PREMIUM  ELECCIONES 26-M

Asirón esconde su gestión partidista y alerta de que puede regresar "la Pamplona sectaria e irrespetuosa"

"Tras cuatro años, no puedo aseguraros que hayamos convertido a Pamplona en la ciudad que queremos", ha dicho el candidato de EH Bildu.

Acto central de la campaña de EH Bildu en Pamplona, con la intervención del candidato a la alcaldía, Joseba Asirón. MIGUEL OSÉS
Acto central de la campaña de EH Bildu en Pamplona, con la intervención del candidato a la alcaldía, Joseba Asirón. MIGUEL OSÉS  

El alcalde de Pamplona y candidato de EH Bildu a revalidar el cargo, Joseba Asirón, ha asegurado este sábado que en las elecciones del próximo 26 de mayo, "ganaremos el plebiscito entre la Pamplona del ayer y la del mañana, entre la Pamplona de unos pocos y la de todos".

En un acto electoral celebrado en la plaza Consistorial de la capital navarra, Asiron ha destacado que "es responsabilidad de todos defender la Pamplona diversa y acogedora que hemos creado". Por ello, ha resaltado que el 26 de mayo, "no podemos quedarnos en casa, no podemos permitir que aquella Pamplona sectaria, elitista, irrespetuosa, vuelva a nuestras calles, a nuestras casas, a nuestras vidas".

"Necesitamos que todas las personas que votaron en el 2015 vuelvan a hacerlo, con la misma ilusión, con las mismas ganas, con la misma esperanza", ha manifestado el candidato de EH Bildu, que ha asegurado que, "cuando todos nos unimos por Pamplona, somos imparables".

En su intervención, Asirón ha recordado cuando, hace cuatro años, "se reunieron aquí de manera espontánea, más allá de las siglas políticas o de las lealtades partidistas, para celebrar que los pamploneses de a pie recuperaban su ciudad tras décadas de asfixia, autoritarismo, sectarismo, persecución, malestar social y descontrol económico que nos dejaron los gobiernos de derechas".

Un acto en el que "bajamos a la plaza a entregaros la makila de mando", como símbolo de que "el Ayuntamiento de Pamplona y su gobierno volvía a estar en manos de los pamploneses". Un gesto, ha continuado, que reflejaba la "gran responsabilidad" de "convertir a Pamplona en la ciudad que queremos que sea".

Acto central de la campaña de EH Bildu para las elecciones municipales de Pamplona. MIGUEL OSÉS

En este sentido, ha indicado que, cuatro años después, "no puedo aseguraros que lo hayamos conseguido, cuatro años no son suficientes para transformar radicalmente una ciudad, pero sí puedo aseguraros que nos hemos dejado la piel en ello, y que hoy estamos unos pasos más cerca de conseguirlo".

UNA PAMPLONA IMPARABLE

Asirón ha destacado que "imparable es sin duda la palabra que hoy define Pamplona", y ha afirmado que, bajo los gobiernos municipales de UPN, los barrios de Pamplona eran unos "barrios perseguidos, castigados, a los que no se les dejaba ser lo que realmente son: el motor, los brazos, piernas, manos, el corazón de Pamplona".

"Aquella Pamplona ya pasó a la historia, pero no debemos olvidar todo aquello, porque hoy, a las puertas de estas elecciones, amenaza con volver a asomar la cabeza", ha advertido.

Por ello, ha resaltado que Pamplona "se defiende en las urnas", y se ha mostrado convencido de que el 26 de mayo, "volveremos a conseguir que lo imposible sea, otra vez, posible".

En este sentido, ha manifestado que "salimos a ganar" una Pamplona "abierta y moderna, cosmopolita y solidaria", "justa y de los avances sociales", "que acoge a las personas migrantes", que "ofrece igualdad de oportunidades para todas las personas", que "le dice al mundo orgullosa que en Pamplona no se tolera ningún tipo de agresiones", y que "recupera su pasado y reparte verdad, justicia y reparación a las miles de víctimas del odio franquista".

"Salimos a ganar la Pamplona rebelde, que no se calla ante las injusticias, que en los momentos más adversos no vacila, y da un paso adelante", ha concluido el candidato de EH Bildu.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asirón esconde su gestión partidista y alerta de que puede regresar "la Pamplona sectaria e irrespetuosa"