ELECCIONES 26-M

Ferraz echa el freno a Chivite en su anhelo por convertirse en la presidenta de Navarra junto al cuatripartito

La líder socialista se convertiría en la "muleta" de EH Bildu al necesitar sus votos para poder aprobar cualquier asunto de calado en el Parlamento Foral y la dirección del PSOE ya se ha desmarcado de las negociaciones.

Visita del presidente Pedro Sanchez a los socialistas navarros para apoyar a las candidatas a la presidencia de Navarra, María Chivite y a la alcaldía de Pamplona, Maite Esporrín. MIGUEL OSÉS
Visita del presidente Pedro Sanchez a los socialistas navarros para apoyar a las candidatas a la presidencia de Navarra, María Chivite y a la alcaldía de Pamplona, Maite Esporrín. MIGUEL OSÉS  

La candidata socialista a la Presidencia del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha recibido el alto por parte de la dirección nacional de su partido tras anunciar la pasada semana que va a iniciar una ronda de contactos con tres de las formaciones del cuatripartito para convertirse en la nueva presidenta foral

En concreto, la líder socialista anunció reuniones con Geroa Bai, Podemos e Izquierda Ezkerra evitando, en cualquier caso, el contacto con EH Bildu.

Sin embargo, los resultados electorales están ahí y Ferraz ha entendido que una Presidencia socialista en Navarra va a ser algo complicado, por no decir imposible, si no se aceptan los votos afirmativos o la abstención de los herederos de Batasuna. Un peaje que la dirección en Ferraz no está dispuesta a pagar y así se lo hacen saber a la líder del PSN.

Al parecer, según señala en exclusiva El Confidencial, Ferraz no vería con buenos ojos esas reuniones ya que independientemente de los apoyos que pueda recabar de estas formaciones, el PSN dependería durante toda la legislatura del voto de EH Bildu para aprobar cualquier asunto de calado, convirtiéndose así en la "muleta" de los radicales.

A pesar de que María Chivite ha afirmado en numerosas ocasiones que jamás iba a reunirse con EH Bildu, a la dirección nacional socialista parece no bastarle con este compromiso que podría desgastar sobremanera a la formación política y prefieren ir "poco a poco".

Durante esta pasada semana, la socialista ha renunciado a la formación de un gobierno constitucionalista que lideraría la coalición Navarra Suma, integrada por UPN, Cs y PPN; al asegurar que no dará sus votos "a la derecha". Algo que parece cuanto menos paradójico cuando trata de 'arrimarse' a la marca blanca del PNV en Navarra y, por lo tanto, también derecha de carácter nacionalista.

La cúpula socialista, según ha confirmado esta mañana de lunes a la SER, "no avala" las acciones de la socialista navarra y "se desmarca" de estas negociaciones, aunque no impide que Chivite pueda desarrollar sus reuniones acordadas.

Sin embargo, parece que se trata más del empecinamiento de la candidata a la Presidencia foral que de una opción real para acabar siendo presidenta del Ejecutivo navarro; y más teniendo en cuenta que María Chivite es una de las mujeres más cercanas al presidente en funciones Pedro Sánchez.

UNA COMISIÓN DE SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN DE ACUERDOS

Precisamente, otro navarro próximo a Sánchez, Santos Cerdán, forma parte de una comisión creada que busca 'seguir y evaluar' los posibles pactos que puedan darse en las diferentes comunidades españolas. En este órgano también se encuentra José Luis Ábalos, Patxi López o Susana Sumelzo.

Sin embargo, el asunto de Chivite no ha llegado a esta comisión al recibir desde el principio el 'no' por parte de la dirección del partido.

Además, a todo esto hay que sumar un cambio normativo en el reglamento interno del PSOE que estipula que las consultas a la militancia son obligatorias y vinculantes para orquestar acuerdos de gobierno.

Esto supone que si Chivite lograra un acuerdo entre tres de las formaciones del antiguo cuatripartito, las bases tendrían que avalar de forma indirecta que en esa unión aparezca la 'sombra' de los radicales abertzales de EH Bildu,

El escenario postelectoral dejó un Parlamento de Navarra muy fragmentado con una clara victoria, la de Navarra Suma, que se convirtió en la fuerza más votada de la Comunidad foral y sumó un total de 20 escaños.

Le sigue el Partido Socialista de Navarra con 11 parlamentarios; Geroa Bai con 9; EH Bildu 7 escaños (después de perder uno frente a NA+); Podemos logró 2 parlamentario e Izquierda Ezkerra consiguió mantener uno por un puñado de votos en el recuento final. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ferraz echa el freno a Chivite en su anhelo por convertirse en la presidenta de Navarra junto al cuatripartito