Suma para contrarrestar así sus acuerdos con el nacionalismo vasco y los proetarras de Bildu, cuyos votos no rechazan para acceder al Gobierno de Navarra. 

Ramón Alzórriz, visiblemente nervioso en su primera intervención en el salón de plenos, a recurrido al "franquismo" haciendo creer que Vox tiene representación en la Cámara foral de navarra o alguna vinculación con Navarra Suma. 

"Son socios de sus socios", le ha dicho a Esparza intentando así desbaratar las críticas de los regionalistas al nuevo cuatripartito nacionalista vasco

"Quieren dejar a Franco donde está o no son capaces de condenar la violencia machista contra las mujeres, esos son sus socios", ha dicho Alzórriz entre la incredulidad de buena parte de la Cámara foral, bastante sorprendida por las alusiones del socialista. 

Alzórriz ha afirmado que "la mayor traición a Navarra que se puede realizar es juntarse con Ciudadanos, que quiere eliminar el régimen foral, y con el Partido Popular, que quiere recentralizar -competencias-".

Alzórriz ha dedicado su discurso a atacar a Navarra Suma, el único partido en la oposición al nuevo gobierno nacionalista de María Chivite. 

Además, ha cuestionado "qué propuestas sociales para la ciudadanía navarra ha realizado el portavoz de Navarra Suma, aparte de hablar de ETA". "Ninguna. El mismo discurso de siempre, el discurso de ETA y del miedo sin proponer ninguna acción social que mejore la vida de las personas en nuestra tierra", ha dicho.

El parlamentario del PSN ha recordado en su discurso al socialista vasco Juan Priede, "asesinado por un etarra en libertad por la política penitenciaria de José María Aznar".

"Ustedes han cruzado la línea ética y moral, acusando a personas que hemos defendido la libertad y la democracia. Nunca se lo vamos a perdonar", ha advertido.

El portavoz parlamentario del PSN, Ramón Alzórriz, ha afirmado que los socialistas navarros "han cumplido su palabra hasta al final" al no haber "negociado" la formación de Gobierno "ni con Navarra Suma ni con EH Bildu" y ha reconocido que, habiendo alcanzado un acuerdo con Geroa Bai, Podemos e I-E que no llega a la mayoría absoluta, "será neesario hablar, dialogar y trabajar en buscar acuerdos para mejorar la vida de las personas en nuestra tierra".

Ramón Alzórriz ha afirmado, en el debate de investidura de la líder socialista, María Chivite, que "este Gobierno no es el ocaso de Navarra, estamos convencidos de que será el Ejecutivo de las personas".

Así, ha defendido que el Gobierno foral liderado por María Chivite, si el viernes es investida presidenta, "fomentará la convivencia entre los navarros, mirará a las necesidades de las personas como punto de partida de toda acción política" y "apostará por políticas sociales".

Ramón Alzórriz ha afirmado que "son nuevos tiempos, comenzamos a caminar en la era de las políticas de consenso, los socialistas navarros apostamos por el diálogo, la negociación y el acuerdo para llevar a cabo acciones de progreso que mejoren la vida de la ciudadanía".

El portavoz socialista ha afirmado que "hoy es un día histórico, un día feliz para el socialismo navarro, porque después de 24 años estamos en disposición de volver a ver en el Palacio de Navarra a una presidenta socialista, hoy los socialistas nos subimos a esta tribuna muy satisfechos, tranquilos y convencidos de haber cumplido con nuestra palabra sin renunciar a nuestros principios".

Ramón Alzórriz ha reprochado al portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, que "ha tenido un discurso burlón y de perdedor, tiene la frustración marcada en el rostro y tiene el síndrome Arrimadas, ha ganado para nada".

Por otro lado, Alzórriz ha defendido que el PSN quiere a Navarra "con su bandera, con nuestros símbolos, sin imposiciones, defendemos el marco institucional de Navarra y su autogobierno". "La sociedad navarra está cansada de los ataques políticos innecesario, de las mentiras, de los intentos de algunos por fracturar nuestra sociedad, la sociedad quiere políticos que construyan puentes y no muros, que utilicen la palabra para entender y no para enfrentarse. Eso es lo que nos solicitó la ciudadanía navarra y eso es lo que hemos hecho nosotros", ha asegurado.

El parlamentario del PSN ha indicado que Chivite "estará al frente de un Gobierno para todos los navarros" y ha dicho que "nuestros socios prioritarios son nuestros compañeros de Gobierno y estamos muy orgullosos de tenerlos al lado porque han demostrado solvencia, con ellos confiamos en liderar un Gobierno de María Chivite que ofrezca estabilidad, desarrollo y avance de nuestra tierra".

Alzórriz ha dado las "gracias a la ejecutiva federal" por el aval a este proyecto y también a Santos Cerdán, socialista navarro en la ejecutiva del PSOE y que "ha sido pieza clave en este proyecto, que ha hecho entender al resto de federaciones este proyecto". También ha valorado "la valentía, convicción y fuerza de María Chivite para liderar este proyecto", y le ha pedido "fuerza, sensibilidad y excelente gestión".

María Chivite ha señalado en su turno de respuesta a Alzórriz que "el camino ha sido largo y duro por todo lo que han intentado intoxicar la derecha navarra y la derecha española utilizando a Navarra como ariete contra el PSOE", pero ha afirmado que "la gente lo que quiere es soluciones a sus problemas y que nos entendamos".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PSN recurre a Franco, Vox y el machismo para contrarrestar sus acuerdos con el nacionalismo y Bildu