• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 12:25

 

 
 

PAMPLONA

Pamplona consume anualmente 4.435 GWh de energía, más de la mitad basada en derivados del petróleo

El Ayuntamiento pone en marcha el proyecto 'Go Green Pamplona', una Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático para la ciudad.

Los convenios, firmados entre enero y marzo con tres principales suministradoras, ya que proveen de energía al 90 % de las familias navarras.
'Go Green Pamplona' englobará todas las actuaciones en materia de lucha contra el cambio climático desarrolladas por la ciudad. ARCHIVO

Pamplona consume anualmente 4.435 GWh (gigavatio-hora) de energía, un 56% basada en productos derivados del petróleo. Más de la mitad de esa energía final que consume la ciudad está ligada al sector del transporte, un 21% es consumo residencial y un 14,2% se vincula a la industria. Estos datos tienen relación directa con la producción de las 1.133.238 de toneladas CO2 que Pamplona emite a la atmósfera cada año.

Así se recoge en el diagnóstico energético de Pamplona, un trabajo que servirá de documento base para el desarrollo, a partir de este mismo mes de marzo, del proyecto 'Go Green Pamplona', la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático de la ciudad, que tendrá como principal objetivo una reducción drástica de las emisiones contaminantes de la ciudad.

'Go Green Pamplona' englobará todas las actuaciones en materia de lucha contra el cambio climático desarrolladas por la ciudad y definirá las nuevas líneas de actuación para la próxima década, valorando los recursos necesarios para su ejecución, los indicadores y los medios para su seguimiento y control.

El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso, y el director de Proyectos y Obras, Movilidad y Sostenibilidad, Alejandro Astibia, han sido los encargados de presentar este jueves en rueda de prensa este diagnóstico, basado en el análisis realizado con referencia a datos de 2017.

Además de cifras de consumos, impactos e indicadores, el documento recoge conclusiones y recomendaciones para el desarrollo de una Estrategia de Transición Energética "comprensiva, con acciones y responsabilidades claramente definidas".

En este sentido, Fermín Alonso ha advertido de que "no vamos a llegar al año 2030, 2050 o 2200 si el Ayuntamiento afronta este reto en solitario y si se convierte en una estrategia simplemente de una institución". Por ello, ha apelado al "consenso político y al consenso e implicación a nivel ciudadano".

"Todos los pamploneses debemos sentir este reto como algo propio y algo común", ha destacado el concejal de Sostenibilidad, quien ha llamado a "entre todos construir y cerrar esta estrategia para la ciudad". "'Go Green Pamplona' tiene que ser un objetivo común de ciudad", ha enfatizado Alonso, quien ha explicado que está previsto que la estrategia esté "perfectamente diseñada" para finales de año.

EL DIAGNÓSTICO

En cuanto al diagnóstico, el director de Proyectos y Obras, Movilidad y Sostenibilidad, Alejandro Astibia, ha detallado que revela un consumo de 4.435 GWh de energía final, de los el 53,1% se corresponden con consumos del sector del transporte.

En segundo lugar, se sitúa el consumo en los hogares, el consumo residencial, con un 21,5%. Le siguen el 14,2% de la industria, el 7,7% de la demanda ligada a comercio y servicios y el 3,5% del consumo vinculado a la administración y los servicios público. Por último, se plasma un consumo residual de 0,03% asociado a otros usos diversos. Por lo que respecta al Ayuntamiento de Pamplona, la demanda energética municipal es de más de 54 GWh, poco más del 1% de toda la ciudad.

Desde la perspectiva de las fuentes energéticas, los productos derivados del petróleo acaparan el mayor consumo con un 56,3% de la demanda, con el gasóleo y la gasolina como referentes principales. Un 24,1% del consumo energético final se corresponde con gas natural y un 15% con energía eléctrica (un tercio de ella, un 5%, procedente de energías renovables gracias al mix eléctrico nacional). Un 4,3% de la energía consumida se vincula a otras fuentes renovables como la solar térmica, geotérmica, biomasa, biogás o biocarburantes y un 0,3% a carbones.

Y es que, como reflejan estos datos, menos del 10%, un 9,3% exactamente, de la demanda energética final se corresponden con energías renovables. En concreto, un 5% de energía eléctrica renovable y un 4,3% de otras fuentes renovables.

Además, de ese porcentaje, un 2,5% es consecuencia de las obligaciones de uso de biocarburantes para el transporte y el 5% de energía eléctrica se debe al mix eléctrico nacional, no a generación local. En Navarra el porcentaje de consumo de energía renovable fue del 13,53% y en España del 14,89%.

Esta demanda energética supone que la ciudad emite más de 1.133.200 toneladas de CO2 equivalente asociado a su modelo energético, lo que supone 5,7 toneladas por habitante. Gasta, además, 460 millones de euros, lo que se traduce en una factura energética per cápita de unos 2.330 euros.

De este modo, la evolución del consumo de energía final en Pamplona para adaptarse al 'escenario objetivo' que refleja, por ejemplo, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) tendría que conllevar un descenso en la demanda energética de carbón en un 37% y de productos petrolíferos en un 36%. Por el contrario, debería aumentar en un 40% la demanda energética de fuentes renovables, en un 16% la de gas natural y en un 5% la de electricidad.

De esta forma las emisiones de CO2 bajarían de 1.133.238 toneladas en 2017 a 815.805 en 2030, un 28% menos, y también se reduciría el gasto energético total, de los 460 millones actuales a los 387 millones, un 16% menos, en 2030.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona consume anualmente 4.435 GWh de energía, más de la mitad basada en derivados del petróleo