• lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:45

 

 
 

POLÍTICA

Cómica jornada de Chivite para disimular su acuerdo de presupuestos con los proetarras de Bildu

La presidenta vuelve a llamar a Navarra Suma y a EH Bildu a un encuentro falso para negociar unas cuentas que están ya acordadas con los abertzales. 

Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz de EH Bildu Nafarroa se reune con el Gobierno de Navarra para tratar los presupuestos del próximo año. PABLO LASAOSA
Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz de EH Bildu Nafarroa se reune con el Gobierno de Navarra para tratar los presupuestos del próximo año. PABLO LASAOSA

Bochorno político este miércoles en Navarra con la cómica jornada que ha diseñado María Chivite y su equipo de gabinete sobre los presupuestos de Navarra. 

Ha sido una obra en tres actos tan mal diseñada como poco creíble y que termina dejando todo como está firmado y acordado desde 2019. Los socialistas mantienen un pacto de legislatura (2019-2023) con los proetarras de EH Bildu que le garantizan el apoyo firme de las cuentas anuales, pero Chivite y su gobierno tienen que fingir una vez al año que negocian con los abertzales y con Navarra Suma.

En esta ocasión, los regionalistas han decidido no formar parte de la obra montada por los socialistas, encantados de seguir en el Gobierno con los votos de los que jalean los asesinatos de ETA y la extorsión a la que durante 40 años se sometió a la sociedad navarra. 

Javier Esparza ha acudido este miércoles por la tarde a la reunión programada por Chivite y la cita ha concluido en 10 minutos, porque tampoco era necesario dedicar mucho más tiempo a algo sin ningún recorrido. El año pasado Navarra Suma ofreció su voto gratis sin contrapartidas, pero Chivite no quiso cambiar sus acuerdos con los radicales

El blanqueamiento de Adolfo Araiz, ahora parlamentario y Bildu y antiguo miembro de la mesa nacional de Herri Batasuna desde le daban directrices a ETA para actuar y matar, ha sido esta vez sin foto en el segundo acto de la farándula montada por la presidenta.

Chivite no ha querido posar con los abertzales en su despacho fingiendo la negociación de los presupuestos, una imagen que le generó en su momento excesivas críticas y que los radicales también han aceptado evitar. 

Mientras se aprueban cada año los presupuestos de la legislatura, decenas de presos de la banda asesina han sido ya acercados a las cárceles próximas a País Vasco y Navarra, el pago que los socialistas llevan a cabo desde el Gobierno central para que Chivite permanezca en el Palacio de Navarra. Pronto saldrán a la calle sin cumplir sus penas para mantener los acuerdos. 

Poco después de las dos reuniones sin contenido con Navarra Suma y EH Bildu, se ha interpretado el tercer acto de la farsa, con Javier Remírez como actor principal. El vicepresidente ha lamentado que Navarra Suma "decida de forma unilateral romper las negociaciones" en torno a los Presupuestos Generales de Navarra para 2022. 

"No somos nosotros los que nos hemos levantado de la mesa, serán otros los que tengan que explicar por qué no quieren negociar", ha añadido Remírez, al que no se le ha escapado la risa con esta frase tras convocar a los medios casi de urgencia en un vodevil tan mal trabajado que ha rozado el ridículo. 

Con los presupuestos ya perfectamente cerrados entre PSN y EH Bildu, la portavoz del partido radical, Bakartxo Ruiz, ha hecho una "lectura positiva" de la reunión que ha mantenido con María Chivite. "Existe voluntad", ha respondido en lo que serán los terceros presupuestos juntos. 

Además, Bakartxo Ruiz ha abogado por una negociación "integral" que aúne también las medidas en materia fiscal, pero ha dicho que "ya veremos hasta dónde llegamos".

Ha reconocido que en algunos temas "estamos más cercanos que en otros, hay más dificultades en determinadas políticas y en materia fiscal, pero vamos a dar una oportunidad al proceso de negociación". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cómica jornada de Chivite para disimular su acuerdo de presupuestos con los proetarras de Bildu