PAMPLONA

Pamplona recupera la normalidad y tumba la ordenanza del euskera de Asirón que discriminaba a la mayoría

 La ordenanza se ha aprobado con 18 votos a favor (Navarra Suma y PSN) y 9 votos en contra (EH Bildu y Geroa Bai).

Concejales de EH Bildu votan a mano alzada durante la celebración del pleno de este jueves en el Ayuntamiento de Pamplona. PABLO LASAOSA
Concejales de EH Bildu votan a mano alzada durante la celebración del pleno de este jueves en el Ayuntamiento de Pamplona. PABLO LASAOSA  

El pleno del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado en su sesión de este jueves, de forma definitiva, la ordenanza reguladora de la utilización y del fomento del euskera en el ámbito del Consistorio y su sector público institucional.

Una vez que esta nueva normativa entre en vigor, sustituirá a la ordenanza aprobada la pasada legislatura por Joseba Asirón y que convertía en ciudadanos de segunda categoría a los castellanoparlantes. La ordenanza se ha aprobado con 18 votos a favor (Navarra Suma y PSN) y 9 votos en contra (EH Bildu y Geroa Bai).

Esta nueva ordenanza se aprobó en pleno de forma inicial el 22 de noviembre de 2019 y se publicó en el Boletín Oficial de Navarra el 30 de diciembre. Se inició entonces un proceso de exposición pública de 30 días hábiles para que la ciudadanía pudiera presentar alegaciones y/o reclamaciones al proyecto.

En ese periodo se recibieron cinco escritos con alegaciones, que han sido analizados y desestimados en base a la legalidad vigente, a los criterios establecidos por el Consejo de Navarra, a la jurisprudencia y a la realidad sociolingüística de Pamplona, según ha explicado el Ayuntamiento de Pamplona.

La nueva ordenanza ya aprobada recupera la norma de 1997, "adaptándose a la legislación vigente y regulando su contenido a la ubicación de Pamplona en la zona mixta".

Su texto y desarrollo responde a los principios y disposiciones de la ley foral 18/1986, de 15 de diciembre, del euskera, y también a lo recogido en su reglamento de desarrollo, aprobado por Decreto Foral 103/2017. En su redacción se ha tenido también en cuenta la doctrina sobre esta materia del Consejo de Navarra y de los tribunales de justicia. La ordenanza se articula en torno a siete capítulos, con 27 artículos, y dos disposiciones adicionales.

En el transcurso del pleno se ha aprobado tener en cuenta el lenguaje utilizado en el ámbito de la igualdad y una enmienda por la que se incorpora en la exposición de motivos una referencia al compromiso del Ayuntamiento para el fomento del euskera dada su condición de lengua minorizada y a su protección con arreglo a su realidad sociolingüística. La enmienda se ha aprobado con 14 votos a favor (EH Bildu, PSN y Geroa Bai) y 13 votos en contra (Navarra Suma).

SATISFACCIÓN DE NAVARRA SUMA

Navarra Suma ha mostrado su satisfacción por la aprobación definitiva de la nueva ordenanza del euskera en el Pleno celebrado esta tarde. “Hoy se acaba con la discriminación impuesta por el cuatripartito de Asirón en contra de los derechos de la inmensa mayoría de pamploneses y vuelve a garantizarse la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo público”, han destacado.

De hecho, la coalición ha subrayado que “con este cambio se garantizan los derechos de la mayoría de los ciudadanos y se adapta la ordenanza a la realidad sociolingüística y legal de Pamplona”.

NA+ ha basado su argumentación en los datos aportados por un estudio realizado por Klusterra para el Gobierno de Uxue Barkos en la legislatura anterior. En él, se concluía que en Pamplona solo un 12% de la población conoce el euskera, y un 3% lo utiliza de forma habitual. “La ordenanza de EH Bildu aprobada en mayo imponía el euskera como requisito para poder acceder a puestos en la función pública marginando al 87% de la ciudad”, han recordado. 

Según han explicado, “con la anterior ordenanza se podría convertir el conocimiento del euskera en determinante en los procesos de selección por encima de la capacitación técnica, no solo en las personas que optan a un puesto de trabajo sino también en las empresas que contraten con el  Ayuntamiento”.

“La norma no debe imponer un bilingüismo completo que discrimine a la mayoría de la ciudadanía de Pamplona”, han defendido.

Además, aclaran, con la aprobación de esta nueva ordenanza se garantiza la relación administrativa en euskera sin que eso implique la creación de multitud de puestos de trabajo. “La ordenanza del cuatripartito pretendía crear una plantilla paralela solo en euskera creando una estructura operativa interna nueva después de que en los últimos cuatro años se hayan disparado ya los gastos de personal”, han explicado.

La nueva ordenanza reguladora se adapta a los artículos 32 y 33 del decreto foral 103/2017 garantizando así los derechos de una ciudad mixta. La valoración de euskera no será siempre del 25% por encima de cualquier otro idioma. “Tenemos que adecuarnos a la realidad sociolingüística de Pamplona y adaptar la valoración del euskera a los puestos donde sea necesario, sin discriminar a la mayoría”, han remarcado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona recupera la normalidad y tumba la ordenanza del euskera de Asirón que discriminaba a la mayoría