PREMIUM  POLÍTICA

Barkos admite que deberá modificar su decreto del euskera ante las ilegalidades advertidas por el Consejo de Navarra

La presidenta insiste en que el dictamen "no es un varapalo" y que no retirará el proyecto para extender el euskera en la administración navarra.

Comparecencia de la presidenta Barkos sobre el dictamen del Consejo de Navarra por el decreto foral sobre el uso del euskera en la administración. IÑIGO ALZUGARAY
Comparecencia de la presidenta Barkos sobre el dictamen del Consejo de Navarra por el decreto foral sobre el uso del euskera en la administración. IÑIGO ALZUGARAY  

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, ha afirmado que el Ejecutivo va a introducir "con toda probabilidad" modificaciones en el decreto foral que regula el uso del euskera en la Administración tras el informe del Consejo de Navarra que advertía de ilegalidades en cuestiones relativas a los perfiles lingüísticos y a la baremación del euskera para acceder a puestos públicos.

En todo caso, Barkos, que ha comparecido en el Parlamento a petición del PSN, ha señalado que no puede avanzar cuáles serán esas modificaciones, dado que son los servicios jurídicos y Euskarabidea los que están analizando el informe del Consejo de Navarra para ver "cuáles son los elementos susceptibles de ser recogidos".

La jefa del Ejecutivo ha asegurado que "hay algunas cuestiones en el informe que nos van a ayudar claramente a que el decreto se sustancie con una mejor viabilidad legal", reconociendo así que el cuatripartito pretendía saltarse la ley en su intento de extender el euskera en la Administración navarra.

BARKOS ASEGURA QUE EL DICTAMEN "NO ES UN VARAPALO"

A pesar de la rotundidad del dictamen del Consejo, Barkos ha insistido que "no es un varapalo" y el Gobierno "no va a retirar el proyecto que ha sido trabajado, participado y consensuado durante un año".

Así, Barkos ha expresado su "agradecimiento al trabajo del Consejo de Navarra y a sus aportaciones, que son siempre valiosas, sean compartidas o no". No obstante, ha precisado que discrepa "profundamente de algunas valoraciones que han hecho algunas formaciones políticas en el proceso de elaboración del decreto que distan mucho de la realidad". "Ni el Consejo ha dado un varapalo al Gobierno, ni ha dicho que es un decreto injusto o inconstitucional, de ninguna manera hace afirmaciones de esas características", ha añadido.

De hecho, según Barkos, el Consejo de Navarra "ha avalado la mayor parte del decreto, ha avalado muchos de los artículos que algunos portavoces decían que eran ilegales y ha avalado el planteamiento general del decreto". Además, ha afirmado que no hay unanimidad en las discrepancias que expone el Consejo, dado que el dictamen se emitió con un voto particular de una de las consejeras.

La presidenta del Gobierno ha defendido que el decreto foral es "posibilista, inserto en una ley que algunos consideramos superada, pero que dirige su mirada a la ciudadanía como la herramienta que nos permita echar a andar para responder al porcentaje cada vez más importante de la sociedad navarra que así lo demanda". "Yo hubiera preferido claramente una reforma de la ley, creo que nos hubiera podido evitar muchas diferencias, pero no existe una mayoría en la Cámara para modificar la ley", ha apuntado.

ASEGURA QUE NO AFECTARÁ A LOS TRABAJADORES ACTUALES

Uxue Barkos ha asegurado que la planificación de perfiles lingüísticos en la Administración no afectará a los trabajadores actuales. "En nada afecta a quienes ya tienen consolidados sus derechos como empleados públicos, muy lejos de la imposición que anuncia la oposición, muy lejos de la arbitrariedad que otros decretos dejaban, y esto es avalado por el Consejo de Navarra por unanimidad", ha defendido la presidenta.

A continuación, la jefa del Ejecutivo ha indicado que la voluntad del Gobierno es "sustentar la planificación en la realidad sociolingüística de Navarra, una realidad que no es estática, sino que avanza". "No sólo aumenta el número de hablantes en euskera, sino que ese avance está perfectamente focalizado en las generaciones más jóvenes. La UPNA contabiliza hasta un 30 por ciento de su alumnado euskaldun", ha sostenido.

