POLÍTICA

Así tachaba el PSN de "derecha nacionalista" a quien ahora trata de disfrazar como "socio progresista"

Durante la pasada legislatura, los parlamentarios del socialismo navarro describieron públicamente en muchas intervenciones la verdadera esencia de la marca del PNV en la Comunidad foral.

Las miembros de Geroa Bai Itziar Gómez, Uxue Barkos y María Solana, en el Parlamento de Navarra. ARCHIVO
Las miembros de Geroa Bai Itziar Gómez, Uxue Barkos y María Solana, en el Parlamento de Navarra. ARCHIVO

La líder del PSN, María Chivite, bautizó desde los primeros días el proyecto de Gobierno de Navarra que trata de llevar a cabo junto a Geroa Bai, Podemos e I-E como un Ejecutivo progresista, una alianza de progreso entre fuerzas de la izquierda. Sin embargo, a nadie se le escapa que en esta definición no puede entrar la franquicia que en Navarra tiene el PNV, una de las formaciones más conservadoras de toda España.

Precisamente, los propios socialistas navarros ya describieron la esencia del partido controlado por Uxue Barkos bajo la dirección de Bilbao durante bastantes intervenciones de la pasada legislatura.

Eran los tiempos en los que el PSN realizaba una oposición feroz contra el nacionalismo vasco. Aquel que estaba controlando el timón de Navarra de la mano de los miembros del PNV en la Comunidad foral, sustentados por I-E, los herederos de Batasuna y el populismo que recibió en las pasadas urnas una extraordinaria bofetada electoral por parte de la ciudadanía.

Ese tiempo se cortó de raíz el día en el que Chivite creyó que la mayoría del Parlamento de Navarra se conseguía con 23 escaños y que Bildu iba a estar dispuesto a regalar su apoyo a cambio de nada. El mismo día en el que también Chivite comenzó a hablar de un gobierno de progreso, incluyendo en él al PNV.

Esta falacia incapaz de engañar a nadie cae herida de muerta con tan solo recordar algunos de los discursos que destacados políticos del socialismo navarro actual protagonizaron la pasada legislatura. No hay que retrotraerse varios años atrás para comprobarlo.

SIN LA CARETA

Durante los debates acerca del destino que iban a tener los 215 millones que el Estado iba a devolver a Navarra para las inversiones financieramente sostenibles, María Chivite no tardó en quitar la careta a los parlamentarios de Geroa Bai.

"No nos sorprende la similitud de su discurso con el discurso que ha hecho el señor Sánchez de Muniáin. Al final, la derecha nacionalista y la derecha regionalista están en la misma línea, con su discurso de que lo primero y principal es pagar, y que la Ley de Estabilidad Presupuestaria lo impide todo. Aquí, ¿quién coincide con quién? Ustedes, la derecha nacionalista y la derecha regionalista. Ustedes han desaprovechado su intervención para decir cuáles son las prioridades de Geroa Bai para el destino de estos 215 millones de euros. Se ha atisbado que solo a deuda", dijo.

 

Chivite calificaba de "derecha nacionalista" a la misma formación que ahora, sin embargo, va a formar parte de ese "Gobierno de progreso", que no es más que un apelativo con el que ocultar un Ejecutivo del PSN controlado en la sombra por el nacionalismo vasco de Barkos y, ambos, en las manos del independentismo vasco de aquellos que aún no han condenado la violencia del terrorismo que tanto daño hizo a los demócratas y constitucionalistas de Navarra.

Pero la secretaria general del PSN no es la única que estos años ha descrito públicamente la verdadera esencia de la formación que el PNV emplea para operar en la Comunidad foral. Inma Jurío también reveló la auténtica naturaleza del PNV en otro debate en el pleno del Parlamento de Navarra.

"Me voy a quedar con una foto que estamos viento en este Parlamento en este pleno. En la votación anterior, de religión, ha quedado en evidencia cuál es la derecha en este Parlamento: se ha unido Geroa Bai a UPN y al PP", alegó.

 

Con estas palabras, volvía a quedar claro lo que significaban para el socialismo navarro los postulados defendidos por Uxue Barkos y los suyos en su gestión del futuro de los navarros. Lo que significaban, al menos, antes de que Chivite emprendiera ese plan para instaurar en la Comunidad foral un supuesto "Gobierno progresista" con uno de los partidos, el PNV, más conservadores del espectro político.

Cabe recordar también en este caso las declaraciones de la misma Jurío cuando el nacionalismo vasco que mandaba en el cuatripartito regó con dinero público las partidas destinadas al euskera de los Presupuestos del 2017. "Nosotros no estamos en contra del euskera, pero somos navarros y tenemos muy claro que aprenderemos euskera si nos da la real gana. Tenemos libertad y nadie va a venir a imponerlo".

 

Discursos, palabras e intervenciones que ahora parecen haber caído en el olvido más profundo, eclipsadas por las pretensiones de una María Chivite que viene demostrando día tras día que está dispuesta a vender el progreso de los navarros al nacionalismo e independentismo vasco, con tal de que le abran las puertas del Palacio de Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Así tachaba el PSN de "derecha nacionalista" a quien ahora trata de disfrazar como "socio progresista"