POLÍTICA

Chivite (PSN) presidirá en Navarra un gobierno con 13 consejerías, 4 de ellas para el PNV y otra para Podemos

Este es el reparto de poder que han alcanzado los socialistas para proseguir con la agenda nacionalista del PNV en Navarra. 

María Chivite y Uxue Barkos, las dos líderes de PSN y PNV que manejarán el próximo gobierno de Navarra. MIGUEL OSÉS
María Chivite y Uxue Barkos, las dos líderes de PSN y PNV que manejarán el próximo gobierno de Navarra. MIGUEL OSÉS  

El PSN ha cerrado este viernes con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra un acuerdo de gobierno en Navarra para la investidura de la socialista María Chivite, aunque su candidatura necesitará de la abstención de EH Bildu.

María Chivite presidiría un gobierno con 13 departamentos, 4 más de los que existen ahora para poder dar cabida a todos los grupos con representación, aunque Izquierda-Ezkerra ha renunciado a estar en el Ejecutivo. 

El PSN tendrá 8 consejerías, mientras que el PNV (Geroa Bai) accederá a 4 departamentos, por 1 de Podemos. El Ejecutivo también contaría con dos vicepresidencias, una para el PSN y otra para el PNV, pero todavía no se ha concretado en qué áreas.

Los socialistas controlarán Derechos Sociales; Presidencia; Función Pública e Interior; Salud; Educación; Economía y Hacienda; Cultura y Deporte; Cohesión Territorial y Universidades, Innovación y Transformación Digital. 

Por su parte, los nacionalistas vascos del PNV seguirán con el control de Desarrollo Económico y Empresarial; Desarrollo Estratégico y Territorial; Relaciones Ciudadanas y Desarrollo Rural y Medio Ambiente. 

El nuevo pentapartito nacionalista de María Chivite deja a Podemos la consejería de Políticas migratorias y Justicia. 

La secretaria general del PSN y candidata a la Presidencia, María Chivite, ha explicado en rueda de prensa que se aumentan los departamentos con respecto al Gobierno anterior, "pero se distribuyen las direcciones generales" porque "en realidad aumento de direcciones generales son cuatro".

"Se desdobla el Instituto de Deporte y Juventud, un compromiso de los distintos partidos", ha añadido, para agregar que "había consejerías excesivamente cargadas de contenido".

Por su parte, la presidenta en funciones de Navarra y líder de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha expuesto que "desde 2012 hay una concentración de consejerías que responde a una situación política en Navarra y a una situación de crisis económica".

"En estos momentos las cuentas de Navarra están ordenadas", ha dicho, para explicar que algunos departamentos estaban "plenos de contenido, a veces hasta cierto exceso". "Ahora cabe pasar a trabajar de otra manera", ha señalado.

En todo caso, PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E solo suman 23 de los 50 escaños del Parlamento de Navarra, por lo que en la sesión de investidura necesitarían la abstención de EH Bildu, una formación con la que los socialistas han reiterado que no han pactado ni lo harán en el futuro, pero con la que deberán contar para cualquier acción de gobierno. 

ACUERDO CERRADO

Los partidos del nuevo pentapartito vasco han cerrado este viernes un acuerdo para conformar un Gobierno de coalición en Navarra que presidiría la candidata socialista, María Chivite. El Ejecutivo también contaría con el apoyo parlamentario de Izquierda-Ezkerra, que ha declinado formar parte del Gobierno de coalición.

Una vez alcanzado el acuerdo, a principios de la próxima semana, el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, realizaría una ronda de consultas para proponer a María Chivite como candidata a la Presidencia de Navarra, aunque no tenga mayoría.

La sesión de investidura se debe convocar con un margen de tres días desde la ronda de consultas, es decir, como pronto a finales de la próxima semana, aunque lo más probable es que las sesiones tengan lugar el 5 y 6 de agosto próximos

Según han indicado, se trata en todo caso de un preacuerdo, que deberá ser refrendado internamente por cada partido, y que además sólo tendrá el apoyo de 23 de los 50 escaños del Parlamento de Navarra, lo que hará necesario el visto bueno de EH Bildu.

Al término de la reunión, la secretaria general del PSN, María Chivite, ha comentado que su partido someterá a ratificación el acuerdo este domingo y, si es aprobado, algo que no ha puesto en duda, ese mismo día comunicará al presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, que se presenta como candidata a la presidencia.

Hualde iniciaría entonces la ronda de consultas con los portavoces y el pleno de investidura podría celebrarse el jueves 1 o el viernes 2 de agosto.

Chivite, quien ha calificado el acuerdo como una "buena noticia" y más en el actual contexto político, ha reconocido que todos los partidos se han dejado "pelos en la gatera", aunque hay que estar "más que satisfechos". 

La dirigente socialista ha insistido en que, tras el fallido intento de investidura de Pedro Sánchez en el Congreso, este acuerdo es bueno "para toda la sociedad en general y para las fuerzas progresistas y de izquierdas". 

Respecto al necesario apoyo de Bildu, ha afirmado que en el PSN siempre han sido "muy claros" en el sentido de que no van a reunirse ni a pactar con esta formación, aunque "luego sabrá cada uno qué es lo que vota".

Asimismo, ha destacado que cuentan con el respaldo de la ejecutiva federal: "Tanto el secretario de Organización como la dirección del partido saben todo".

El PSOE, ha agregado, ha trabajado en este proceso "de la mano" del PSN y ha estado informado de todas las negociaciones. "Más garantista no puede ser" el proceso, ha subrayado Chivite, quien ha recordado que el propio Pedro Sánchez ya ha manifestado que los gobiernos nacional y navarro "son dos ámbitos absolutamente diferentes".

La presidenta del Gobierno de Navarra en funciones y portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha explicado que durante las últimas semanas se ha desarrollado un trabajo "intenso" y discreto, que ha dado como fruto "una apuesta y propuesta de estabilidad, de Gobierno que reconoce la pluralidad y la vocación de convivencia de esta tierra".

Este acuerdo, ha resaltado, nace "con ambición de situar a Navarra en las mejores cotas de bienestar", sobre todo con el objetivo de "superar algunos elementos en materia de desequilibrio territorial".

Eduardo Santos, secretario general de Podemos en Navarra, tras agradecer "la buena disposición al diálogo" del resto de partidos, ha señalado que el acuerdo traslada un mensaje a la ciudadanía, que es que "se puede hacer política entre personas diferentes y que eso en sí fortalece la democracia".

El portavoz de Podemos, quien ha apuntado que su formación es "perfectamente consciente" del peso que tiene en Navarra, ha aseverado que éste no es "un gobierno de cuotas, de reparto de cartas" y ha considerado que en el mismo "todos nos podemos sentir cómodos".

Marisa de Simón, portavoz de I-E, ha declarado que desde el principio han tenido claro que este acuerdo de mínimos es "suficiente para continuar en los cuatro próximos años con las políticas sociales iniciadas en el periodo anterior".

Sobre el necesario apoyo de EH Bildu a las propuestas del Gobierno de Navarra durante la legislatura, De Simón ha comentado que ese consenso "se podría materializar en el día a día", como se ha hecho, ha indicado, en los últimos cuatro años. "Yo no veo problema en esto", ha manifestado. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite (PSN) presidirá en Navarra un gobierno con 13 consejerías, 4 de ellas para el PNV y otra para Podemos