Así, ha afirmado que "la realidad ha mutado claramente desde la aprobación de la ley del euskera y quien pretenda negarlo trata de encaminar la realidad de la sociedad a sus posicionamientos partidarios". "La realidad es que el euskera avanza en el seno de nuestra sociedad y ahí es donde tienen que avanzar también las normas", ha indicado, para advertir de que "hay 160 plazas con perfil en euskera en un cuerpo de más de 16.000 funcionarios".

EL PSN PIDE A BARKOS QUE NO VULNERE LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

La portavoz del PSN, María Chivite, ha afirmado que el dictamen del Consejo de Navarra "claramente dice que hay varios artículos y una disposición que no se ajustan a la legalidad, una conclusión que nos parece grave".

Ha apelado así al Gobierno para que el decreto "se ajuste a la realidad sociolingüística y no vulnere un principio tan básico como es la igualdad de oportunidades en el acceso a la Función Pública". "Lo razonable sería que el Gobierno rectificara el planteamiento, que lo modifique y que se ajuste a la realidad y a la legalidad de nuestra comunidad", ha indicado.

El portavoz de UPN, Sergio Sayas, ha asegurado que el Consejo de Navarra "no ha dado un varapalo al Gobierno, sino un sonoro varapalo" y ha añadido que Barkos "está tan despegada de la realidad que ya no es capaz ni de procesar lo que lee". "El Gobierno no trata de favorecer el euskera, trata de imponerlo".

"Quiere dar rango normativo a sus obsesiones ideológicas", ha proseguido Sayas. "La intención del Gobierno es hacer una comunidad bilingüe cuando la realidad sociolingüística no lo es y quiere hacerlo a base de imponerlo. Trata de facto de cargarse la zonificación lingüística", ha señalado, para pedir a Barkos que retire el decreto.

La portavoz del PPN, Ana Beltrán, ha afirmado que el Consejo de Navarra "no le ha dado la razón al Gobierno y le ha dejado de mentiroso para arriba, porque el dictamen dice con claridad que el Gobierno tiene la voluntad de imponer el euskera".

Beltrán ha señalado que "el propósito del Gobierno es llenar de abertzales la administración para construir su patria vasca". "El euskera es la lengua que une con el País Vasco y el Gobierno regula por decreto, porque sabe que en el Parlamento no va a ganar. Eso se llama cobardía", ha añadido, para pedir a la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, que "se vaya del Gobierno".

PODEMOS ADVIERTE DE POSIBLES RECURSOS JUDICIALES

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha afirmado que el Consejo de Navarra "ha dado el visto bueno a lo fundamental del decreto del euskera" y ha considerado que se trata de "un decreto bueno porque responde al derecho de la ciudadanía de Navarra a ser atendida por la Administración en las dos lenguas propias de Navarra". "La imposibilidad de elegir es una imposición y eso es lo que han hecho los Gobiernos de UPN. En este momento la ciudadanía navarra euskaldun no está siendo ni respetada ni atendida", ha afirmado.

El portavoz de Podemos, Rubén Velasco, ha señalado que "no se trata tanto de lo que opinemos o no sobre la alerta del Consejo de Navarra, no se trata de si estamos a favor o en contra, sino de intentar optimizar la seguridad jurídica ante posibles recursos judiciales". "No sería de extrañar que tribunales como el Constitucional, el Supremo, o el TSJN compartiesen las reflexiones del Consejo de Navarra. Por eso consideraríamos oportuno tener en cuenta varias de las recomendaciones del dictamen siempre y cuando no se desvirtúe el fondo del decreto foral, que lo compartimos", ha indicado.

Por último, el portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, ha asegurado que, tras el informe del Consejo de Navarra, su grupo sigue apoyando el decreto foral, que fue "negociado y acordado en el seno del cuatripartito". "Creemos que es un decreto equilibrado, creemos que responde a la realidad diversa de Navarra, que no es discriminatorio ni rompe el principio de igualdad, sino que persigue una presencia del euskera en la Administración para atender a las necesidades y demandas de la ciudadanía", ha indicado.

Bildu ha preferido no pronunciarse sobre las irregularidades advertidas por el Consejo de Navarra y no ha intervenido durante todo el día en el Parlamento bajo el pretexto de denunciar lo que consideran una "situación de excepción" en Cataluña.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos admite que deberá modificar su decreto del euskera ante las ilegalidades advertidas por el Consejo de Navarra