• jueves, 09 de diciembre de 2021
  • Actualizado 03:33

 

 
 

POLÍTICA

El cuatripartito se cita para abordar su primera crisis tras el cese del exetarra en Educación

La mañana acoge la primera reunión a cuatro bandas tras las acusaciones de Bildu a Geroa Bai de comenzar una "caza de brujas".

El consejero de Educación, José Luis Mendoza, junto a la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos.
El consejero de Educación, José Luis Mendoza, y la presidenta Barkos.

La primera crisis de Gobierno del cuatripartito se abordará tras la revocación del nombramiento de Imanol Haranburu como jefe de Negociado de Escuelas de Idiomas por parte del consejero Mendoza. Una decisión que para EH Bildu supone abrir "una caza de brujas" y que según Geroa Bai responde a una "falta de confianza".

El consejero de Educación, José Luis Mendoza, decidió revocar este nombramiento tras conocer la relación de Haranburu en el pasado con ETA, circunstancia, según aseguró, desconocida en el momento de su designación. Haramburu fue condenado a 21 años de cárcel por pertenencia a banda armada. 

E portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, ha calificado de "grave" esa decisión ya que "pone en juego los derechos civiles y políticos" de esta persona y de cualquier otra que haya podido estar en esa situación.

Asimismo ha comentado que eso va en contra del espíritu y la letra del acuerdo programático y así lo va a trasladar a la comisión de seguimiento, en la que pretende abrir un debate con el reto de fuerzas que sustentan al gobierno.

Araiz, quien ha solicitado que comparezca el consejero en esa comisión, ha avanzado que en función del debate se reservan el derecho a plantear iniciativas.

El portavoz de EH Bildu ha incidido en que no hay un problema de confianza política como se ha querido plantear, al tiempo que ha apuntado que hay informes que avalan la "suficiente capacidad" de Haranburu para desempeñar el puesto para el que había sido designado.

"Esto supone abrir una caza de brujas improcedente en la administración foral de Navarra", ha sostenido el portavoz de EH Bildu.

Su postura no es compartida por Geroa Bai, cuyo portavoz, Koldo Martínez, tras incidir en que se trata de un ciudadano que ha cumplido con las sentencias impuestas, ha apuntado que la revocación reside en el hecho de que quien le nombró desconocía su militancia en ETA y que había estado en la cárcel, datos, a su juicio, "relevantes" para alguien que ocupa un cargo.

Ha señalado que se habló con el afectado y él aceptó "con normalidad" la revocación del nombramiento y al parecer el mismo debió expresar "preocupación por no haber sido absolutamente claro respecto a su pasado".

Por todo ello ha dicho que entienden la revocación "más relacionada con una falta de confianza, que con cualquier otro tema", a lo que ha añadido que, a su juicio, lo sucedido es "una deficiente comunicación de una situación personal que importa a la hora de hacer un nombramiento".

"EH Bildu puede interpretarlo como quiera, pero desde Geroa Bai se hace esta interpretación", según Martínez, quien ha dicho que no se atreve a hablar de "caza de brujas" mucho menos teniendo en cuenta que este gobierno está manteniendo dentro de las estructuras a personas que han trabajado en puesto de relevancia con el gobierno anterior.

Finalmente ha dicho que están tranquilos con el global de nombramientos y que si alguno demuestra que no está a la altura se le puede retirar.

La portavoz del PSN, María Chivite, ha dicho que le llama la atención que "la primera" reunión del cuatripartito tenga que ser por el nombramiento un exetarra y ha asegurado que le gustaría que fuera por temas de mayor importancia, para solucionar los problemas de la gente.

Sus palabras han sido respondidas por Adolfo Araiz, quien ha afirmado que el PSN desconoce la dinámica de esta comisión, así como las "innumerables" reuniones que ha mantenido para dinamizar la actividad parlamentaria y plantear actuaciones. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El cuatripartito se cita para abordar su primera crisis tras el cese del exetarra en Educación