PREMIUM  POLÍTICA

Bildu reclama en Berrioplano la misma voluntad democrática que denegó en la anterior legislatura

La izquierda abertzale critica que el equipo de gobierno de Navarra Suma haya tomado una decisión, cuya competencia es del alcalde, sin consultarla en el Pleno.

Pleno del Ayuntamiento de Berrioplano. CEDIDA
Pleno del Ayuntamiento de Berrioplano. CEDIDA  

EH Bildu, tras haber sido desalojado en las urnas de mayo del gobierno de Berrioplano que dirigió con Plazaola en la anterior legislatura, ha acusado esta semana a Navarra Suma de actuar con imposiciones y sin voluntad democrática en la localidad.

Durante una comisión municipal, su portavoz, Koldo Ábrego, protestó ante la decisión del alcalde, Raúl Julio Bator, de designar al concejo de Larrageta para acoger el próximo 28 de septiembre la festividad del Día de la Cendea. Una decisión que, según indicó Bildu, fue tomada sin consultar con los demás grupos municipales ni abrirla al debate en el Pleno.

Sin embargo, según define el reglamento, esta designación (que por tradición, se lleva a cabo de forma rotativa entre los diez concejos que forman la Cendea de Berrioplano) es competencia exclusiva del alcalde.

Pero la protesta de la formación abertzale llama poderosamente la atención, sobre todo si se tiene en cuenta la actitud mostrada durante los últimos cuatro años por la anterior alcaldía de EH Bildu y Plazaola, en la que se llevaron a cabo graves imposiciones. Así lo dejó patente en el pleno de este martes el responsable del área de Urbanismo, Francisco Esquíroz (Agrupación Ayuntamiento Berrioplano), al referirse a la denegación al Ministerio de Defensa de la licencia de obra para instalar un cerramiento de 52 hectáreas en el monte Ezcaba.

En mayo de este mismo año, el anterior equipo de gobierno denegó un permiso similar que le había solicitado al consistorio de Berrioplano la Comandancia Militar de Navarra para cerrar este paso mediante vallas entre el campo de tiro de Aizoáin y las proximidades del fuerte de San Cristóbal.

En ese caso, EH Bildu, con el edil Félix Remírez al frente del área de Urbanismo, denegó el permiso sin consensuarlo con ninguno de los grupos de la oposición del Ayuntamiento, sino a través de una decisión unilateral. Un hecho que acarrea mayor relevancia, ya que, por sus características, tenía la obligación de haberlo llevado a la Comisión de Urbanismo o incluso al Pleno.

Su estrategia fue, en cambio, ejecutar una imposición sin tan siquiera informar a los demás grupos municipales, que este martes expusieron haberse enterado de la denegación de mayo a través de las noticias publicadas en los medios de comunicación.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bildu reclama en Berrioplano la misma voluntad democrática que denegó en la anterior legislatura