• miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 23:48

 

 
 

PAMPLONA

Las bibliotecas de Pamplona, en lucha contra el Covid-19: el carné servirá para trazar posibles casos

Todas las bibliotecas públicas de Pamplona abren de lunes a viernes de 8.30 a 14.30 horas.

Diccionarios de varios idiomas en una biblioteca UPNA
Diccionarios de varios idiomas en una biblioteca. UPNA

Las Bibliotecas Públicas de Pamplona, como todas las de la Comunidad foral, han implantado medidas vinculadas a la seguridad sanitaria para evitar la extensión del Covid-19.

Son medidas de cara a los usuarios y de carácter general, fundamentalmente de higiene, distancia física y restricción de aforos, de forma que se puedan recuperar con cierta normalidad los servicios bibliotecarios, aunque bajo especiales medidas de protección.

Todas las bibliotecas públicas de Pamplona abren de lunes a viernes de 8.30 a 14.30 horas.

De manera general, en todas las bibliotecas es obligatorio el uso de la mascarilla para transitar por las instalaciones y para la consulta de los materiales de hemeroteca.

Cada biblioteca establecerá las medidas necesarias para mantener la distancia de seguridad con un límite de aforo del 75%, salvo en los espacios infantiles que el porcentaje de ocupación admitido es de un 50% sobre el aforo total.

Desde el 1 de julio las bibliotecas están realizando los servicios de préstamo y devolución de obras, permitiendo el acceso directo a las colecciones por parte de las personas usuarias y pueden realizarse reservas, pero no renovaciones por vía electrónica. Sí está permitida –dependiendo de la biblioteca- la renovación presencial.

Los usuarios deben saber que los materiales prestados a domicilio y devueltos son sistemáticamente retirados para su desinfección durante, al menos, 72 horas.

Está abierto plenamente el servicio de lectura y consulta en sala, así como la utilización de los medios tecnológicos de las bibliotecas destinados para el uso público (ordenadores).

También están disponibles los catálogos en línea y las publicaciones electrónicas, siempre asegurando la correcta limpieza de los medios empleados por las personas usuarias, tras cada utilización.

Asimismo, es posible acogerse al préstamo interbibliotecario y ya se han abierto los espacios a la programación de actividades culturales, de promoción y difusión de los hábitos de lectura, tanto para público adulto como infantil, con un máximo de 25 y 15 plazas, respectivamente.

El carné de socio, además de para sus usos habituales, ha adquirido en estos momentos una función extra: la identificación para la trazabilidad de cara a favorecer la localización y el seguimiento de usuarios en caso de aparecer un posible foco de infección.

Atendiendo las indicaciones del departamento de Salud, se procurará la identificación de las personas usuarias de los servicios bibliotecarios, siempre en el marco del estricto cumplimiento de las leyes de protección de datos vigentes y con el fin de apoyar a los servicios sanitarios.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las bibliotecas de Pamplona, en lucha contra el Covid-19: el carné servirá para trazar posibles casos