PREMIUM  POLÍTICA

El perverso sistema D'hondt en Navarra: los votos a Vox podrían otorgar el quinto diputado a los abertzales de Bildu

El reparto de los escaños en Navarra podría modificarse en el caso de que los partidos más votados pierdan apoyos y hagan más 'barato' el último representante. 

Sergio Sayas (UPN), Ione Belarra (Podemos), Santos Cerdán (PSOE), Bel Pozueta (Bildu), Koldo Martínez (Geroa Bai) y Adolfo Alústiza (Vox), candidatos en Navarra para el Congreso de los Diputados.
Sergio Sayas (UPN), Ione Belarra (Podemos), Santos Cerdán (PSOE), Bel Pozueta (Bildu), Koldo Martínez (Geroa Bai) y Adolfo Alústiza (Vox), candidatos en Navarra para el Congreso de los Diputados.  

Navarra elige este próximo domingo cinco nuevos diputados que representarán a la Comunidad foral durante la próxima legislatura. 

El sistema electoral español determina una elección por circunscripciones y Navarra es una de las comunidades que menos representantes reparte de los 350 del Congreso, lo que hace muy particular la asignación de escaños, que no siempre premia de igual manera a todos los partidos. 

Para entender esta situación, la irrupción de Vox podría facilitar justo lo contrario de lo que persiguen sus votantes: que Bildu, el partido abertzale, consiga el quinto diputado. 

En Navarra, en las pasadas elecciones, UPN y Podemos consiguieron dos representantes cada uno, mientras que el PSOE se llevó uno.

Ni Bildu, ni Ciudadanos ni Geroa Bai pudieron entrar en el Congreso, a pesar de que entre los 3 sumaron más de 65.000 votos que no sirvieron al final para nada

El reparto del sistema D'Hondt asigna los escaños a partir de un promedio mayor que consiste en dividir a través de tantos divisores como diputados a asignar. Los cocientes mayores se quedan los representantes. 

De esta manera, cuantos menos votos obtenga el partido más votado más pequeño será el cociente y más sencillo será para otros partidos acceder a un diputado. 

Tal y como se puede ver en la tabla adjunta, en las últimas tres elecciones UPN-PP han superado siempre los 100.000 votos, algo a lo que aspiran a mantener gracias a que concurren ahora en coalición con Ciudadanos. Según fuentes de la coalición, su objetivo es sobrepasar los 126.000 votos de 2011. 

En las elecciones del próximo domingo 28-A, el PSOE quiere a superar a Podemos y pelear así su segundo diputado si es capaz de acercarse a los 80.000 votos, algo que ya consiguió en las elecciones de 2000, 2004 y 2008. 

Un sencillo análisis permite comprobar que son necesarios más de 40.000 votos para adjudicarse un escaño en el Congreso por Navarra. 

¿Pero qué ocurriría en un escenario en el que Vox irrumpa con una cantidad de votos que debiliten a los partidos más votados, en especial a Navarra Suma?

Tal y como se puede ver en la tabla simulada con un posible voto a las elecciones de 2019, la pérdida de apoyos de Navarra Suma no influiría en la formación, que mantendría los 2 diputados que ahora tiene en el Congreso en propiedad de UPN. 

Sin embargo, el cociente resultante sería más bajo y situaría por debajo de los 40.000 votos la posibilidad de conseguir representante, dejando a Bildu a muy pocos votos de conseguir un escaño por Navarra. 

En la tabla se puede ver cómo el PSOE y Bildu podrían luchar por ese quinto escaño, que podría perder Podemos si las encuestas aciertan y la caída en Navarra es pronunciada.

Ese representante, el último a repartir, estaría también pendiente del voto de Navarra Suma, que se lo podría adjudicar si los votos de Vox terminan en su poder. 

En cualquier caso, los ciudadanos navarros tienen en sus manos y en su libertad de decisión la elección de sus representantes este próximo domingo. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El perverso sistema D'hondt en Navarra: los votos a Vox podrían otorgar el quinto diputado a los abertzales de Bildu