POLÍTICA

Barkos votará "sí" a la ikurriña en la Comunidad foral: "Me produce náuseas que se manosee la bandera de Navarra"

La presidenta ha mostrado por fin su voto ante la derogación de la Ley de Símbolos, pero dice ªque nadie va a eliminar los símbolos oficiales de Navarra".

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, a su llegada al Parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS
La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, a su llegada al Parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS  

La presidenta del Ejecutivo foral, Uxue Barkos, ha fijado su postura ante la derogación de la Ley de Símbolos, que impulsa el cuatripartito, y con la que se pretende que la ikurriña pueda ondear de forma oficial en Navarra.

En este sentido, la presidenta ha asegurado que votará a favor para que "si el Ayuntamiento de Leitza quiere poner la ikurriña, lo pueda hacer; pero también para que al Ayuntamiento de Cortes no se le pueda imponer la bandera vasca”.

“Nadie va a eliminar los símbolos oficiales de Navarra porque la bandera nos representa a todos; votemos lo que votemos y vivamos donde vivamos”, ha asegurado la líder del Gobierno en una comisión, a petición de UPN y PPN.

También ha afirmado que, pese a que votará para que en Navarra pueda ondear la ikurriña, "siente como propia la bandera de Navarra y que cuando la manosean, le produce náuseas parlamentarias".

En este sentido, Barkos ha querido dejar claro que “en ningún caso el acuerdo programático habla de poner la ikurriña en las instituciones forales, sino que hace referencia a los ayuntamientos”.

Asimismo, ha acusado a UPN y PPN de “hacer creer a la opinión pública de que el Gobierno de Navarra sólo habla de banderas” y de intentar “capitalizar los símbolos de Navarra”.

Por ello, la presidenta Barkos ha mostrado su “absoluto y escrupuloso” respeto a los símbolos recogidos en la LORAFNA y ha señalado que “de aprobarse esta derogación en la Cámara, lo acataré de la misma manera que hoy respeto a la vigente”.

Barkos ha defendido la derogación de esta ley aludiendo a que se trata de una norma “no excluyente” y que desarrolla una política de “tolerancia” ante los símbolos. De esta manera, ha vuelto a recalcar y a descargar responsabilidad en el Parlamento de Navarra, ya que según la presidenta, “las cuestiones que afecten al sentimiento político es entendible que lo lleve a cabo la Cámara foral”.

Asimisimo, Barkos ha insistido en que su deber, como responsables públicos, es el de “normalizar la convivencia” evitando la “confrontación” y ha pedido a la oposición que deje de mentir a la ciudadanía porque, según ha dicho la presidenta, “hacen un flaco favor infundiendo rencor y miedo”.

UPN: "CUANDO LLEGUEMOS AL GOBIERNO QUITAREMOS LAS IKURRIÑAS"

Por su parte, el portavoz de UPN Javier Esparza ha calificado a esta derogación de “anormalidad democrática e institucional”, pero ha asegurado que la sociedad navarra “se está dando cuenta y la van a frenar”. Además, Esparza ha advertido de que “cuando lleguemos al Gobierno, quitaremos las ikurriñas”. Asimismo, Esparza ha criticado a Barkos, ya que en su opinión la presidenta trabaja cada día para que “Navarra sea más abertzale”.

Por eso, el portavoz de UPN ha añadido que lo que se persigue es cambiar el estatus de Navarra y ha asegurado que “ningún presidente, de ninguna comunidad autónoma, vota que la bandera de otra comunidad se ponga, salvo que desee que su comunidad sea otra cosa”. Por ese motivo, Esparza ha considerado que Barkos “desprecia a esta tierra” porque “parece que ser navarro es poco”.

En opinión de María Chivite, de PSN, esta derogación supone “un paso más en esa hoja de ruta vasca que pretende realizar el cuatripartito” y se ha preguntado si hay alguien al que le excluya la bandera de Navarra.

Además, la portavoz de PSN ha destacado que no se trata de una prioridad y ha instado a que “cada uno sienta lo que le dé la gana”.  “Los sentimientos no pueden estar regulados por una ley y un símbolo es un acuerdo que representa a un territorio, algo diferente a lo que cada uno siente”, ha explicado Chivite.

Por parte del Partido Popular, Ana Beltrán ha reiterado que la derogación de la Ley de Símbolos es “un insulto a los navarros” porque “las banderas se sienten en su casa”. De esta manera, Beltrán ha insistido en que en las instituciones “no caben sentimientos” y ha pedido ser más serios porque con esta derogación “se busca el enfrentamiento al tratar de imponer la bandera de Euskadi”.

PODEMOS PIDE A BARKOS QUE SE NIEGUE A COMPARECER EN EL PARLAMENTO

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha criticado que "se utilicen las banderas para atacar a quien piensa distinto y en Navarra esto se está haciendo mucho con el falso debate de la proposición de ley".

"UPN ha estado trabajando sólo para sí mismo, no para la ciudadanía navarra, que le dio la espalda en las últimas elecciones. La apuesta de Geroa Bai es que las personas que tenemos distintas identidades en esta comunidad podamos convivir en paz, en libertad, sin imposiciones y sin exclusiones", ha afirmado

Por parte de EH Bildu, Maiorga Ramírez ha sostenido que "es muy importante la labor de la oposición en un Parlamento", pero ha dicho que ve "con tristeza" el papel que han adoptado UPN y PPN, que "no le hacen ningún favor a la sociedad navarra".

"Sólo buscan hacer ruido y creo que UPN y PPN son capaces de traer temas más interesantes", ha indicado, para defender que "se dé libertad a una sociedad plural en torno a sus símbolos". "Las banderas en sí no hacen daño, suman, muestran más colores", ha dicho.

La portavoz de Podemos, Laura Pérez, ha afirmado que Barkos se tendría que "negar" a asistir a este tipo de comparecencias, porque "cuando se tiene que tratar por séptima vez un mismo tema, el reglamento prevé que no tenga que producirse y agradeceríamos que se evitara el abuso torticero de las instituciones".

"Defendemos la pluralidad de Navarra y la diversidades de sus gentes. La ley de símbolos no es algo prioritario, pero no nos oponemos a su debate. Cualquier cosa con tal de evitar que se siga haciendo de la guerra de banderas un objetivo monotemático que impide hablar de los problemas de la gente", ha dicho.

Finalmente, la parlamentaria de Izquierda-Ezkerra Marisa de Simón ha indicado que la proposición "ni cambia el estatus de Navarra, ni cambiar la realidad institucional de Navarra, ni forma parte de ninguna hoja de ruta que pretenda algún avance en no sé qué tipo de construcción nacional".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos votará "sí" a la ikurriña en la Comunidad foral: "Me produce náuseas que se manosee la bandera de Navarra"