• martes, 26 de octubre de 2021
  • Actualizado 15:03

 

 
 

POLÍTICA

La política del futuro: los jóvenes que acuden al Parlamento a luchar por los 'zoomers'

Una vez al mes, treinta jóvenes navarros se reúnen en distintos ayuntamientos de la Comunidad Foral para participar en el pleno de forma altruista y apartidista.

Integrantes del Parlamento Joven de Navarra en el cuarto pleno del año. ARCHIVO
Integrantes del Parlamento Joven de Navarra en el cuarto pleno del año. ARCHIVO

Una vez al mes, treinta jóvenes interesados por la política se reúnen en distintos ayuntamientos de la Comunidad Foral en un espacio creado por un convenio entre el Consejo de la Juventud de Navarra y el Parlamento denominado Parlamento Joven de Navarra. De esta forma, se insta a los adolescentes a participar de manera activa en la política de forma altruista y apartidista

Además de los plenos mensuales, también realizan comisiones, en las cuales prácticamente todas las semanas se reúnen los disponibles o interesados para tratar asuntos de importancia y actualidad como la situación de la hostelería o las dificultades de personas con discapacidad. 

El Parlamento, que se constituyó el 19 de mayo de 2017 y fue pionero en España, cuenta con un presidente (Garat Gaztelu), una vicepresidenta (Tania Ruivo), un vicepresidente segundo (Alberto Guijarro), un señor secretario (Ander Loyola) y el Presidente del Consejo (Juan Gutiérrez). Estas cinco personas moderan el debate desde la mesa, y, sumadas a las otras 25, forman un Parlamento sin discusiones ni ira en el que, a diferencia del mayor, priman la razón y el debate desde la armonía y el entendimiento.

En las elecciones, que se realizan una vez al año, pueden participar todos los nacidos o habitantes de Navarra de forma telemática siempre y cuando su edad oscile entre 14 y 30 años. A las últimas, 41 personas presentaron candidatura, quedándose 11 a las puertas del Parlamento.

Ficha a rellenar para participar en las elecciones al Parlamento Joven de Navarra. ARCHIVO
Ficha a rellenar para participar en las elecciones al Parlamento Joven de Navarra. ARCHIVO

A pesar de que muchos de los integrantes, además de cumplir su labor, están afiliados a partidos políticos, no existe ningún tipo de incentivo económico más allá de los gastos de transporte.

ALBERTO GUIJARRO, POR EL BIENESTAR DE LA JUVENTUD

Amante de la política desde siempre, Alberto Guijarro Cano (Irún, 2001) decidió involucrarse en ella después de unas circunstancias familiares que le ayudaron a dar el paso. Se presentó a las elecciones y, siendo su primer año, fue el cuarto más votado de los 41 candidatos convirtiéndose en vicepresidente segundo.

Antes de entrar en el Parlamento, y nada más cumplir los 18, decidió afiliarse a UPN, partido que se acerca a sus ideales en lo que a integración territorial y materia económica se refiere.

Considera que la diversidad es lo que enriquece la democracia, y le asombra el espíritu integrador con el que todos acuden. "La relación es mejor que la del Congreso de los Diputados. Me llevo muy bien con todo el mundo y, aunque con algunas personas no coincida en nada, nos respetamos y tratamos de entendernos, Hay gente contraria a mi que me apoyó para ser vicepresidente segundo, y eso a nivel nacional sería imposible", comenta.

"Llevo cuatro años viviendo en Navarra, pero mi vinculación a esta tierra se remonta a mi nacimiento por el municipio de Fitero. Por haber recibido tantas cosas buenas en tan poco tiempo de Navarra y su gente, me vi en la obligación de devolverlo sirviendo a la ciudadanía en lo que considero mejor para la comunidad", explica agradecido. 

Gorka Bastarrica y María Arraiza con su hija María.
Alberto Guijarro Cano en el pleno. ARCHIVO

Entre los grandes retos a los que se enfrenta la juventud, cree que existe una bola de problemas sociales, económicos y sanitarios que cada vez se hace más grande y tarde o temprano llegará a nosotros siendo imposible de esquivar.

