PAMPLONA

Proponen impulsar la creación de una plaza pública interior para 2018 en la calle Navarrería de Pamplona

UPN de Pamplona ha afirmado que llevará a comisión municipal la transformación del espacio que ahora ocupa el Oscus.

Calle Navarrería de Pamplona
Calle Navarrería de Pamplona  

El grupo municipal de UPN de Pamplona pedirá en la próxima comisión de Urbanismo que el Ayuntamiento "proceda al derribo del Oscus en el año 2018 como paso previo a la creación de una plaza pública en Navarrería".

En rueda de prensa, Maya ha señalado que su grupo realiza "una oposición positiva, aportando ideas y proyectos interesantes" para Pamplona. Así, en la misma comisión propondrá los ayuntamientos de Pamplona, Orkoien y el Gobierno de Navarra colaboren en la construcción de una pasarela peatonal entre ambos municipios y que Pamplona "considere de interés esta actuación".

El portavoz de UPN ha explicado que el Oscus acogió el antiguo centro cívico Navarrería, antes de la creación del Palacio Condestable, y que actualmente ocupa de forma provisional el comedor social. En un futuro próximo, ha añadido, quedará libre al trasladarse el comedor a la calle del Carmen, 25, "algo que nos parece estupendo y apoyamos".

Por eso, ha propuesto que "se retome la idea de crear un gran espacio público interior que quedaría delimitado por la antigua fábrica de chocolates Mayo, el convento de las Carmelitas Descalzas y las calles Navarrería, Carmen y Redín".

A la nueva plaza, según ha explicado Maya, "se accedería desde el paseo del Redín a través de un espacio entre el convento y la antigua fábrica y con nuevos accesos desde la Calle Navarrería y la Calle Carmen".

"Con este proyecto, el Casco Antiguo ganaría un gran espacio de encuentro, igual que se ganaría otro en el Burgo de San Cernin si se desarrollara el plan para la Manzana Piloto tal y como pidió UPN hace escasas semanas", ha afirmado.

El portavoz regionalista ha adelantado que la propuesta que trasladará a la Comisión de Urbanismo "consiste en que se acuerde la voluntad municipal de desarrollar este espacio y de incluir una partida para el derribo del Oscus, antiguo centro cívico de Navarrería, y el desarrollo del proyecto en el presupuesto del año que viene".

Además, Maya ha afirmado que "en ningún caso queremos que este edificio se utilice para otro de esos procesos pseudoparticipativos que siempre acaban en un gaztetxe para los amigos de Asiron o Aranzadi". "Queremos que todo el barrio, y por tanto toda la ciudad, puedan disfrutar de un espacio abierto a todos en un lugar verdaderamente singular que servirá también como entrada desde el Camino de Santiago a la ciudad", ha subrayado.

Asimismo, ha explicado que "en la pasada Comisión de Urbanismo ni Abaurrea ni Asiron fueron capaces de asegurar que no tenían planes para el futuro del edificio, por lo que podemos temernos lo peor".

RECOGIDA DE BASURAS

Por su parte, el también concejal y portavoz de UPN en la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) Juanjo Echeverría ha explicado que la formación regionalista se va a oponer a la modificación del sistema de gestión de la recogida de basuras que pretende EH Bildu.

Echeverría ha afirmado que "no hay ni un solo informe que aconseje que sean empleados públicos en lugar de trabajadores de una empresa quienes se dediquen a la recogida de residuos urbanos en la Comarca".

"El cambio del modelo de gestión va a provocar que la Mancomunidad gaste más por el mismo servicio", ha afirmado, para advertir de que "la decisión de Bildu va a acabar con el despido de más de 170 trabajadores, que están cumpliendo adecuadamente con su labor y que no merecen ir a la calle".

En este sentido, ha detallado que "la disposición adicional vigésimo séptima de la ley de Presupuestos del Estado limita la incorporación de personal laboral al sector público e impide la subrogación de los trabajadores actualmente en FCC", por lo que ha pedido al presidente de la MCP, Aritz Ayesa, que "no trate de engañar a nadie con un futuro que no es otro que el despido fulminante".

Además, ha recalcado que "la ley también prohíbe a una administración pública prestar el mismo servicio que venía ofreciendo a un mayor precio" y ha subrayado que "estaremos atentos a las trampas que Bildu haga para tratar de esquivar las normas".

"Esta decisión responde única y exclusivamente a la obsesión de Bildu por el control público y en contra de la iniciativa privada y no a ninguna valoración técnica objetiva que aconseje el cambio de sistema", ha sostenido.

Según Echeverría, "esta polémica se genera además mientras se cuestiona la propia supervivencia de la MCP que Bildu pretende liquidar con la reforma del mapa local".

Por todo eso, ha exigido a Ayesa que "si quiere jugar a las ideologías, que lo haga con su dinero, no con el de los contribuyentes de la Comarca, y sin arriesgar el futuro de más de 170 familias".

Igualmente, ha criticado "el silencio cómplice de Asiron, que como con cualquier otro tema incómodo ha optado por esconderse y no dar explicaciones pese a liderar el mayor Ayuntamiento de la Comarca". Y ha considerado que "si la medida se lleva a cabo no será sólo por Aritz Ayesa, sino también y sobre todo gracias al voto y al apoyo de Asiron y de sus cuatro concejales".

"Seguramente la mayoría de esas 170 familias sean ciudadanos de Pamplona y se irán a la calle única y exclusivamente porque su alcalde ha decidido anteponer su ideología y la obediencia a Bildu, al futuro de sus vecinos", ha concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Proponen impulsar la creación de una plaza pública interior para 2018 en la calle Navarrería de Pamplona