• martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 19:34
 
 

POLÍTICA

El nuevo punto de ruptura del Gobierno de Chivite: "perplejidad" con Geroa Bai

Navarra Suma, ha exigido a Chivite “que ponga orden en el Gobierno que preside y dé una respuesta inmediata ante las revelaciones hechas por una parte de sus consejeros”.

La expresidenta Uxue Barkos, habla con el vicepresidente del gobierno, Javier Remirez, durante el pleno en el parlamento. MIGUEL OSÉS
La expresidenta Uxue Barkos, habla con el vicepresidente del gobierno, Javier Remirez, durante el pleno en el parlamento. MIGUEL OSÉS

Navarra Suma ha mostrado su "perplejidad" tras conocer la nota de prensa hecha pública por Geroa Bai en la que se afirma que sus consejeros han votado en contra de manifestar la conformidad con la proposición de Ley foral del PSN por la que se establecen medidas en materia de selección y provisión de puestos de personal funcionario docente en Navarra.

En un comunicado, la coalición subraya que los acuerdos del Ejecutivo Foral no se adoptan por votación sino que, de conformidad con la Ley que regula su funcionamiento “las decisiones del Gobierno de Navarra, adoptadas tras la oportuna deliberación, constituyen la expresión unitaria de la voluntad del mismo, quedando obligados a su cumplimiento todas y todos sus miembros”.

Además, añade que Geroa Bai estaría revelando públicamente la deliberación que se ha producido en el seno del Gobierno, incumpliendo de este modo el artículo 9 de la citada Ley que establece que "las deliberaciones del Gobierno de Navarra tienen carácter reservado y secreto, estando sus miembros obligados a mantener dicho carácter, aun después de haber cesado en el cargo”.

Para Navarra Suma “no cabe engañar a la opinión pública como ha hecho Geroa Bai simulando que se ha adoptado un acuerdo de Gobierno por votación cuando eso no se puede hacer, y cuando, además, están incumpliendo el deber legal de reserva de las discusiones en la mesa de Gobierno”.

Cuando alguien accede al cargo de consejero, remarca Navarra Suma, "debe comprometerse con todas sus obligaciones y, entre ellas, la de responsabilizarse de todos los acuerdos adoptados por el Gobierno al que pertenecen y si no, debe ser consecuente y asumir la imposibilidad de continuar en el mismo.

Navarra Suma, según señala, ha exigido a la presidenta María Chivite “que ponga orden en el Gobierno que preside y que dé una respuesta inmediata ante las revelaciones hechas por una parte de sus consejeros”.

“Son conocidas las múltiples desavenencias en el seno del ejecutivo de Chivite, pero es inadmisible que el desgobierno entre los socios llegue incluso al punto de que se traduzca en una falta de respeto al funcionamiento legal de la institución. Navarra y sus ciudadanos no lo merecen”, concluye.

"NO TENGO NADA QUE DECIR"

En este sentido, la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha explicado que el acuerdo adoptado en sesión de gobierno sobre la estabilización de la plantilla del PAI "es una decisión del Gobierno".

"Las deliberaciones de las sesiones del Gobierno son secretas y no tengo nada que decir ni voy a contribuir a desvelarlas", ha explicado la presidenta ante los medios de comunicación este viernes antes de explicar que es "una decisión que se toma de forma colegiada".

Chivite ha defendido que la decisión del Gobierno es "coherente con el acuerdo de Gobierno, en el punto 36" y ha dicho que "el 64 % de la prematricula de este año se ha hecho en el programa de aprendizaje en inglés".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El nuevo punto de ruptura del Gobierno de Chivite: "perplejidad" con Geroa Bai