POLÍTICA

La dirección de Podemos cuestiona las "exigencias inasumibles y de dudosa legalidad" de los críticos

Consideran que el sector de Laura Pérez y sus acólitos "son absolutamente irresponsables y están poniendo en peligro la estabilidad institucional".

El secretario general de Podemos Navarra, Eduardo Santos, junto a la ex secretaria general, Laura Pérez. EFE
El secretario general de Podemos Navarra, Eduardo Santos, junto a la ex secretaria general, Laura Pérez. EFE  

La dirección de Podemos Navarra, con la que se alinean tres de los siete miembros del grupo parlamentario, enfrentado entre sí desde hace meses, ha denunciado este martes las "exigencias inasumibles por su dudosa legalidad" planteadas por el sector crítico liderado por Laura Pérez para llegar a un acuerdo que los díscolos ya dan por posible.

La aclaración del Consejo de Coordinación de Podemos Navarra llega horas después de que el "crítico" Carlos Couso diera por seguro que para este jueves críticos y oficiales de Podemos presentarán a la Mesa y Junta de Portavoces del Legislativo foral un acuerdo sobre el nombre y el reparto de funciones y retribuciones del grupo.

Sin embargo, en un comunicado los oficiales relatan que este pasado domingo es cierto que aprobaron un "acuerdo de convivencia que estaba previamente acordado" con Couso como representante de los críticos y que era "generoso" en el funcionamiento de los cuatro discrepantes "que funcionan al margen del partido, simplemente por responsabilidad política".

Sin embargo, advierten de que un día después del acuerdo, los cuatro críticos han planteado nuevas exigencias. "Entre esos cambios sustanciales de última hora existen exigencias inasumibles por su dudosa legalidad: en primer lugar, la formación de dos agrupaciones parlamentarias", considera la línea oficial del partido, asegurando que es algo que no está contemplado en el reglamento del Parlamento.

Otro de los puntos "que han manifestado no querer respetar y que para Podemos Ahal Dugu es, desde luego, una línea roja infranqueable", es el de "cesar la violencia verbal y los ataques públicos que se están produciendo en los últimos cinco meses", a lo que se suman el planteamiento de "exigencias que supondrían una falta de control sobre los recursos del grupo parlamentario y, por lo tanto, de dinero público que,entendemos, no se debería permitir".

Por todo ello, los oficiales constatan que, pese a las declaraciones de Carlos Couso, "existe nula voluntad de llegar a un acuerdo en un grupo de personas que son absolutamente irresponsables y que están poniendo en peligro la estabilidad institucional", dicen en referencia a la necesidad de un grupo de Podemos unido para seguir sosteniendo al Gobierno de Navarra.

De cualquier forma, advierten de que deberá ser la Mesa del Parlamento de Navarra la que, "llegado el momento, tendría que validar si esas cuestiones planteadas, y que superan lo acordado por el Consejo Ciudadano de Navarra, tienen amparo en la normativa de la Cámara Foral"


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La dirección de Podemos cuestiona las "exigencias inasumibles y de dudosa legalidad" de los críticos