POLÍTICA

Llega la hora de la verdad: comienzan las negociaciones para intentar pactar el Gobierno de Navarra

La candidata socialista, María Chivite, ha convocado a Geroa Bai, Podemos e I-E, mientras que ha rechazado reunirse con Bildu.

Javier Esparza y María Chivite, candidatos de Navarra Suma y PSN, respectivamente. ARCHIVO
Javier Esparza y María Chivite, candidatos de Navarra Suma y PSN, respectivamente. ARCHIVO

Después de un mes de declaraciones pre y poselectorales, llega la hora de bajar a la arena, de hablar, negociar e intentar pactar el futuro Gobierno de Navarra, una tarea que no se presenta fácil a priori para ninguno de los posibles candidatos.

Con el reto de "liderar" el próximo Ejecutivo foral, la socialista María Chivite iniciará a partir de la semana en la que entramos este lunes una ronda de contactos, para la que ha invitado a Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra.

Su objetivo es conformar un gobierno "progresista", para el que no cuenta con EH Bildu, una "línea roja" para los socialistas navarros, aunque tampoco ha llamado a Navarra Suma, la plataforma formada por UPN, Ciudadanos y PP.

Mientras, se han sucedido los llamamientos públicos al PSN por parte del candidato de Navarra Suma y presidente de UPN, Javier Esparza, convencido de que solo hay dos posibles gobiernos: uno pactado con el PSN y presidido por él, o uno de "todos contra Navarra Suma".

Y si de partida las posiciones no parecen compatibles, los números aún complican más la situación, ya que nadie cuenta de entrada con la mayoría necesaria para superar un proceso de investidura.

Esparza parte con 20 votos de los 50 escaños que hay en el Parlamento foral, y no sumaría ni uno más si Chivite mantiene su palabra de no darle su apoyo para conformar el próximo Gobierno foral.

Pero tampoco Chvite tendría suficientes votos para ser presidenta, con los 23 que sumarían PSN (11), Geroa Bai (9), Podemos (2) e Izquierda-Ezkerra (1), en el caso de que consiguieran cerrar un acuerdo a cuatro.

LA IMPRESCINDIBLE ABSTENCIÓN

Se presenta así como imprescindible en ambos casos que alguien se abstenga y, en el caso de Esparza, las miradas se dirigen al PSN, mientras que en el de María Chivite, el apoyo por omisión sería el de EH Bildu.

Dos opciones que a día de hoy no son probables, si las partes mantiene sus posiciones, ya que Chivite recurrió al absurdo y dijo públicamente que la "única" opción de Esparza para ser presidente es que lo apoye EH Bildu, mientras que la coalición abertzale advirtió al PSN de que sus siete escaños entran en la aritmética y "no puede esperar que le salgan gratis".

Unas posturas que se reflejan también en distintos ayuntamientos navarros, donde la correlación de fuerzas no da a ningún partido la mayoría necesaria para llegar a la alcaldía. Es el caso, por ejemplo, de Pamplona, donde Navarra Suma ha logrado 13 concejales; EH Bildu, 7; PSN, 5; y Geroa Bai, 2.

Con estos datos, la socialista Maite Esporrín se alegró la misma noche electoral por poder decir "agur, Asirón" y, aunque no desveló cuál será el sentido del voto del PSN el 15 de junio, si provocó que el alcalde en funciones de Bildu, Joseba Asirón, le replicara que "no hay nada peor que hacer una campaña de izquierdas" y luego "facilitar la llegada de un gobierno de la derecha".

"NO TRAICIONE A LOS NAVARROS"

Desde las formaciones a nivel nacional, ya ha habido varias voces reclamando sensatez al PSN. Este domingo ha sido la vicesecretaria de Política Social y miembro del equipo de negociación del comité para la gobernabilidad del PP, Cuca Gamarra, la que ha pedido al PSOE que "reflexione" y que "no traicione a los navarros ni a los españoles" entregando Navarra "al independentismo". "Hay otra alternativa, la del constitucionalismo y Navarra Suma".

Gamarra ha realizado estas declaraciones tras las preguntas de los periodistas minutos antes de participar en un acto de la Asociación de Celiacos de La Rioja. En este sentido, ha afirmado que Navarra "tiene una situación especial" y, por ello, ha insistido, "si el PSOE se echa a los brazos de Bildu, estará rompiendo el contexto constitucional y generará un gobierno débil e inestable que, al final, solo dará más pasos hacia el independentismo".

Ante ello, el PP hace una reflexión "desde la legitimidad que le da haber concurrido en una coalición con UPN y Ciudadanos buscando sumar y conseguir el mayor respaldo político a una propuesta constitucionalista como es Navarra Suma, ante el peligro del avance nacionalista e independentista".

Además, "y desde la legitimidad que nos da también el haber respaldado a Patxi López en el 2009 para que el nacionalismo e independentismo dejara de gobernar en el País Vasco, a cambio de nada, lo que pedimos ahora es que Navarra Suma, con UPN, Cs y PP y que ha ganado estas elecciones, sea quien gobierne".

ALEJÁNDOSE DEL CONSTITUCIONALISMO

"El constitucionalismo debe gobernar Navarra", ha manifestado y, por ello, "instamos al PSOE a que tenga altura de miras y haga lo mismo que nosotros hicimos en el 2009 con Patxi López".

Además, ha continuado, el sábado "Bildu dijo que sus votos no iban a ser gratis y, por ello, lo que está encima de la mesa es que si el PSOE acepta gobernar Navarra con el apoyo de Bildu y de los nacionalistas, estará alejándose del constitucionalismo".

"Hay otra alternativa, la del constitucionalismo y de Navarra Suma. No hay excusas", ha sentenciado Gamarra. "El PSOE debe reflexionar y no traicionar a los navarros", ha concluido.

También desde Ciudadanos se ha criticado la actuación del PSOE y de su líder, Pedro Sánchez. El candidato de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha lamentado que "ningún barón territorial" del PSOE "levante la mano" ante la política de pactos de Sánchez, que "prefiere aliarse con los independentistas, con los separatistas, en vez de mirar al centro".

"SÁNCHEZ EN ESTADO PURO"

En declaraciones a los medios de comunicación en la sede del partido, Aguado ha comentado que Sánchez "ya está pactando en Navarra un Gobierno con PNV y Bildu, un Gobierno foral al margen de los constitucionalistas".

"Es Sánchez en estado puro", ha señalado Aguado, que ha criticado la "condescendencia" del presidente del Gobierno en funciones, al "regalarles gobiernos" a los partidos nacionalistas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Llega la hora de la verdad: comienzan las negociaciones para intentar pactar el Gobierno de Navarra