PREMIUM  PAMPLONA

Una nueva patrulla de policía llega a las calles de Pamplona para poner fin a las peleas entre vecinos

Se pone en marcha un servicio de mediación que buscará promover los acuerdos entre las partes implicadas para evitar la vía judicial.

Una agente de la Policía Municipal de Pamplona corre para atender una llamada de emergencia. POLICÍA MUNICIPAL
Una agente de la Policía Municipal de Pamplona corre para atender una llamada de emergencia. POLICÍA MUNICIPAL  

La Policía Municipal de Pamplona ha puesto en marcha un nuevo servicio de mediación para tratar de resolver los conflictos buscando el acuerdo entre las partes, evitando de esta manera la vía judicial.

Este nuevo servicio busca abordar los problemas más comunes entre la ciudadanía, como son los de convivencia entre vecinos y los conflictos generados por ruidos, mediante el acuerdo, que se recogerá por escrito y que obligará a las dos partes, logrando de esta manera solucionar los problemas de una forma más ágil y evitando su judicialización.

La concejala delegada de Seguridad y Convivencia, Itziar Gómez, y el subinspector de Policía Comunitaria, Ricardo Martínez, han presentado este lunes en rueda de prensa esta iniciativa, junto con Magali Marrodán, responsable de la unión de profesionales que aportan asistencia técnica al servicio. El servicio será prestado por el equipo de Policía Comunitaria, que está integrado por un subinspector, un cabo y cinco agentes, y el grupo de profesionales mediadores que prestará apoyo a Policía Municipal.

Según ha explicado la concejala Gómez, “este servicio supone un nuevo paso en el modelo policial de cercanía que venimos impulsando. Un nuevo paso para que la policía comunitaria se convierta en el referente del barrio para avanzar en las soluciones de conflictos de convivencia vecinal. Una policía que ayuda a prevenir el conflicto y en su caso, a solucionarlo por la vía del acuerdo y la mediación”.

MÁS DE 3.000 INCIDENCIAS

Según las estadísticas de Policía Municipal de Pamplona, el grupo de Policía Comunitaria atendió el año pasado en los seis barrios en los que está implantado este modelo policial un total de 3.024 incidencias. Esta figura policial se comenzó a implantar en 2017 para dar solución a diversos problemas vecinales. Se puso en marcha en los barrios de San Jorge, Echavacoiz y San Juan-Ermitagaña-Mendebaldea, y en 2018 se amplió a la Rochapea, Buztintxuri y Casco Antiguo.

Una de las cuestiones en las que se ha trabajado desde la creación de la figura de policía comunitaria era la de intentar habilitar cauces para la mediación entre particulares, tratando de dar solución a problemáticas vecinales de difícil solución por otros cauces.

De hecho, desde 2017, aplicando esta figura de la mediación policial se ha conseguido dar solución a diversos problemas vecinales y según el Ayuntamiento se ha cortado la espiral de denuncias cruzadas entre las partes para, en alguna ocasión, a alcanzar acuerdos entre los implicados.

Presentación del Servicio de Mediación de Policía Municipal de Pamplona con Ricardo Martínez, Itziar Gómez y Magali Marrodán. IÑIGO ALZUGARAY

Así, en 2017 se realizaron 10 mediaciones policiales, seis de las cuales concluyeron con acuerdo. En 2018, el número de mediaciones fue de 11, de las que se han cerrado con acuerdo 2, se ha derivado una, en tres casos han desistido y dos han rechazado la mediación; en otros casos no procedía la mediación o se está en proceso.

Los casos más frecuentes y que pueden encontrar en la mediación la solución más ágil y también más eficaz son los relacionados con problemas de convivencia y ruidos. En la actualidad, en aquellos casos en que no invaden la vía penal, lo que obliga a la interposición denuncia en el juzgado, la Policía Municipal trata de mediar entre las partes con el objetivo de resolver el conflicto.

A partir de ahora esta vía de mediación se planteará de manera formal ofreciendo asesoría y acompañamiento técnico para lograr el acuerdo. El acuerdo se recogerá por escrito en un documento que obligará a las dos partes; en caso de incumplimiento del “contrato” firmado, cualquiera de las partes podrá llevar el procedimiento a los tribunales.

LOS RUIDOS, LOS PROBLEMAS MÁS COMUNES

Así por ejemplo, en uno de los casos más habituales, como son las denuncias entre vecinos motivadas por el ruido de niños pequeños, el servicio de mediación escucharía a las dos partes y propondría pactar por escrito horarios de juego para los menores, lugares de la casa y otros extremos para aminorar el ruido y limitar las molestias.

De la misma manera, el documento de mediación podría recoger normas de convivencia entre vecinos por temas relacionados con ruidos y música que, aunque no alcancen el nivel de decibelios que marca la ordenanza municipal, pueden causar molestias.

Así, el servicio de mediación comunitaria se plantea como un servicio preventivo, para evitar la vía judicial y lograr que los problemas se superen de forma más ágil.

Con la Policía Comunitaria no se busca únicamente una respuesta estrictamente policial a los problemas, sino que se pretende dar solución desde la perspectiva de la corresponsabilidad ciudadana con herramientas como la prevención y la gestión de conflictos y la mediación.

Tal y como han explicado en rueda de prensa, la permanencia de la policía comunitaria como referente para el vecindario permite tener un conocimiento inmediato y directo de las cosas que suceden en cada barrio, una más ágil transmisión de la información y, sobre todo, una relación más cercana con la ciudadanía. Se favorece la comunicación recíproca entre la Policía comunitaria y el tejido social, haciendo posible una colaboración mayor y mejor entre ambos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una nueva patrulla de policía llega a las calles de Pamplona para poner fin a las peleas entre vecinos