PELOTA

Olaizola - Urrutikoetxea se llevan una accidentada final (16-10)

El pelotari de Ibero se lesiona en el tercer dedo de la mano derecha con el marcador 11-10 y se retira cinco tantos después.

Las dos parejas finalistas en el pódium. Foto twitter Aspe.
Las dos parejas finalistas en el pódium. Foto twitter Aspe.  

Una pena. Que una final de tal calibre se quedara a la mitad regala una pena inmensa. Juan Martínez de Irujo se lesionó y, por tanto, Olaizola II-Urrutikoetxea se llevaron la txapela del campeonato de parejas (16-10). El percance sucedió en el tanto 11-10.

El ‘león’ de Ibero trató de responder a un tremendo gancho de Aimar y golpeó la pelota con la yema de los dedos de la mano derecha. Su gesto de dolor vino de forma instantánea, apreciable antes de caer en la contracancha. Salió escopeteado hacia el vestuario, algo que repitió en el siguiente tanto y en el último, tras ver que no podía dirigir la pelota y que sentía un fuerte dolor.

“Me duele la mano una barbaridad. Son cosas que pueden pasar. Me hice daño al tratar de responder al gancho de Aimar, y no podía seguir. Me fastidia por Beñat, que ya tendrá más oportunidades de ganar un txapela, y por toda la gente que ha venido. Pero la mano me duele una barbaridad”, manifestó Juan tras la entrega de premios. “Me quedan tres semanas para el manomanista, y no sé qué tengo dentro de la mano”, añadió de cara al próximo campeonato una vez que se le escapaba esta final, que hasta entonces había respondido a todas las expectativas, también a las más optimistas.

La final terminó realmente en el fatídico 11-10, pese a que el siguiente tanto fue de saque (12-10), o Aimar se luciera en el siguiente gancho y en una volea a placer que ni se vio por la velocidad que imprimió a la pelota. Firmó Irujo el finiquito al comprobar que no podía dirigir la pelota en un resto sin complicaciones que envió a la contracancha.

Entonces decidió que el dolor le impedía rendir, algo que la marcha del partido ya había dejado claro. Punto final. La guerra de estadísticas se resolvió de la forma más inesperada. Urrutikoetxea es el primer pelotari no navarro que suma la triple corona, Olaizola supera a Irujo en número de finales ganadas (14), Irujo se queda momentáneamente sin récord de títulos de parejas, y Rezusta se queda a las puertas de su primer título de los grandes.

El marcador (0-1, 2-1, 3-3, 3-6, 6-6, 6-9, 9-9, 9-10, 16-10) dejó claro lo igualada que estuvo la contienda hasta el 11-10, hasta la lesión. Luego, con el ritmo roto e Irujo mermado, resultó otra historia. Decíamos que una pena. Y así fue. Hasta el 11-10 salió un partido trepidante, eléctrico de alto voltaje, con una calidad extraordinaria. Hubo dos rachas de errores, con cinco la primera y cuatro segunda, pero predominaron los aciertos (13) en una final intensa en la que pese a ser quien menos golpeó la pelota, Juan resultó protagonista necesario.

Trató de defender a dos rematadores y doblegar a ambos en ataque, pese a que le rehuyeron en todo momento. El de Ibero fue un coloso y obligó dar lo mejor de sí a los colorados, que cumplieron pronóstico. Cumplió con creces Rezusta (1 pelotazo y 3 errores), pero es que poco más pudo hacer ante el juego de los ya campeones.

Olaizola con ocho tantos (2 saques, una volea y 5 ganchos) fue quien más anotó. Jugó muy cómodo porque Urruti (1 dejada y 3 errores) le cubrió espaldas. El vizcaíno completó un ciclo de ensueño. Se mantuvo en la media distancia, ayudando en el remate y defensa en los cuadros alegres, a la vez que cortaba de aire o también desde atrás los ataques azules.

Como zaguero le falta fuerza, algo que suple con clase (con toque la bota en el 6) y recursos. Un portento. Mucho mérito, el mismo que tuvo Juan, que llevó el peso de una final en la que, pese a tocar la pelota menos que sus rivales, que le rehuyeron hasta tenerle contra las cuerdas, fue siempre la referencia, es decir, el rival a batir y a defender. Marcó cuatro remates y un saque, y cometió cuatro errores.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Olaizola - Urrutikoetxea se llevan una accidentada final (16-10)