• lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 07:47

 

 
 

POLÍTICA

Los números en los que se basa el Gobierno para justificar el fin del convenio con la CUN

Sin querer entrar en “guerras de cifras”, el departamento ha rebuscado en todos los aspectos para justificar que gasta menos que la CUN

El consejero de Salud del Gobierno de Navarra, Fernando Domínguez, durante la conferencia de prensa que ha ofrecido hoy en Pamplona en donde ha asegurado que los ratios de médicos, enfermería, camas, quirófanos y ocupación permiten atender "sin problema" a los 7.000 trabajadores de la Universidad de Navarra y sus familiares acogidos hasta ahora a un convenio suscrito entre el Gobierno y la Clínica Universidad de Navarra (CUN). EFE/Villar López
El consejero de Salud del Gobierno de Navarra, Fernando Domínguez. EFE/Villar López

El consejero de Sanidad, Fernando Domínguez no ha querido entrar “en una guerra de cifras” entre su departamento y la Clínica Universidad de Navarra para justificar que la atención en el Servicio Navarro de Salud resulta más barato.

Simplemente ha aportado una serie de factores “determinantes” de la diferencia de gastos.

La diferencia entre gastos, costes totales y costes marginales: En este sentido, el departamento afirma que no hay que calcular cuánto cuesta una atención concreta sino el incremento de gasto que supone la atención a las 7.000 personas en su conjunto. Por eso, considera que el gasto en atención primaria, por ejemplo, no se calcularía por el número de consultas realizadas sino por lo que supondría la contratación del personal adicional para realizar dichas consultas. El departamento de Sanidad calcula que habría que contratar a 2,5 médicos (o 5 médicos a media jornada), 1,5 pediatras y 4 enfermeras para soportar el incremento de pacientes. Esto supondría 460.000 euros más.

Pero la principal diferencia se encuentra en el modelo asistencial. El Servicio Navarro de Salud se centra en la atención primaria mientras que la Clínica Universidad de Navarra basan su asistencia en el hospitocentrismo, es decir, en la atención especializada y personalizada, lo que resulta más caro.

Según el departamento, los 7000 pacientes de la CUN reciben la quinta parte de atención primaria (5.073 consultas) que si esos mismos pacientes acudieran al SNS (24.204 consultas). Sin embargo, las consultas de especialista (26.674 consultas)  duplica a las que cabría esperar en el sistema público (10.614 consultas). Lo mismo sucede en las intervenciones. En la CUN se realizan 542 intervenciones quirúrgicas con anestesia general mientras que en el SNS estas intervenciones se reducirían a 312. Estas diferencias se deben a que el modelo público, según el departamento, es “menos intervencionista, más basado en los cuidados médicos y de enfermería, que apuesta por la educación sanitaria”.

El departamento también saca como excusa “la distinta estructura etárea”, es decir, la diferencia de edad. En los 7000 pacientes que pasarían al sistema público hay una mayoría joven que requerirán menor asistencia médica. Es decir, para el departamento no se puede extrapolar el gasto por paciente en general ya que al ser una población más joven, necesitarán menos número de asistencias. Sólo que lo mismo ocurre en la Clínica Universidad de Navarra. Si los 7000 pacientes fueran de mayor edad, también necesitarían mayor asistencia y su coste sería mayor.

Es decir, para el departamento de salud no se puede calcular el gasto que supondrán esas 7000 personas en función del gasto por habitante que realiza el SNS ya que en ese gasto por habitante se tiene en cuenta algunos costes estructurales como los servicios de urgencias y de transporte sanitario y los costes fruto de la dispersión geográfica en Navarra, que no variarían al asumir a los pacientes de la Clínica Universidad de Navarra.

El departamento de Sanidad no tiene en cuenta que esos gastos estructurales también son pagados por la Clínica Universidad de Navarra, igual que cualquier otro ciudadano, a través de los impuestos que paga a la Hacienda foral.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los números en los que se basa el Gobierno para justificar el fin del convenio con la CUN