PREMIUM  PAMPLONA

Una de las gasolineras más antiguas de Pamplona se transforma y cambia a una nueva ubicación

La estación de servicio de la avenida de Zaragoza se traslada a un nuevo edificio muy cercano que tendrá acceso directo desde la avenida de Navarra. 

Trabajadores de la Gasolinera La Milagrosa junto a José Luis Martínez, uno de los gestores de la estación.
Trabajadores de la Gasolinera La Milagrosa junto a José Luis Martínez, uno de los gestores de la estación.  

Una de las gasolineras más antiguas de Pamplona se despide de su ubicación centenaria para trasladarse a pocos metros de distancia. 

La estación de de servicio Campsa La Milagrosa, fundada en 1910 y ubicada justo a la entrada de Pamplona por la avenida de Zaragoza, se convertirá en breve en la estación Repsol La Milagrosa en la calle Sadar con acceso desde la avenida de Navarra (variante). 

El cambio está previsto durante los próximos meses cuando concluyan las obras en la parcela de 2.500 metros cuadrados donde se ubica la nueva estación de servicio, en el nuevo polígono entre las calles Sadar, avenida de Zaragoza y avenida de Navarra gracias a la reurbanización de la zona

Los usuarios de la nueva gasolinera podrán acceder a ella desde la propia calle Sadar o desde la variante. Esa misma calle tendrá un carril de incorporación de vuelta a la variante, aunque será necesario dar la vuelta en la nueva rotonda de la avenida Zaragoza, tal y como se explica en el gráfico adjunto.

"Hemos creado 4 nuevos puestos de trabajo pasado a 10 trabajadores. Se trata de algo que nos produce una gran satisfacción", señala José Luis Martínez, gestor de la estación de servicio junto a Susana Gurucharri. 

La nueva gasolinera contará con cuatro surtidores dobles con multiproducto "de última generación" así como un surtidor de caudal rápido para vehículos pesados. "Vamos a mantener el taller de reparación de vehículos, para que los clientes mantengan el mismos servicio que hasta ahora, resalta Martínez. 

La nueva estación de servicio va a añadir, además, una tienda de 150 metros cuadrados con zona de panadería con hornos propios, así como una zona de delikatessen y herboristería. 

Martínez indica que, aunque fuera del horario comercial los surtidores se podrán seguir utilizando de manera automática son sistema de pago con tarjeta, se va a mantener la atención de servicio del carburante por parte de empleados como se hacía hasta ahora.

"Entendemos que los clientes pagan un precio por el combustible, así que nosotros nos encargaremos del servicio, lo que significa mayor rapidez y evitar salpicaduras o manchas a los clientes de 6.30 de la mañana hasta las 22.30 horas". 

Las obras ya se pueden ver avanzadas y junto a los surtidores se van a incluir en la estación un renovado túnel de lavado con cinco boxes y aspiradores, así como máquinas de vending con productos diversos. 

En el solar que ahora ocupa la vieja estación de Campsa está prevista la construcción de viviendas de protección oficial. Antes, la empresa gestora dejará limpio y descontaminado el espacio. 

Este cambio de la gasolinera es algo previsto desde el convenio firmado sobre 2011, pero no ha sido hasta ahora cuando se concedió la licencia de traslado. "Hemos estado siempre abiertos, a pesar de los cambios y obras del entorno", explican. 

"Los clientes ya nos preguntan cuándo nos cambiamos de sitio y la gran mayoría aseguran que seguirán fieles, que es lo que esperamos", mantiene José Luis Martínez. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una de las gasolineras más antiguas de Pamplona se transforma y cambia a una nueva ubicación