POLÍTICA

Chivite, tras los pasos de Puras doce años después: negociación y pulso a Ferraz sin apoyos

La líder socialista navarra hace oídos sordos a su dirección de partido y busca un acuerdo programático que necesita la abstención de Bildu.

María Chivite, actual líder del PSN, junto con Fernando Puras. IÑIGO ALZUGARAY /  EFE
María Chivite, actual líder del PSN, junto con Fernando Puras. IÑIGO ALZUGARAY / EFE  

Durante toda la campaña electoral María Chivite, líder del PSN, repitió hasta la saciedad que el objetivo era acabar lo que comenzó en 2007 con Fernando Puras. Ahora la líder socialista va a comenzar una estrategia similar a la que intentó su homólogo hace doce años y que terminó con su dimisión

Este miércoles, Chivite va a comenzar un diálogo con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra para impedir que Navarra + llegue al Gobierno de Navarra y buscar su investidura como presidenta de Navarra. Un acuerdo programático que necesita del obligado apoyo de Bildu, un apoyo en forma de abstención que nunca será gratuito y del que en Ferraz no quieren ni oír hablar.

En 2007, Fernando Puras, por aquel entonces cabeza del PSN, llevó a cabo este mismo tipo movimiento y logró llegar a un acuerdo programático con los nacionalistas vascos de Nafarroa Bai e Izquierda Unida. Sin embargo, tal y como sucede en la actualidad, Ferraz se negó a que ese acuerdo viese la luz y a Puras no le quedó otra opción que presentar su dimisión. 

En ese momento, Puras dijo en referencia a sus votantes: "He intentado no frustrar sus ilusiones sino hacerlas realidad. No ha sido posible esta vez. Espero que con otra persona sea posible en un futuro próximo". Esas palabras del 6 de agosto de 2007, cuando anunció su marcha, parecen señalar directamente a María Chivite. Aún así, el dibujo que se encuentra la actual líder del PSN es mucho más difícil que el de Puras.

Las elecciones autonómicas de 2007 dejaron un Parlamento conformado por: UPN con 22 escaños, Nafarroa Bai (NaBai) con 12, PSN con 12 y Convergencia de Demócratas de Navarra (CDN) e Izquierda Unida (IUN) con otros 2. Después de dos meses de negociaciones y conversaciones a tres bandas, el PSN logró llegar a un acuerdo programático con NaBai e IUN que le daba la mayoría simple en el Parlamento con 26 escaños y, por tanto, la investidura como presidente del Gobierno de Navarra.

En la actualidad, Chivite no cuenta ni siquiera con esa mayoría simple de 26 escaños en el Parlamento de Navarra. La suma de la líder socialista se queda en sus 11 escaños, más los 9 de Geroa Bai, los 2 de Podemos y el de Izquierda-Ezkerra. Tan solo 22 escaños que dependerían completamente de los 7 parlamentarios de Bildu tanto para la formación de Gobierno (en forma de abstención), como para cualquier toma de decisiones en el futuro.

Desde Ferraz, la dirección nacional del PSOE se mostró hace doce años totalmente contrario a un acuerdo con el partido nacionalista de Nafarroa Bai. Ahora, el límite lo ha puesto en Bildu.

Sin embargo, la líder del PSN ha hecho oídos sordos y se dispone a desafiar el mandato de su partido para comenzar unas negociaciones que obligatoriamente pasarán por los nacionalistas radicales de Bildu.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite, tras los pasos de Puras doce años después: negociación y pulso a Ferraz sin apoyos