"Temas como la precariedad laboral o la emancipación juvenil son problemas palpables en la sociedad. También creo que la cultura en los jóvenes no termina de calar, y placeres como el hacer turismo o disfrutar de un teatro son cada vez más inusuales", comenta apenado por la gran cultura que caracteriza a Navarra.

"José Javier Esparza, Sergio Sayas, Enrique Maya y Miguel Aguirre son mis cuatro referentes en Navarra. A nivel nacional, Ana Beltrán y Jorge Fernández Díaz son mis favoritos del PP, Margarita Robles del PSOE y tengo debilidad por Albert Rivera, que creo que hizo grandes cosas a pesar de su fracaso final", enumera reconociendo que está decepcionado con la clase política actual y destacando la labor internacional de Josep Borrell, que "encarna los valores europeos actuales".

En un futuro, uno de sus sueños sería convertirse en alcalde del municipio de Fitero. Eso sí, tiene claro que no le gustaría vivir de la política y considera que es necesaria una renovación. "Uno no puede vivir de la política todo el día, no me gusta la gente que entra en este mundo para lucrarse", concluye.

GARAT GAZTELU, PRESIDENTE NEUTRAL

A sus 25 años, el pamplonés Garat Gaztelu Arbunies adora la política y la información desde que tenía uso de razón. "Desde pequeño ponía la oreja en las conversaciones de los adultos", confiesa entre risas. 

Una vez cumplió la mayoría de edad, empezó a participar en el mundo de la política de distintas formas y colaboró en mejorar la realidad de la gente de su al rededor. También decidió afiliarse a un partido político, aunque, fruto del deber que conlleva la posición que ostenta actualmente, presidente del Parlamento Joven, lo ha dejado algo aparcado.

Desde su posición, percibe una gran variedad ideológica y agradece que exista esa libertad de tratar distintos temas sin ningún problema. "Cualquiera que acuda a un pleno puede ver la pluralidad tanto ideológica como generacional, ya que tenemos desde gente en bachillerato a gente cercana a los 30 años con trabajo y familia", comenta.

"A diferencia del Congreso de los Diputados, tenemos la ventaja de que podemos ser nosotros mismos y no tenemos que cumplir un papel para satisfacer a nuestros votantes o seguir una línea de partido. Al no haber nadie viendo, no tienes que hacer teatro y la tranquilidad prima", comenta recordando una escena por la que Pablo Iglesias fue criticado por hablar con Iván Espinosa de los monteros e Inés Arrimadas con naturalidad.

El año pasado, ya logró ser de los más votados y fue elegido vicepresidente segundo, y esta legislatura ha logrado ser el más votado por su experiencia y efectividad. Sus funciones, junto a las de los dos miembros de la mesa, son preparar los plenos y hacer un seguimiento de todo lo que se va tratando semanalmente, y, en los plenos, gestionar todo lo relacionado con los tiempos y los turnos de palabra.

La Casa del Libro de Carmelo Butini durante el confinamiento por el coronavirus. MIGUEL OSÉS
Garat Gaztelu Arbunies en el pleno. ARCHIVO

Como presidente, ha tenido un contacto estrecho con el político de Geroa Bai y presidente del Parlamento de Navarra desde 2019 Unai Hualde. Normalmente, suelen acudir distintos representantes a su primer y último pleno para ver cómo funcionan, pero este año por varias circunstancias no han podido acudir al Parlamento de Navarra y se han movido por distintos ayuntamientos. El año pasado acudieron figuras como Koldo Martínez, María Solana o Ainhoa Aznárez

"Estoy disfrutando más que el año pasado, porque ahora siento que tengo más capacidad de hacer y ayudar. También es cierto que está siendo un año complicado, ya que hemos mezclado reuniones presenciales y telemáticas y la intriga ha seguido estando, pero a mi me encanta moderar los debates y me lo he pasado 'pipa'", reconoce ilusionado. Entre sus virtudes, destaca su labor por logar que impere el respeto y la tolerancia a todo lo que se dice desde un tono pausado y sosegado.

