PREMIUM  INFRAESTRUCTURAS

Ayerdi impone su visión sobre el TAV en Navarra y desoye las críticas de sus socios que amenazan con no apoyar los presupuestos

El vicepresidente ha presentado un proceso participativo abierto a los ciudadanos pero ha avisado de que "no es vinculante".

Manu Ayerdi. PABLO LASAOSA
Manu Ayerdi. PABLO LASAOSA  

El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, ha confirmado esta mañana de jueves que "ultima" una propuesta de convenio sobre el corredor ferroviario navarro para remitir al Ministerio de Fomento a pesar del rechazo manifestado por algunos de los socios que sustentan al Gobierno de Navarra.

Tras la reunión celebrada el miércoles con el cuatripartito, y que está previsto repetir el lunes, Ayerdi ha convocado una rueda de prensa para tratar sobre las "ultimas novedades" en relación con esta infraestructura y en ella ha anunciado también la puesta en marcha de un proceso participativo presencial y por internet para informar a la sociedad y conocer sus sugerencias.

Un proceso, ha advertido sin embargo, que "no es vinculante" porque "la competencia" en materia ferroviaria corresponde al Estado, y ésta es también una de las razones que ha esgrimido para defender, a pesar de los socios, la firma de un convenio con Fomento, "siempre que sea el adecuado", para así "tener capacidad de incidir".

La segunda razón para firmar el convenio es que la propuesta planteada por el Gobierno central "resuelve" a su juicio del Ejecutivo foral los problemas de la red en cuanto a capacidad y estándares, "garantiza" el uso mixto para pasajeros y mercancías, y recoge el concepto, "muy relevante, de corredor ferroviario".

Por tanto es, ha precisado, una propuesta por parte de quien "tiene la competencia" que "cumple" con "las claves" del proyecto y es por tanto una solución "respetuosa con los objetivos que nos habíamos marcado".

Manu Ayedi ha añadido que en todo caso desde Navarra se va a incidir en el corredor ferroviario y no solo en el tramo Castejón-Campanas, con "especial cariño" al bucle de Pamplona, y en la financiación de la infraestructura, que quiere con cargo a la aportación de Navarra al Estado fijada en el Convenio Económico.

Con esta fórmula se evitarían "incertidumbres" como las pasadas, cuando el Gobierno central adeudaba por obras del TAV a Navarra 45 millones, y además es "un mecanismo sencillo" y "sin ninguna dificultad de implantación" como ya se ha comprobado según Ayerdi en el País Vasco.

Con estos matices y admitiendo que Fomento "podría" haber incluido algún otro elemento en su propuesta, ha comentado que la planteada representa una solución técnica "coherente" y "suficiente".

Por ello ha defendido que él como consejero debe guiarse "en razón del interés general" aunque son "legítimas" las diferentes opiniones que hay en el seno del cuatripartito, del que ha puesto en valor su "cultura de consenso" para apelar a la capacidad de "gestionar la discrepancia", lo que le ha llevado a negar que la postura del Gobierno al apostar por el convenio sea una "imposición".

Y ha añadido que la relación institucional Navarra-Estado en este asunto "es correcta y de trabajo" porque "hay un convenio vigente obsoleto que hay que modificar" y se requiere otra para acometer una infraestructura "importante".

Ayerdi ha subrayado en todo caso que ahora lo que está sobre la mesa es un convenio, "luego la negociación tendrá sus tiempos" y así ahora "no toca" hablar de licitaciones.

En cuanto al proceso participativo, ha apuntado que el lunes estará colgado en el portal de "gobierno abierto" un documento sobre este proyecto que incluye un resumen y 23 anexos, y en próximas fechas, además de reuniones comarcales y con el comité de la Estrategia de Especialización Inteligente, se habilitará una web específica y con vocación de permanencia. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ayerdi impone su visión sobre el TAV en Navarra y desoye las críticas de sus socios que amenazan con no apoyar los presupuestos