En los próximos años, y basándose en la experiencia de los debates del último año, considera que problemas como el cambio climático y la precariedad laboral tendrán que ser afrontados. Además, con la pandemia, problemáticas como la educación virtual también se han dado y tendrán que ser pronto solventadas en todos los centros de enseñanza. En los próximos años, no sabe si se ve viviendo de la política, pero militando y participando tiene claro que siempre que pueda estará porque le apasiona la política. 

"Confío en que con los años mejore la participación y la ciudadanía se involucre más en estos temas, ya que será algo muy positivo para Navarra", concluye.

TANIA RUIVO, VICEPRESIDENTA DE CIENCIAS

Tania Ruivo Ramos (Pamplona, 2002) ha sido, desde pequeña, una persona muy activa en lo que a temas sociales respecta, y siempre se ha movido con personas interesadas en estos campos. Considera que la política lo es todo, y ese ánimo de cambiar las cosas y ayudar a los demás lo ha tenido desde niña. Gracias a las recomendaciones de algunas amigas que habían participado, decidió dar el salto el año pasado e intentó entrar en el parlamento. 

"Me presenté a las elecciones escribiendo por qué quería estar y mis aficiones y traté de dar visibilidad de este proceso a mis círculos más cercanos. Para mi sorpresa, porque era mi primer año, fui la segunda más votada y me eligieron vicepresidenta", 

A pesar de haber recibido propuestas, aún no está afiliada a ningún partido, ya que considera que es muy joven y está contenta con su posición actual. Eso sí, en un futuro se lo plantea.

En cuanto al trato en el hemiciclo, coincide con sus dos compañeros: "No sé si se debe al cambio generacional, pero veo un ambiente bastante más respetuoso y distendido en el que incluso después de los plenos mantenemos algunos debates. Y no es porque no haya pluralidad, ya que este año he oído discursos de todo tipo y nunca se han censurado", puntualiza.

¿Las relaciones llegan a ser de amistad? Según Ruivo, pese a que cada uno tiene su forma de ver la vida, al haber encauzado todos sus objetivos en dar visibilidad a esta legislatura han hecho piña y en lo personal ha conocido personas que han sido auténticos descubrimientos con los que hoy mantiene una verdadera amistad. 

Tania Ruivo Ramos en el pleno. ARCHIVO
Tania Ruivo Ramos en el pleno. ARCHIVO

Entre sus funciones, trata de ayudar al presidente (Garat) a manejar el pleno estando atenta a quién levanta la mano, los tiempos o los turnos. En caso de no estar Garat, es ella la encargada de asumir la presidencia. "Definiría un pleno con tres palabras: diversidad, ideas y sociedad". Considera que la calma y la visión femenina son dos de los puntos más importantes que ofrece, ya que es la única mujer en la mesa. 

"Mi idea es seguir el año que viene. Obviamente existe cierta ambición a llegar a la presidencia, pero como no depende de mi no estoy pensando en eso. Ojalá, me gustaría, pero también estaría muy contenta como parlamentaria", confiesa.

No cuenta con referentes políticos, pero si piensa en quién se ha inspirado a lo largo de estos años, se le vienen a la cabeza figuras como Clara Campoamor, Emilio Pardo Bazán o José Ortega y Gasset, y es una fiel admiradora de la generación del 98.

Cree que el odio es el sentimiento contra el que más deben luchar los jóvenes. "Aunque cada vez hay más tolerancia, siento que algunos adultos intentan mandar a los jóvenes mensajes de odio a los que tendremos que enfrentarnos tarde o temprano", explica.

"Yo soy un caso diferente en este grupo, ya que estoy estudiando una carrera de ciencias (Farmacia y Nutrición) y todos hacen grados relacionados con las letras y la política. De aquí a diez años, me gustaría estar en un cargo en el que, aunque sea de forma indirecta, pueda ayudar a los demás y compartir mis ideales, ya que la política está en todos los ámbitos de la vida", concluye indicando que no descarta dedicarse plenamente a la política y en ocasiones lo piensa.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La política del futuro: los jóvenes que acuden al Parlamento a luchar por los 'zoomers'